Compartir
Publicidad

Subaru Impreza WRX STI, prueba (parte 4)

Subaru Impreza WRX STI, prueba (parte 4)
48 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Acabábamos la tercera parte de la prueba del Subaru Impreza WRX STI metiditos en la tierra y empezando a hablar de otro de los mandos del coche, el control de los diferenciales. Este mando también afecta de forma considerablemente al comportamiento del coche.

Se trata de un mando situado justo debajo del SI-Drive, que aunque no es demasiado intuitivo de utilizar, en cuanto entendemos como funciona podremos manejar sin problema. Rodando sin tocar el mando, este va en posición automática, de forma que el coche va adaptando la tracción a las necesidades impuestas por el tipo de terreno y la adherencia.

Pero el secreto para variar el comportamiento del coche lo tenemos en las diferentes posiciones de ese mando. Pulsando hacia arriba el botón situado dónde pone “C. DIFF”, colocaremos el diferencial en la posición “+”. De esta forma, el coche transmite más par a las ruedas delanteras.

En esa posición el morro del coche se muestra un poco pesado a la entrada de las curvas, siendo un conjunto un tanto subvirador. Se trata del modo perfecto para zonas de baja adherencia, pero lo cierto es que “divierte poco” en esa posición. Nuestra favorita durante la prueba fue la contraria, la posición “-” en la que la mayor parte del par motor se traslada al eje trasero.

Rodando de ese modo, el comportamiento del coche cambia por completo desde el primero momento. Lo primero que notamos es que cuando arrancamos desde parado el coche es mucho más ágil que en el modo automático. Por otro lado así conseguimos corregir bastante la pesadez del eje delantero, pero ojo porque el trasero se vuelve más juguetón y puede ponernos en un aprieto en cualquier momento.

Habrá que estar bien atento a los movimientos que hagamos del pedal del gas, y siempre listos para corregir a base de gas y acelerador las insinuaciones del eje trasero cuando pisamos el pie derecho a fondo a la salida de las curvas. En las zonas de tierras, cuando rodamos con el diferencial mandando Nm de par al eje trasero podremos hacer las curvas completamente cruzados sin demasiado problema, casi como si se tratase de un BMW 130i, pero sabiendo siempre que el eje delantero ayuda a resolver los problemas que podemos tener cuando perdemos por completo la “rosca”.

La sesión de fotos que podéis ver en la galería duró aproximadamente una hora, sesenta interminables minutos en los que me lo pasé muy bien conduciendo el Impreza sobre todo en zonas de tierra. Lo que más me gustó fue la capacidad que tiene el coche para traccionar sobre terrenos resbaladizos, lo que también lo convierte en uno de los coches con un nivel de seguridad activa muy alto.

Me gustó mucho la nobleza del coche en el modo de diferenciales automático, en el que permite casi cualquier tipo de “burradas” al volante sin que el coche se inmute. Probé unas cuantas veces a balancear el coche a la entrada de las curvas rápidas en tierra, y en todo momento el Impreza se mostró muy intuitivo y fácil de controlar.

Los frenos hacen su función a la perfección incluso apurando bastante las frenadas en tierra, y no siquiera noté una sola vez que entrase en funcionamiento el ABS. Eso si, durante la sesión de fotos, con constantes aceleraciones a fondo, los consumos subieron por encima de los 17 litros sin demasiada complicación.

Evidentemente, no podemos acabar la prueba de un coche como el Subaru Impreza WRX STI sin haber hecho una sola mención a su eterno rival, el Mitsubishi EVO. Intentamos hacer una comparativa entre ambos, pero en el parque de prensa de Mitsubishi no disponían de ninguna unidad que nos pudiesen prestar para enfrentarla al Impreza.

Seguiremos “moviendo hilos” para poder ofreceros la prueba del EVO X, aunque sus 100 kilos más de peso y ese “refinamiento” del que hablan todos los que lo han probado, nos indican que posiblemente este no supere al Impreza WRX STI, que en esta última evolución se sitúa a un nivel dinámico muy alto.

En pocas palabras

Subaru Impreza WRX STi

  • A favor: es un coche que permite rodar por carreteras de montaña a ritmos muy cercanos a un coche de rallys, y me atrevo a decir que con el coche de serie, quitamos todo lo que no hace falta, le ponemos unas barras antivuelco y con buenas manos podríamos hacer tiempos más que decentes en un rally.
  • En contra: los consumos son bastante altos, y los 60 litros del depósito de combustible son bastante escasos. El control de los diferenciales es poco intuitivo.
  • Puntuación final: 9

Ficha técnica
Impreza WRX STI

  • Cilindrada: 2.457 cm³
  • Motor: 4 cilíndros bóxer opuestos (300 CV)
  • Peso en vacío: 1.505 kg.
  • Velocidad máxima: 250 km/h
  • Aceleración de 0 a 100 km/h: 5 s
  • Transmisión: Manual de 6 velocidades
  • Consumo urbano: 16 l/100 km
  • Consumo extraurbano: 13,8 l/100 km
  • Consumo mixto: 14 l/100 km
  • Combustible: Gasolina Sin Plomo 98 Octanos
  • Capacidad del depósito: 60 litros
  • Neumáticos: 245/40 R18

Precios

Versión probada

  • Impreza WRX STI : 48.900 €

Prueba | Héctor Ares
Fotografía | Álvaro Ares
En Motorpasión | Subaru Impreza WRX STIParte 1, Parte 2, Parte 3

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos