Probamos el MINI Cooper SE: tan especial como siempre, pero ahora listo para ser uno de los eléctricos urbanos más vendidos por méritos propios

Probamos el MINI Cooper SE: tan especial como siempre, pero ahora listo para ser uno de los eléctricos urbanos más vendidos por méritos propios
6 comentarios
HOY SE HABLA DE

La marca MINI ya tiene en las calles dos de sus tres modelos actuales, los Countryman y Cooper, con versiones 100% eléctricas. Pese a que las ventas de este tipo de vehículos no terminan de despegar en España ni pasan por su mejor momento en Europa, hemos podido conducir ambos para contarte cómo se sienten y cuáles son sus características.

Es un tema de actualidad en las últimas semanas el hecho de que las ventas de coches eléctricos empiezan a flaquear tanto en Alemania, donde la retirada de las ayudas a la compra parece haber lastrado su crecimiento, como en otros mercados. Además en los últimos días hemos conocido el estudio que desde Estados Unidos nos indicaba que muchos clientes de coche eléctrico en la actualidad, no tienen intención de repetir en el futuro.

Prueba Mini Cooper SE 2024

Hay grupos y marcas que han dado un giro muy grande hacia la electrificación, unas con apuestas más arriesgadas y otras con una posición más cautelosa, pero lo cierto es que la electrificación está obligando a grandes inversiones que difícilmente se pueden salvar si las ventas de este tipo de coches no despegan.

MINI va a renovar toda su gama en solo 12 meses, por lo que podemos decir que se encuentra en un momento clave de su historia

MINI es una de las marcas que abiertamente marcaba en el horizonte 2030 como el año en que todos sus coches serían eléctricos, pero ahora matizan el mensaje diciendo que "mantendremos las versiones de combustión siempre y cuando el mercado lo demande". Dicho todo esto, lo cierto es que los MINI eléctricos están llegando por todas partes para convivir en la mayor parte de los modelos con versiones de combustión. Los que han muerto son los PHEV, que han desaparecido de la familia Countryman pese a haber sido el PHEV más vendido en España en 2019.

Dicho esto, nos han dado la oportunidad de conducir el MINI Cooper E y SE, las versiones totalmente eléctricas del MINI de quinta generación, y te contamos qué es lo que ofrecen.

Carrocería tres puertas y futuros eléctricos de cinco puertas y Cabrio

Prueba Mini Cooper SE 2024

Para hacer el giro a lo eléctrico, en la quinta generación del MINI de tres puertas, ahora llamado Cooper, se ha optado por un estilo minimalista, vanguardista y muy purista. Es un estilo diferente en algunos aspectos al de sus hermanos de combustión, con los que todavía convive ya que los MINI de tres puertas se venden en versiones de gasolina con 156 o 204 CV.

El principal cambio o aspecto diferenciador entre ellos lo encontramos en que las versiones eléctricas carecen de los perfiles de los pasos de rueda tan caracteristicos de los MINI, un elemento que desaparece con las versiones eléctricas para darle un toque más vanguardista y un diseño más limpio, pero que por suerte se mantiene en las versiones de combustión.

Es un cambio importante, ya que por lo demás ambos tipos de coches mantienen muchos elementos comunes, pero ese detalle es suficiente para que a simple vista, los Cooper de combustión y los eléctricos se vean muy diferentes en las calles.

Prueba Mini Cooper SE

Sigue siendo un coche marcado por los voladizos cortos, son las ruedas situadas muy cerca de los extremos. Las ópticas delanteras siguen siendo redondas, ahora con un aro de luz LED muy pronunciado marcando definiendo su contorno en sustitución del aro cromado. Acompañan a una nueva parrilla frontal octogonal completamente cerrada pero que mantiene su presencia para que el MINI se siga viendo como un MINI.

Por lo demás llegan las manillas de las puertas completamente enrasadas con el resto de la carrocería, algo que también hemos visto en otros modelos del Grupo BMW en los últimos tiempos y que ayuda también a conseguir el coeficiente aerodinámico de 0,28, muy bueno para un coche de su segmento.

Y sin duda la trasera es la parte donde el diseño del MINI de tres puertas ha sufrido una mayor evolución, por no decir una revolución. Ocupando el espacio donde antes encontrábamos ópticas de formas ovaladas o redondeadas, ahora hay una sección con pilotos agrupados en triángulo y enrasados con el portón trasero.

Prueba Mini Cooper SE

Son luces LED divididas en pequeñas secciones que permiten adoptar diferentes configuraciones dependiendo del momento. La tercera luz de freno y la luz antiniebla trasera están integradas a ras en el diseño de la zaga.

Dos niveles de electrificación, E y SE

La apuesta por la electrificación es tal que MINI ha desarrollado dos versiones del MINI Cooper, la E y la SE. Empezando por el de menor potencia, el Cooper E tiene un motor eléctrico de 135 kW/184 CV y un par motor de 290 Nm, lo cual le permite acelerar de 0 a 100 km/h en 7,3 segundos.

Gracias a los 40,7 kWh de capacidad de batería, el Cooper E homologa en ciclo WLTP una autonomía máxima de 305 kilómetros, suponiendo así un salto importante en este aspecto respecto a los 240 kilómetros que apenas conseguía la versión eléctrica de generación anterior.

Prueba Mini Cooper SE

Un escalón por encima está el Cooper SE, con una potencia de 160 kW/218 CV y capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 6,7 segundos con un par máximo de 330 Nm. En el MINI Cooper SE, la autonomía calculada aumenta hasta un máximo de 402 kilómetros gracias a una batería de 54,2 kWh de capacidad.

Al volante de los MINI Cooper eléctricos

Una de las características que siempre ha marcado el carácter de los MINI, heredado del espíritu original del MINI de los años 60, ha sido ese toque directo, ágil, reactivo que tanta adicción generaba al conducir uno de estos coches. Ellos le llaman Go-Kart feeling.

Es algo que pese al paso de los años, los cambios, aumentos de tamaño y demás, han conseguido mantener muy bien en las diferentes generaciones de MINI que han ido lanzando al mercado, y que sorprendentemente también se logra en estas versiones eléctricas que ahora nos ocupan.

Prueba Mini Cooper SE

Desde el primer momento el MINI Cooper SE, que fue el que conducimos durante la presentación, te hace sentir al volante de un coche aplomado, con una dirección algo dura al principio pero que al dar dos curvas te das cuenta que está puesta a punto para ofrecer mucha precisión a quien lo conduce.

MINI tiene previsto que el 34% de los coches que venda en España en 2025 sean 100% eléctricos

La posición de conducción baja, con unos asientos que recogen bien los laterales y la forma de la superficie acristalada que rodea el habitáculo, hacen que la sensación al conducir el coche sea muy agradable.

Mención aparte merece el interior. Al igual que me ocurrió cuando conduje el MINI Countryman, creo que estamos ante los coches con mayor personalidad en este sentido de todo el mercado. La pantalla central circular es una auténtica maravilla por la claridad con la que muestra la información, pero a ello hay que añadir unos mandos para las diferentes funciones con un tacto realmente bueno, sólido y conseguido.

Prueba Mini Cooper SE

Ah, y las telas empleadas para tapizar el salpicadero o los paneles de las puertas, aunque son duras y rugosas, a mí personalmente me gustan porque transmiten sensación de robustez y buen envejecer, aunque eso solo los años lo dirán.

Lógicamente la versión de 218 CV y 330 Nm de par instantáneo destaca por una respuesta muy enérgica desde que acariciamos el acelerador, pero eso es algo que se modula bien a través de los distintos "experiences" o lo que es lo mismo, modos de conducción.

En MINI ahora le llaman así porque acompañando al propio cambio de comportamiento del coche en cada uno de ellos encontramos una variación en las grafías del cuando de información, modulación de sonidos diferentes, iluminación ambiental, etc. Ya no son solo modos de conducción, vale.

Prueba Mini Cooper SE

Lo que es cierto es que cuando pasas de uno a otro el tacto del coche cambia considerablemente. Por ejemplo en el Go-Kart, si pisas a fondo el acelerador desde baja velocidad, es sencillo hacer patinar ligeramente las ruedas delanteras, sintiendo pequeñas pérdidas de tracción que la electrónica se encarga de modular para que no haya males mayores.

Pasando zonas de badenes, el coche se nota bastante duro. Tal vez ayuden en este sentido los neumáticos de perfil bajo de 18 pulgadas y el hecho de que por su condición de coche eléctrico, la batería va situada en el suelo, la masa que se mueve es mayor que en un coche de combustión y eso hace que en general se perciban de forma más directa esos cambios de altura.

Por lo demás, en carretera es un coche con buen aplomo, lógicamente muy silencioso (en función del experiences elegido) y la calidad de rodadura es muy buena. Tanto que no debería haber problema en atreverse a viajar en uno de estos MINI Cooper.

Prueba Mini Cooper SE

No pudimos probar la versión Cooper E, aunque teniendo en cuenta que el principal cambio entre ambos es la capacidad de batería y la potencia del motor (mediante un ajuste específico del software), no creemos que haya diferencias muy notables en cuanto a comportamiento dinámico y sensaciones más allá de esa potencia inferior.

Precios de los MINI Cooper eléctricos

  • MINI Cooper E: 35.250 euros.
  • MINI Cooper SE: 38.850 euros.

La gama MINI eléctrica se irá ampliando con nuevas versiones para las carrocerías Cabrio y de 5 puertas, y recientemente han confirmado que habrá una versión deportiva John Cooper Works totalmente eléctrica.

Temas