Probamos el Mercedes-AMG CLA 35 4Matic Shooting Brake, 306 CV de estilo y deportividad en formato familiar
Pruebas de coches

Probamos el Mercedes-AMG CLA 35 4Matic Shooting Brake, 306 CV de estilo y deportividad en formato familiar

Los SUV compactos están desplazando cada vez más  los turismos compactos del corazón del mercado. Sin embargo, entre tanto SUV, un tipo de coche que en Mercedes-Benz declinan en toda clase de variantes y tallas, todavía queda sitio para coches un tanto diferentes que combinan estilo, vocación familiar y placer de conducción. Por ejemplo, el Mercedes-AMG CLA 35 4Matic Shooting Brake (un nombre corto, donde los haya) que probamos en esta ocasión. En teoría, la propuesta es interesante. Veámoslo en la práctica.

En términos de diseño, el CLA Shooting Brake no deja indiferente. Se trata de un auténtico familiar, a pesar del apelativo Shooting Brake, que hace referencia a los familiares deportivos y de tres puertas. Pero como Mercedes considera que la berlina CLA es un coupé de 4 puertas, el CLA familiar es un Shooting Brake. Lógico. O no.

En el fondo da un poco igual si el departamento de marketing toma ciertas libertades con esos términos, la realidad es que el CLA Shooting Brake tiene una carrocería elegante y muy alejada del tradicional station wagon. En la zaga, el techo baja suavemente hacia la inclina luna trasera. Y las lunas laterales amplifican esa sensación a nivel visual, como si el techo tuviese una inclinación más pronunciada de lo que es en realidad.

Mercedes-AMG CLA 35 4Matic Shooting Brake

Además, con respecto a la generación anterior, CLA Shooting Brake parece más equilibrado, principalmente gracias a unas proporciones revisadas, reduciendo drásticamente en esta generación el voladizo anterior.

Este CLA Shooting Brake es 50 mm más largo (mide casi 4,70 m), pero también 53 mm más ancho (1,86 m), lo que contribuye a que esté mejor plantado visualmente en carretera. El diseño de los flancos no es tan marcado en esta generación, con volúmenes más suaves y una aletas traseras que dan la sensación de estar ensanchadas.

Por último, el frontal incorpora los elementos de la identidad visual del Mercedes Clase A y de su hermano mayor, el CLS, con la calandra "shark nose" ligeramente inclinada hacia abajo y los faros de diseño afilado.

A bordo del CLA 35 Shooting Brake

Mercedes-AMG CLA 35 4Matic Shooting Brake

A nivel técnico, el exterior del CLA y del CLA Shooting Brake son idénticos hasta el pilar central. A bordo, ocurre exactamente lo mismo. En las plazas delanteras, no hay diferencia alguna con el Clase A o el Clase A Sedán. El salpicadero es el mismo, dominado por el bloque que alberga las dos pantallas (cuadro de instrumentos y sistema de infoentretenimiento), con las mismas bocas de ventilación iluminadas.

No hay ninguna diferencia, es un interior acogedor a la vez que sencillo en su diseño. La calidad percibida es también similar, la mayoría de los plásticos tienen un aspecto y un tacto bastante premium. Pero también hay unos pocos plásticos de tacto duro y demasiado brillantes para un Mercedes y más aún en un coche de 60.000 euros.

Mercedes-AMG CLA 35 4Matic Shooting Brake

Por supuesto, cuenta con el atractivo sistema MBUX con realidad aumentada y control por voz, con lenguaje natural son necesidad de aprender comandos. Basta con decir “¡Hola Mercedes!” o “Hey, Mercedes” (también funciona con un simple “Mercedes” o “Merche”, por cierto). Aunque el sistema MBUX permita controlarlo todo por voz, mantiene las funciones en la pantalla táctil y los botones físicos para una serie de sistemas, como el climatizador.

Con respecto al anterior CLA Shooting Brake, es indudable que el habitáculo es más amplio. El coche ha ganado 3,5 cm a la altura de los codos en la parte delantera y hasta 4,4 cm en anchura en las plazas traseras. La altura bajo el techo crece 1 cm.

Mercedes-AMG CLA 35 4Matic Shooting Brake

Pero la realidad es que en términos de habitabilidad no hay realmente una diferencia con respecto a un Clase A, siendo el acceso a las plazas traseras un poco menos práctico que en el Clase A por unas puertas traseras menos altas, algo que mucha gente no notará pero sí cuando has de instalar un niño en su SRI.

Hay espacio, sí, pero no es ninguna referencia. Las plazas traseras son realmente utilizables únicamente por dos personas, aunque estén homologadas para acoger hasta tres pasajeros. El espacio para las piernas de los pasajeros posteriores es simplemente correcto. Aunque haya espacio debajo de los baquets para poner los pies, no es lo ideal.

Además, si detrás va una persona de 1, 90 m y delante otra de 1,90 m también, tendrán que buscar un compromiso, ninguno de los dos estará totalmente cómodo. Hay más espacio que en BMW Serie 2 Gran Coupé, pero también menos que en SEAT León familiar, por ejemplo.

Mercedes-AMG CLA 35 4Matic Shooting Brake

El maletero, sin embargo, es sí es amplio. Al fin y al cabo es un break, aunque tenga una carrocería muy estilizada. Su volumen es  de 505 litros, tiene un acceso amplio. Al optar por pilotos traseros en dos bloques (una parte está en el portón eléctrico) la abertura que libera es bastante amplia. Además, el umbral de carga es muy bajo.

Sin embargo, de cara a aprovechar su volumen, hay que tener en cuenta que es un maletero más largo que alto. El piso del maletero ofrece algo más de un metro de longitud y algo menos de un metro en anchura, mientras que en altura bajo la cortinilla no llega a los 60 cm (hay 71 cm hasta el techo).

A volante del CLA 35 Shooting Brake

Mercedes-AMG CLA 35 4Matic Shooting Brake

Bajo el capó, nos encontramos con la versión más potente del 4 cilindros 2.0 turbo M260 que equipa el CLA 250 y que ya hemos visto tanto el AMG A 35 de cinco puertas como en el AMG A 35 Sedán. No se trata de un motor AMG ni se fabrica en Affalterbach. Se caracteriza por su turbo específico de doble entrada, su intercooler aire/agua y su admisión rediseñada. Desarrolla 306 CV a 5.800 rpm, aunque sube hasta más de 6.000 vueltas, y entrega 400 Nm entre 3.000 y 4.000 rpm.

Va asociado a una caja de cambios doble embrague SPEEDSHIFT DCT AMG 7G y a una tracción integral que da prioridad al eje delantero, pudiendo enviar un máximo del 50 % del par al eje posterior. Es una tracción integral similar en su concepto a la famosa Haldex, pero con un diferencial electromecánico y no electrohidráulico para, en la práctica, hacer que la transferencia de par entre los dos ejes sea mucho más rápida.

Mercedes-AMG CLA 35 4Matic Shooting Brake

A destacar que este sistema 4Matic no solamente toma en cuenta las diferencias de motricidad entre eje delantero y trasero, así como el ángulo del volante, la posición del acelerador y la velocidad, también controla la diferencia de rotación entre cada una de las ruedas. Así, en combinación con el ESP y el ABS puede frenar la rueda interior que está perdiendo motricidad. Es decir, cuenta con un emulador de reparto de par.

A nivel de chasis, el CLA 35 dispone de algunos elementos propios que permiten su puesta a punto más afilada.  Las suspensiones cuenta con silent blocks, cojinetes, horquillas inferiores del eje delantero y una cremallera de dirección propias al A 35.

Mercedes-AMG CLA 35 4Matic Shooting Brake

Cuenta además con dos subchasis y refuerzos adicionales con el fin de aportar un plus en rigidez al conjunto del coche. Por último, el CLA tiene unas vías ligeramente más anchas que en los Mercedes-AMG Clase A y A Sedán. En términos de conducción, el este CLA Shooting Brake mantiene las virtudes y defectos de sus primos AMG A 35 de cinco y cuatro puertas.

En modo Comfort, el A35 sabe mostrarse dócil y casi cómodo. Sigue siendo un coche con una suspensión excesivamente firme a baja velocidad si el asfalto o las calles no son perfectas, pero se aprecia una cierta flexibilidad en las suspensiones, no es una firmeza exagerada o caricatural como en algunos BMW.

Mercedes-AMG CLA 35 4Matic Shooting Brake

En todo caso, en un coche con cierta vocación familiar, un poco más de confort no vendría mal. La dirección es artificialmente dura en Sport+ y en general bastante muda, no transmite casi nada, pero también es rápida, muy progresiva y precisa; colocamos el coche exactamente donde queremos.

En modo Sport+, el sonido del motor se vuelve ronco, grave, casi de competición y, cuando levantamos el pie del acelerador, crepita como un coche de rally de antaño. Es algo de lo que uno no se cansa nunca.

Mercedes-AMG CLA 35 4Matic Shooting Brake

La motricidad sin fallos, gracias al el eje trasero motriz, junto con los potentes frenos (discos ventilados y perforados de 350 y 330 mm, respectivamente) aunque no están exentos de fading, y la cierta agilidad del coche, hacen que se puedan recorrer grandes distancias a un ritmo asombrosamente rápido.

Mercedes-AMG CLA 35 4Matic Shooting Brake

No es que sea un coche con un chasis juguetón, con un eje trasero que también toma las curvas en conducción deportiva, sino uno que lleva la eficacia por bandera. El morro se tira al vértice y el eje trasero sigue sin rechistar ayudado por el sistema 4Matic que frena la rueda interior trasera que pierde adherencia. Por otra parte, también es digno de mencionar que incluso a gran velocidad mantiene un cierto confort.

El CLA 35 AMG Shooting Brake anuncia un 0 a 100 km/h en 4,9 s y efectúa el 80 a 120 km/h en 4,1 s mientras que la velocidad máxima está limitada electrónicamente a 250 km/h. La gestión de la caja de cambios es bastante acertada en conducción deportiva, aunque en ciertas ocasiones tarda un poco en bajar una marcha.

Mercedes-AMG CLA 35 4Matic Shooting Brake

En modo manual, la gestión nos deja el control absoluto, salvo para bajar marchas por cuestiones de integridad del motor y del cambio, pero se puede llegar al corte si uno no presta atención. Todo ello tiene una contrapartida y es el consumo. Según el ritmo que tengamos, el consumo podrá oscilar entre 9 y 19 l/100 km.

Equipamiento de serie y opcional

Si bien de serie cuenta con lo esencial a este nivel de precio, como el climatizador bizona, el sistema MBUX de control por voz y pantalla táctil (compatible Apple Car Play y Android Auto), la frenada automática de emergencia, el asistente activo de mantenimiento de carril y el control de crucero activo, Mercedes-AMG sigue fiel a la tradición de las marcas premium de proponer una elevada personalización. En ocasiones, de forma curiosa.

Mercedes-AMG CLA 35 4Matic Shooting Brake prueba

Por ejemplo, el control de ángulo muerto es opcional (647 euros), así como los airbags laterales traseros de cadera (los de cortinilla para la cabeza son de serie), que cuestan 542 euros. En un coche con cierta vocación familiar, sorprende. Del mismo modo, los amortiguadores adaptativos son opcionales (1.425 euros).

En nuestra unidad de prueba, las opciones más destacables son las siguientes:

  • Color amarillo sol: 273 euros (el color gratis en este modelo es el negro)
  • Llantas de aleación 5 brazos de 19 pulgadas 1.150 euros
  • Lunas traseras tintadas: 431 euros
  • Techo solar: 1.355 euros
  • Kit carrocería AMG : 1.797 euros
  • Sistema de sonido surround Burmester: 594 euros
  • Paquete Premium: 2.150 euros. Incluye iluminación de ambiente 64 colores, taloneras de umbral AMG con distintivo «AMG», iluminados y con cubiertas intercambiables, apoyabrazos en las plazas traseras, asientos calefactados para conductor y acompañante

Y, por supuesto, los baquets AMG por 2.804 euros, si se pide con el pack Premium. Este pack es casi obligatorio con los asientos baquets AMG Performance. Se pueden pedir por separado, pero cuestan entonces desde 4.200 euros.

Al final, la unidad de probada supera ligeramente los 72.000 euros.

Mercedes-AMG CLA 35 4Matic Shooting Brake: nuestra valoración

7.7

Diseño exterior 9
Diseño interior 8
Calidad 8
Habitabilidad 7
Maletero 8
Motor 8
Seguridad 8
Comportamiento 8
Comodidad 7
Precio 6

A favor

  • Diseño
  • Comportamiento dinámico
  • Sonoridad sugestiva

En contra

  • Confort perfectible
  • Calidad percibida de algunos materiales que desentona
  • Caja de cambios un tanto lenta en reducciones


El Mercedes-AMG CLA 35 Shooting Brake es la lograda combinación de un estilo llamativo y de una correcta habitabilidad con buenas cualidades deportivas. Es un realmente el coche para todo, lo mismo te lleva de vacaciones con la familia que de tramo.

Unas suspensiones un poco más indulgentes con los pasajeros habrían contribuido a hacer de este modelo una referencia. Aún así cumple con la premisa de los compactos de un coche para todo y para todos. Bueno, este último punto, no. Con un precio desde 61.025 euros, el ticket de entrada al universo de AMG con una estilosa carrocería no es para todos.

Mercedes-AMG CLA 35 4Matic Shooting Brake prueba

Mercedes-AMG CLA 35 4MATIC Shooting Brake


Motor

Gasolina. 4 cilindros 1.991 cc. Turbo de doble entrada

potencia máxima

306 CV a 5.800 rpm

par máximo

400 Nm desde 3.000 hasta 4.000 rpm

transmisión

Tracción integral. Cambio automático de doble embrague de 7 relaciones

dimensiones (Largo x ancho x alto)

4.695 x 1.834 x 1.405 mm

batalla

2.729 mm

maletero

505 litros

peso

desde 1.620 kg

80 a 120 km/h

4,1 s

0 a 100 km/h

4,9 s

velocidad máxima

250 km/h (autolimitada)

consumo medio homologado (WLTP)

8 l/100 km

consumo medio en prueba

9,2 l/100 km

Mercedes-AMG CLA 35 Shooting Brake

El coche para esta prueba ha sido prestado por Mercedes-Benz. Para más información consulta nuestra guía de relaciones con empresas.

En Motorpasión | Probamos el CUPRA Formentor: un SUV de 310 CV que reniega de su naturaleza, está repleto de carácter y brilla dinámicamente

Temas
Inicio