Compartir
Publicidad
Probamos el Jaguar F-PACE: 1.400 km de prestaciones, confort y estilo 'brit' con carrocería SUV
Pruebas de coches

Probamos el Jaguar F-PACE: 1.400 km de prestaciones, confort y estilo 'brit' con carrocería SUV

Publicidad
Publicidad

Nota de Motorpasion

Hace tres años, la historia de Jaguar cambió para siempre con el lanzamiento al mercado de su primer SUV, el Jaguar F-PACE. Este modelo supuso un impulso necesario a las ventas de la marca y el éxito del que gozó desde el primer momento ha permitido la creación de una nueva familia, la PACE que recientemente se ha completado con un SUV medio, el E-PACE y con su primer SUV eléctrico, el alucinante I-PACE.

Hemos probado el Jaguar F-PACE 25d, la versión con el novedoso motor diésel Ingenium de dos litros, cuatro cilindros y doble turbo de 240 CV, el cual comparte con los XE y XF. 1.500 kilómetros al volante y esto es lo que nos ha parecido.

Jaguar F-PACE lateral

Lo primero que hay que destacar, es que el Jaguar F-PACE con su imponente carrocería de 4,73 metros de largo, con esa parrilla delantera tan marcada y un estilo inconfundible, despierta mucha admiración.

Durante la semana que tuve el coche en mis manos, fueron muchas las veces que tuve que contestar a preguntas sobre él, sobre su comportamiento o sobre si corría o no. Un clásico. Y sí, corre más que suficiente.

Jaguar F-PACE moldura lateral

Tal vez la acertada configuración de esta unidad, que además del color Firenze Red (1.027 euros) luce el nivel de equipamiento R-Sport (+10.470 euros respecto a la versión básica) y las espectaculares llantas de 22 pulgadas con 15 radios (4.803 euros) acabadas en negro, tengan algo que ver en que este F-PACE sea un auténtico rompecuellos allá por donde pasa.

Un interior con muchos huecos y bien rematado

El ambiente en el habitáculo es el que esperas en un coche de su segmento, el de los SUV grandes de lujo que tanto gustan últimamente. La calidad de los acabados es buena, me gusta disponer de muchos huecos amplios repartidos por todo el interior y en general, que todos los mandos estén muy a mano.

Jaguar F-PACE interior

Solo tendrás que interiorizar que los interruptores de accionamiento de las ventanillas no están en el apoyabrazos lateral, sino en la moldura superior de la puerta. ¿Dónde? Sí, al lado de la propia ventanilla.

Para poner en marcha el coche, hay que pulsar el botón situado en el lado izquierdo de la consola central. Entonces el motor 2.0 Ingenium cobra vida y lo hace con un murmullo bastante notable pero agradable al mismo tiempo, que acompaña al mando selector de velocidades mientras emerge en la consola.

Jaguar F-PACE selector marchas interior

Seleccionas el modo deseado, en este caso el Normal y comienza la marcha. Lo primero que destaco del Jaguar F-PACE es que la posición de conducción es muy buena. No es el SUV más alto del mercado, y eso permite que te encuentres con el trasero y los ojos situados a una altura que, bajo mi punto de vista, es óptima y consigue el equilibrio entre lo que buscas en un SUV y el tacto de una berlina elevada.

El motor se siente lleno desde muy bajas revoluciones, y permite acelerar con más contundencia de la que tal vez esperaba para un coche de su tamaño con un pequeño motor dos litros de cuatro cilindros y “solo” 240 CV.

Jaguar F-PACE 25d

La clave está en los 500 Nm de par que entrega y que el peso del conjunto es bastante reducido si lo comparamos con sus principales rivales. No llega a las dos toneladas de peso y en parte es gracias a que el 80% de su estructura está fabricada con aluminio.

Buena sintonía entre motor y caja de cambios

La sincronía entre motor y la caja de cambios ZF de 8 velocidades es absolutamente perfecta. En modo automático tiende a circular en marchas largas y regimenes bajos cuando no se necesitan grandes prestaciones, pero responde con inmediatez cuando le pides respuesta bajando marchas él solo o permitiéndonos hacerlo con las levas situadas detrás del volante.

Jaguar F-PACE delantera lateral

Lógicamente, en ciudad no es el coche más práctico del mundo ni pretende serlo, pero a cambio sí que sorprende con una capacidad de giro que no esperaba para un gigante de este tamaño calzado son semejantes rodillos.

Pero lo mejor del F-PACE debería llegar cuando sales a carretera, así que decidimos probarlo con contundencia, haciendo un viaje de 1.400 kilómetros en un fin de semana, con el coche cargado con cuatro pasajeros y con los 650 litros de capacidad de maletero llenos a rebosar. Sí, el plan habitual para muchas familias españolas cada viernes por la tarde.

Jaguar F-PACE lateral trasera

Dispone de diferentes modos de funcionamiento: Sport para los momentos en los que queremos disfrutar conduciéndolo, Normal para cuando estás apático, Eco para reducir consumos y el modo nieve para cuando la adherencia del pavimento no es óptima.

Después de cargar el maletero, que tiene una superficie y unas formas muy buenas sin aristas ni huecos inútiles facilitando el aprovechamiento de toda la capacidad disponible, tocaba salir a carretera, y lo hicimos con el modo Eco activado.

Jaguar F-PACE logo trasero

Saliendo de Madrid por la A6, mientras subimos el primer puerto de la ruta, el coche demuestra que tiene capacidad más que de sobra para movernos a ritmos incluso superiores a los que permite la ley. No le falta fuerza en ningún momento y además incita a llevar ritmos altos, ya que el sonido que se percibe cuando le exiges al diésel, es más digno de un seis cilindros de corte deportivo que del motor que realmente esconde delante, un “simple” dos litros de cuatro cilindros biturbo.

Confortable y con buenas prestaciones

Primeros 300 kilómetros y lo más destacado es el confort de marcha que ofrece. Las suspensiones funcionan muy bien, absorbe posibles irregularidades y en general transmiten confianza incluso en los apoyos largos a alta velocidad.

Jaguar F-PACE R-Sport

Los consumos se sitúan en 8 l/100 km, una cifra que puede parecer alta pero que personalmente creo que no lo es para el ritmo que llevábamos y lo cargado que iba el coche. El único “pero” en este sentido está en la capacidad del depósito, que con 60 litros se queda algo corto si queremos hacer tiradas largas disfrutando de ese confort del que hablábamos. Un depósito de 100 litros sería mucho más acertado.

El tacto de la dirección es excelente, se endurece a medida que vamos ganando velocidad y transmite bastante información, lo cual hace que la sensación al conducirlo sea de muy agradable y que sientas mucha confianza.

Jaguar F-PACE volante

Se nota un cambio de carácter importante entre los diferentes modos de conducción. El modo Sport solo lo seleccionaría para ir "al ataque", disfrutar de carreteras de curvas o llevar ritmos altos en puertos, ya que mantiene el motor muy arriba y no tendría sentido en una ruta por autopista o autovía.

Llegamos a destino después de una parada para repostar y de haber hecho el resto del camino sin paradas, y lo que más destaco es que el F-PACE es un gran rutero, con un conjunto muy equilibrado en cuanto a prestaciones y calidad de rodadura.

Jaguar F-PACE trasera

El confort de marcha es otro de los aspectos más destacados, y eso me animó a hacer el viaje de regreso comenzando casi al anochecer. Otros 600 kilómetros de vuelta por autovía que sirvieron para confirmar las sensaciones de la ida, y en los que el único punto a mejorar viene por parte de las luces Full LED automáticas de carretera, no funcionan con la precisión que deberían a la hora de encenderse y apagarse cuando hay tráfico en nuestra trayectoria.

Jaguar F-PACE luces delanteras

Jaguar F-PACE: nuestra puntuación

8.4

Diseño exterior9
Diseño interior8
Calidad8
Habitabilidad9
Maletero8
Motor8
Seguridad8
Comportamiento9
Comodidad9
Precio8

A favor

  • Diseño con personalidad
  • Calidad de acabados
  • Motor alegre

En contra

  • Luces automáticas poco precisas
  • Capacidad del depósito justa
  • Consumos en deporitva

El segmento de los SUV grandes está cada vez más lleno de modelos, para diferenciarse hay que tener personalidad, y de eso el Jaguar F-PACE va sobrado. Es sin duda uno de los modelos más atractivos de su segmento, y va más allá.

Con el motor de cuatro cilindros Ingenium de 240 CV, el comportamiento del coche es excelente, corre más que suficiente y el confort de marcha es otro de sus puntos destacados. Su precio de 66.460 euros está en línea con los competidores alemanes, pero este tiene algo diferente.

Jaguar F-PACE

Ficha técnica

Versión probada   25d R-Sport
Cilindrada1.999 cm³ Tipo de tracciónTotal
Bloque motor4 cilindros en línea CombustibleGasóleo
Potencia (CV @ rpm)240 @ 4.000 Capacidad del depósito60 litros
Par motor (Nm @ rpm)500 @ 1.500 Consumo urbano9,1 l/100 km
Masa en vacío1.885 kg Consumo extraurbano5 l/100 km
Velocidad máxima217 km/h Consumo combinado5,8 l/100 km
Aceleración 0-100 km/h7,2 segundos Capacidad maletero650 litros
Transmisión8 velocidades convertidor de par Precio66.460 euros

El coche para esta prueba ha sido prestado por Jaguar. Para más información consulta nuestra guía de relaciones con empresas

Fotografía | Héctor Ares

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio