Compartir
Publicidad

Infiniti Q50, primeras impresiones desde Barcelona

Infiniti Q50, primeras impresiones desde Barcelona
Guardar
27 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El Infiniti Q50 representa para la firma de Tokio un primer paso para su gran objetivo como marca, que es lograr en Europa un posicionamiento equiparable al que tiene en Estados Unidos. La forma ya la conocemos: entrar con una berlina de excelente factura en el mercado premium ofreciendo dos alternativas que cubren un amplio espectro: hibridación con gasolina, y diésel.

En los alrededores de Barcelona hemos podido comprobar que Infiniti no juega de farol, que el Infiniti Q50 es un coche vendible y que posee varios atributos que lo hacen entrar de lleno en el mercado. Unas líneas suaves y bonitas, unos acabados que rayan la perfección y unas mecánicas bien afinadas son las claves del producto.

Y esas claves son el resumen que uno experimenta cuando se pone a los mandos del Infiniti Q50, al menos en la versión híbrida, que es la que hemos podido catar por el momento. Destaca por encima de todo la muy buena presencia que da el vehículo, lo cual le hace ganar enteros si pensamos en que buena parte de las ventas se consiguen si el coche entra por los ojos.

Infiniti Q50

Es también un punto a favor la tarjeta de visita que constituye la motorización híbrida. Con 364 CV combinados, el coche más que correr vuela. En el mundo real, los 170 CV del motor diésel tratarán de conseguir conquistar a los clientes potenciales de la marca.

Y también cabe destacar la comodidad de las plazas traseras. Aquí, la distancia entre ejes de 2.850 mm tiene mucho que ver. Y esa misma batalla es la que, junto con el trabajo de chasis que se ha realizado, logra una buena estabilidad general para esta berlina.

En el apartado de la tecnología, cabe destacar que la versión híbrida está equipada con un sistema de dirección sin conexión mecánica con el conductor (similar en concepto al By-wire de Audi), aunque con un respaldo mecánico de emergencia. Esto permite una muy buena respuesta en terrenos con relieve irregular, donde los baches no se repercuten sobre el volante y donde se mantiene la trayectoria, además de un corrector de la trazada sobre el que tendremos que hablar.

Pronto estaremos en disposición de contar más sobre el Infiniti Q50, una berlina que esconde más de lo que parece a simple vista. En tres palabras: Infiniti también existe.

En Motorpasión | Presentación Infiniti Q50

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos