Compartir
Publicidad
Publicidad

Ford Mondeo 2011, presentación y prueba en Múnich (parte 2)

Ford Mondeo 2011, presentación y prueba en Múnich (parte 2)
Guardar
18 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Después de hablar de los cambios exteriores, interiores y del sistema multimedia del nuevo Ford Mondeo, ahora veremos qué novedades mecánicas y de equipamiento tiene este modelo, además de las impresiones de conducción que me transmitió durante la presentación en Múnich.

Es en estos dos últimos aspectos en los que el nuevo modelo presenta más novedades. En primer lugar porque estrena tres motores diferentes (2.2 TDCi de 200 CV, EcoBoost 2.0 de 240 CV y EcoBoost 1.6 de 160 CV) y en segundo lugar porque ahora puede equipar sistemas de seguridad inéditos en la gama Mondeo.

La otra gran novedad que caracteriza al nuevo vehículo es la introducción de una transmisión automática de doble embrague de serie en las versiones más potentes con motor gasolina, cuyo funcionamiento solo pudimos probar en un Ford Mondeo 2.0 de 240 CV.

Equipamiento enfocado en la seguridad en el Ford Mondeo

En efecto una de las características que definen al nuevo Ford Mondeo es la cantidad de nuevos sistemas orientados a la seguridad que puede montar. Aunque las unidades que probé montaban todos ellos (de serie en las versiones más caras), no pude comprobar el funcionamiento de cada uno, ya que toda la prueba de desarrollo durante el día.

Alerta de cambio involuntario de carril

Avisa al conductor (mediante un gráfico en la pantalla del cuadro de mandos y las vibraciones del volante) gracias a una cámara delantera para monitorizar la posición del coche respecto a las líneas divisorias pintadas en el asfalto. Su funcionamiento ha sido excelente ya que ha avisado siempre que tenía que hacerlo en un lapso de tiempo pequeño.

Driver Alert

Este sistema calcula el nivel de atención del conductor, basándose en análisis de comportamiento en cuanto a desviaciones del vehículo y lo muestra en el cuadro de instrumentos.

No pude comprobar su eficacia ya que toda la prueba transcurrió en carreteras con bastante tráfico (en esas circunstancias no es seguro conducir de forma errática y brusca para comprobar si el sistema funciona correctamente), no obstante me parece un sistema interesante que contribuye a mejorar la seguridad.

Ford Mondeo SportBreak trasera

Control automático de luces largas

Utilizando la cámara delantera, cambia de luces largas a cortas cuando otro vehículo se aproxima en dirección contraria para evitar el deslumbramiento.

Avisador de vehículo en ángulo muerto

El sistema es de sobra conocido. En este caso se ilumina una pequeña luz amarilla en el retrovisor correspondiente. El funcionamiento en el Ford Mondeo no me pareció tan satisfactorio como en otros vehículos en los que lo he probado.

En mi opinión avisa con poco margen de tiempo, prácticamente cuando el vehículo nos ha superado, y además, en dos ocasiones avisó de la presencia de un vehículo erróneamente, al confundir otro coche con algunos objetos en el margen de la carretera. Aun así su funcionamiento es en general, bueno, y creo que merecería equipar el Ford Mondeo con este sistema.

Suspensión adaptativa

La dureza de la suspensión puede ajustarse atendiendo a tres modos diferentes: Comfort, Normal o Sport. Además, el vehículo seleccionará automáticamente el modo más conveniente según las circunstancias.

La diferencia entre los tres modos es pequeña, incluso pasando del modo más duro al más blando. De cualquier manera la suspensión del Ford Mondeo se comporta satisfactoriamente.

Es capaz de aislar suficientemente a los ocupantes de las irregularidades del terreno al circular por una carretera en mal estado, y a la vez tiene la capacidad de contener los movimientos de balanceo y cabeceo de la carrocería al conducir, por ejemplo, a buen ritmo en una carretera de curvas.

Ford Mondeo 2.2 TDCi de 200 CV y 420 Nm

Este motor es el diesel más potente que ha tenido disponible nunca la gama Ford Mondeo. Durante la presentación conduje este motor montado en una carrocería Sportbreak con cambio manual.

El propulsor tiene fuerza de sobra para mover un coche del tamaño del Mondeo, y permite tener siempre disponible una reserva de aceleración suficiente. Concretamente arranca la marcha con fuerza, acelerando con contundencia a medio régimen.

Ford Mondeo SportBreak tubos de escape

Respecto a los anteriores propulsores diesel de la marca del óvalo, este motor ha experimentado una mejora en lo que a suavidad se refiere. Podemos acelerar en marchas largas con el motor girando a pocas revoluciones y el motor no titubeará o producirá sonidos mecánicos discordantes (traqueteos).

Esto no quiere decir que tengamos todo el par disponible desde muy bajas vueltas, pero si permite mejorar la experiencia de conducción notablemente.

Esta sensación se refuerza por el buen aislamiento acústico que tiene el conjunto (y el suave accionamiento de los mandos), que si bien no nos libra de escuchar el clásico sonido a diesel a acelerar a fondo, consigue un buen nivel sonoro en el interior del vehículo.

Lo mejor del Ford Mondeo con este motor sale a relucir en carretera abierta. Por las autopistas alemanas, circulando en sexta velocidad, es fácil alcanzar velocidades que en España son completamente ilegales.

Dicho esto hay que tener en cuenta que las condiciones de la prueba eran muy favorables (terreno llano, sin el aire acondicionado puesto y solo dos personas).

Otro de los puntos fuertes de este vehículo es la dirección. Desde mi punto de vista tiene un compromiso muy equilibrado entre comodidad y precisión de guiado. Es cierto que puede parecer algo más lenta de lo que es debido a la larga batalla del Ford Mondeo, que le hace algo torpe cuando se trata moverse ágilmente a baja velocidad.

Ford Mondeo 2.0 EcoBoost 240 CV y 340 Nm

Este motor se ofrece de serie con el cambio automático de doble embrague PowerShift. Esta combinación hace del Ford Mondeo un coche rápido y cómodo de conducir.

Con esta transmisión podemos escoger entre un modo completamente automático o uno secuencial (Sport), cuyo manejo se hace desde la palanca de cambios (se baja de marcha empujando la palanca y se sube tirando de ella).

Ford Mondeo SportBreak maletero

La aceleración con este motor es la esperable para un coche de su potencia y peso, pero dicho esto, la entrega de potencia es muy lineal y progresiva, sin que se note demasiado la entrada del turbo o la caída del par al acercarnos al régimen máximo de revoluciones.

Resulta muy agradable de conducir porque alcanza velocidades de crucero sin esfuerzo y en poco tiempo sin sacudidas, sin necesidad de pisar demasiado el acelerador.

Si aun así lo que queremos es obtener la máxima aceleración posible, no es necesario reducir varias marchas para obtenerla, y además la respuesta al acelerador es bastante inmediata.

Otro de los puntos fuertes de este conjunto es lo bien que responde la caja automática a las indicaciones del conductor. Hay un lapso de tiempo pequeño entre que accionamos la palanca de cambios, y el momento en el que esa acción se traduce en un cambio de marcha (el cambio de doble embrague tiene gran parte de culpa de esta virtud).

La gran diferencia entre el motor diesel del que hemos hablado antes y este motor es evidentemente el consumo (las prestaciones son claramente mejores en el caso del motor gasolina, pero esta otra variable, desde mi punto de vista, es la que más compradores tendrán en cuenta).

En una prueba de estas características (pocos kilómetros recorridos y utilizando constantemente la máxima capacidad de aceleración del vehículo) es difícil saber la diferencia real en la cantidad de combustible consumido.

Ford Mondeo SportBreak interior

Sus respectivos consumos homologados son de 6,0 y 7,7 litros, pero teniendo en cuenta que la caja de cambios cuesta en todas las versiones un suplemento de 1.850 euros, el diesel es exactamente 1.000 euros más barato, de manera que ahorraríamos dinero desde el primer kilómetro.

De cualquier manera y para que sirva como una pequeña referencia, el ordenador de a bordo (desconozco su margen de error), marcaba después de cada prueba, un consumo de 7 litros cada 100 kilómetros en la versión diesel, y de 10,1 en la versión gasolina.

Os diré, para ser justos, que pisé mucho más el acelerador con el Ford Mondeo 2.0 EcoBoost que con el 2.2 TDCi, y aunque ninguno consumió en la presentación lo que homologa, el diesel se quedó más cerca. Queden estos resultados como provisionales a falta de una prueba de consumo más detallada.

No obstante, seguramente lo más razonable fuese comparar el motor 2.2 TDCi de 200 CV con el 2.0 EcoBoost de 203 CV. En el gasolina nos llevamos por el mismo precio el cambio automático (cuesta 1.850 euros), con unas prestaciones (sobre el papel) algo mejores al diesel, aunque con un consumo igual al de su hermano mayor de 240 CV.

Precios del Ford Mondeo con cambio manual

                              <li>Ford Mondeo <em>Trend</em> 2.0 <span class="caps">FFV</span> 145 CV &#8211; 24.615 euros</li>
                              <li>Ford Mondeo <em>Trend</em> 2.0 TDCi 115 CV &#8211; 24.600 euros</li>
                              <li>Ford Mondeo <em>Trend</em> 1.8 TDCi 125 CV &#8211; 24.600 euros</li>
                              <li>Ford Mondeo <em>Trend</em> 2.0 TDCi 140 CV &#8211; 25.800 euros</li>
                              <li>Ford Mondeo <em>Titanium</em> 1.6 EcoBoost 160 CV &#8211; 26.615 euros</li>
                              <li>Ford Mondeo <em>Titanium</em> 2.0 TDCi 140 CV &#8211; 27.800 euros</li>
                              <li>Ford Mondeo <em>Titanium</em> 2.0 TDCi 163 CV &#8211; 29.000 euros</li>
                              <li>Ford Mondeo <em>Titanium</em> 2.2 TDCi 200 CV &#8211; 31.000 euros</li>
                              <li>Ford Mondeo <em>Titanium S</em> 2.0 TDCi 163 CV &#8211; 32.000 euros</li>
                              <li>Ford Mondeo <em>Titanium S</em> 2.2 TDCi 200 CV &#8211; 34.000 euros</li>
    

    Precios del Ford Mondeo con cambio automático

    • Ford Mondeo Trend 2.0 TDCi 140 CV PowerShift – 27.650 euros
    • Ford Mondeo Titanium 2.0 TDCi 140 CV PowerShift – 29.650 euros
    • Ford Mondeo Titanium 2.0 TDCi 163 CV PowerShift – 30.850 euros
    • Ford Mondeo Titanium S 2.0 TDCi 163 CV PowerShift – 33.850 euros
    • Ford Mondeo Titanium S 2.0 EcoBoost 203 CV PowerShift – 33.850 euros
    • Ford Mondeo Titanium S 2.0 EcoBoost 240 CV PowerShift – 36.850 euros

    NOTA: Los precios arriba referidos son los correspondientes a las versiones berlina y sedán (este último no disponible en Titanium S). Las versiones con carrocería familiar suponen un suplemento de 750 euros.

    En Motorpasión | Ford Mondeo 2011, presentación y prueba en Munich (parte 1)

    Temas
    Publicidad
    Comentarios cerrados
    Publicidad
    Publicidad
    Inicio
    Inicio

    Ver más artículos