Compartir
Publicidad
DS 4 Crossback: al volante del DS más aventurero
Pruebas de coches

DS 4 Crossback: al volante del DS más aventurero

Publicidad
Publicidad

Durante el pasado Salón de Frankfurt la firma francesa DS -en su búsqueda por diferenciarse del resto de modelos PSA y erguirse como la firma premium del grupo- presentaba su renovado DS 4, incluída una versión con sabor más campero, denominada DS 4 Crossback. Atrás quedan los DS 4 presididos por el doble chevrón, a favor de una nueva estética, propia y diferenciadora.

En Motorpasión ya hemos probado en el Pirineo leridano el nuevo DS 4 Crossback, con dos de sus motorizaciones. Además, gracias a los neumáticos opcionales Michelin CrossClimate, también hemos conducido el modelo fuera de la carretera, tanto en tierra como sobre nieve. Te contamos todos los detalles sobre el DS 4 más campero de la gama.

Antes de entrar en materia es interesante hablar sobre los resultados de los modelos DS en los últimos años. Desde el lanzamiento de la marca en 2010, con el DS 3, la firma del grupo PSA ha comercializado más de 600.000 unidades (entre DS 3, DS 4, DS 5 y modelos específicos para mercados asiáticos), de las cuales unas 20.000 se han quedado en el mercado español.

DS 4 Crossback, toma de contacto

A partir de 2018, la gama del fabricante estará estructurada en seis familias de modelos -incluídos varios todocaminos, debido a la gran demanda de este tipo de vehículos en el mercado-, y todos sus productos serán de carácter global, es decir, que no habrá modelos específicos para China u otros mercados, como ocurre actualmente (y en China tienen algunos modelos muy interesantes).

Premium, ¿por qué?

Desde el principio DS ha querido ofrecer una gama premium, pero sus comienzos como simples versiones de Citroën quizá no han jugado demasiado a su favor. En los próximos años deberían llegar nuevos productos, claramente diferenciados de otros modelos del grupo PSA, pero mientras tanto DS hace hincapié en sus renovados DS 3 y DS 4.

Pero, ¿por qué tanto interés en entrar en el segmento premium? Pues precisamente porque es en este tipo de coches en los que los márgenes son más generosos y, por tanto, una marca premium es capaz de generar más beneficios que una generalista, al mismo tiempo que ofrece un mejor producto para los clientes que quieran ir un paso más allá.

DS 4 Crossback, toma de contacto

Los pilares sobre los que se basa la compañía son un diseño específico y atractivo -que te obligue a mirar a su paso-, materiales y detalles premium que alejen sus modelos de cualquier generalista (hay tapicerías de cuero muy interesantes, por ejemplo), unas características dinámicas que encuentren un buen equilibrio con la comodidad de los pasajeros y, sobre todo, tecnología de última hornada, sobre todo en torno a la conectividad.

Y precisamente en éste último apartado, el DS 4 es el primer modelo de PSA en incorporar Apple Car Play, así como la función Mirror Link (también para Android). La pantalla táctil de 7 pulgadas, que es nueva, sustituye a doce botones del salpicadero y, por tanto, facilita las cosas al conductor a la hora de controlar todos los sistemas.

¿Qué es Crossback?

Hace años que estamos familiarizados con el DS 4 -obviando el renovado diseño y algunos motores, la base es básicamente la misma-, pero la principal novedad de cara a este 2016 es la nueva versión Crossback, que según DS busca ofrecer un carácter más todocamino, para todo cliente aventurero que tenga en mente hacer escapadas ocasionales fuera del asfalto.

DS 4 Crossback, toma de contacto

La principal diferencia entre ambas versiones es que el DS 4 Crossback tiene una altura libre al suelo 30 milímetros mayor, aunque a nivel estético también hay elementos distintivos, precisamente para poderlo identificar frente al DS 4 convencional: llantas de color negro y más grandes, taloneras específicas, paragolpes delantero, embellecedores en los pasos de rueda, detalles en negro -retrovisores, spoiler trasero, etc...- o barras de techo en gris, por ejemplo.

El DS 4 Crossback estrena también el nuevo frontal de la casa, tras el DS 5, protagonizado por la parrilla con las llamadas DS Wings a modo de contorno cromado y los nuevos faros que combinan tecnología LED (en antiniebla o intermitentes -secuenciales-) y Xenón -autodireccionales, también en homenaje al DS Tiburón, del que la marca toma su nombre-.

Otro de los sistemas que diferencia al Crossback de la versión normal es el llamado control de tracción inteligente o CTI, combinado con el ESP y el ASR, que es capaz de enviar el par a la rueda delantera que haga falta para obtener la máxima tracción disponible.

DS 4 Crossback, toma de contacto

Dos gasolina, dos diésel

La gama de motorizaciones del DS 4 Crossback contempla dos opciones de gasolina y dos turbodiésel, que son las siguientes:

- PureTech 130 S&S (6V) THP 165 S&S (EAT6) BlueHDi 120 S&S (6V o EAT6) BlueHDi 180 S&S EAT6
Potencia máxima 130 CV @ 5.500 RPM 165 CV @ 6.000 RPM 120 CV 180 CV
Par máximo 230 Nm @ 1.750 RPM 240 Nm @ 1.400 - 4.000 RPM 300 Nm 400 Nm
Consumo medio 4,9 l/100 km 5,5 l/100 km 3,7 l/100 km 4,3 l/100 km
DS 4 Crossback, toma de contacto

En carretera y fuera de ella

Por fuera el DS 4 Crossback se parece al anterior DS 4, aunque el nuevo frontal ayuda a darle un toque diferenciador. Desde el primer momento que montamos en el interior, nos resulta muy familiar. Salvo la nueva pantalla táctil, todo lo demás es tal y como lo recordábamos de nuestra toma de contacto con el primer DS 4, incluído el enorme volante, que siempre nos ha resultado demasiado grande.

Los asientos, agradables a la vista y al tacto, resultan cómodos y tiene muchos ajustes, aunque curiosamente en nuestra unidad de pruebas el del conductor era eléctrico y el del copiloto, manual. También sorprende la insonorización del habitáculo que, junto a la suavidad de la suspensión, permiten viajar con gran comodidad gracias a la tranquilidad del interior.

A nivel dinámico, el DS 4 Crossback contiene bien los movimientos de la carrocería, a pesar de esos 3 centímetros de altura extra con respecto al DS 4. Su comportamiento es el de un turismo bien plantado, capaz de rodar a ritmos alegres por zonas reviradas sin hacernos trabajar más de la cuenta. Resulta agradable al volante y cómodo desde el asiento de al lado.

DS 4 Crossback, toma de contacto

Durante la prueba pudimos conducir el Puretech 130, que si bien mueve el coche correctamente no suena igual de bien que en Peugeot y nos resulta menos lleno que, por ejemplo, en el Peugeot 308. Quizá es que en éste último nos encantó el motor, donde resulta muy elástico, mientras que en el DS 4 Crossback nos ha dejado más fríos, junto a una caja de cambios manual algo más ruda y un pedal de embrague con el punto tan alto que no resulta ideal en conducción deportiva.

Por su parte, el HDi 120 junto al cambio automático de seis marchas EAT6 ofrece un buen equilibrio entre prestaciones y comodidad. La caja de cambios es suficientemente rápida -tiene un modo deportivo o S pero no cuenta con levas- y las transiciones entre marchas son relativamente suaves. En cualquier caso, nos ha parecido mejor combinación ésta última que la del motor Puretech, tanto por la cantidad de par motor disponible como por el funcionamiento del cambio automático, bastante adecuado.

Gracias a los neumáticos Michelin CrossClimate, que básicamente son unos neumáticos de verano con homologación para invierno, pudimos aventurarnos en un camino cubierto de nieve -no había demasiada, tampoco- y recorrer un par de kilómetros con pendiente sin ningún problema. Sólo en algún punto donde se acumule mucha nieve pueden surgir problemas de tracción, pero el coche, junto a estas gomas, sorprende por sus aptitudes -también en carretera-. Eso sí, no son de serie, ya que forman parte del equipamiento opcional de este Crossback.

Una foto publicada por Javier Álvarez (@javieralvarezmp) el

A lo largo de la prueba pudimos también circular por caminos de tierra, bastante pedregodos, y en ningún momento sentimos que la altura libre al suelo no fuera suficiente. Eso sí, la suspensión en estas circunstancias no es especialmente cómoda -quizá demasiado dura para off-road-, especialmente en caminos muy rotos o con mucha piedra, como era el caso.

En definitiva, el DS 4 Crossback es una gran opción para el que, queriendo un DS 4, busque también la versatilidad de un modelo que permita aventurarse en pistas o caminos sin tener que preocuparse por la altura del coche. Si además equipa los CrossClimate, es una combinación ideal para el invierno, sin necesidad de equipar tracción total, pero también muy apta en verano o en asfalto seco.

Precios DS 4 Crossback

  • DS 4 Crossback PureTech 130 S&S 6v DESIRE: 25.180 euros
  • DS 4 Crossback PureTech 130 S&S 6v STYLE: 26.330 euros
  • DS 4 Crossback ACK THP 165 S&S EAT6 SPORT: 31.980 euros
  • DS 4 Crossback BlueHDi 120 S&S 6v DESIRE: 26.830 euros
  • DS 4 Crossback BlueHDi 120 S&S 6v STYLE: 27.980 euros
  • DS 4 Crossback BlueHDi 120 S&S EAT6 STYLE: 29.280 euros
  • DS 4 Crossback BlueHDi 180 S&S EAT6 SPORT: 34.880 euros

Una foto publicada por Javier Álvarez (@javieralvarezmp) el

Los gastos del viaje para esta presentación han sido asumidos por la marca. Para más información consulta nuestra guía de relaciones con empresas.

En Motorpasión | DS 4 y DS 4 Crossback, dos siluetas y más diferenciación

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos