Probamos el exclusivo CUPRA Formentor VZ5 en Laponia: 15 grados bajo cero y la magia del modo Drift en una experiencia única

Probamos el exclusivo CUPRA Formentor VZ5 en Laponia: 15 grados bajo cero y la magia del modo Drift en una experiencia única
7 comentarios

Hemos tenido ocasión de probar el CUPRA Formentor VZ5, la versión más potente del modelo estrella de CUPRA con sus 390 CV de potencia, en unas circunstancias poco comunes para nosotros, los españoles. Temperaturas de 15 grados bajo cero, hielo y nieve por todas partes, el modo drift en un circuito cerrado e incluso un tramo del Rally de Finlandia cortado al tráfico para nosotros. ¿Te vienes?

El año 2022 ha venido muy cargado de actividad y novedades en el sector del automóvil, una industria siempre dinámica que ahora está inmersa en la transición hacia la electrificación. Tal vez por eso, a comienzos de este año pudimos conducir por primera vez un coche eléctrico sobre superficie gélida en Laponia. Fue el CUPRA Born el que nos deleitó con una experiencia única y diferente a todo lo que habíamos vivido hasta entonces. Pero había más.

El CUPRA Formentor VZ5 en un tramo del Rally de Finlandia

Img 3907

El otro modelo que CUPRA nos ofreció probar en este entorno tan idílico y singular, fue el especialísimo Formentor VZ5, un modelo del que debemos recordar solo se fabricarán 7.000 unidades para todo el mundo.

La limitación de unidades viene marcada en parte por su especial motor, el 2.5 TSI Turbo de cinco cilindros que Audi ha "cedido" gentilmente a la marca estrella en el Grupo Volkswagen, incluso asumiendo los riesgos de canibalización que pueden darse sabiendo que este coche lleva el mismo motor que otros coches aspiracionales como el RS3 o el TT RS.

Por eso, contar con 10 unidades del VZ5 para hacer un tramo cerrado del Rally de Finlandia parecía el segundo plato perfecto después de habernos aclimatado ya sobre el Born al tipo de conducción que debemos hacer en estas latitudes.

CUPRA Formentor VZ5

Los guías nos explican que el tramo, de unos 15 kilómetros de largo, está dentro de una finca privada que pertenece a una de las familias más ricas y poderosas de la zona, la cual nos ha dado un permiso especial para circular por el.

Lo único que nos han pedido es que no haya percances, así que una de las premisas principales consistía en circular con suficiente distancia entre coches, hacerlo a una velocidad prudencial (que no lenta) y disfrutar de la experiencia.

Los VZ5 venían equipados con neumáticos de tachuelas en sus llantas de 20 pulgadas, algo indispensable para disfrutar de su potencia con el agarre necesario. Pese a que el coche tiene un sistema de tracción integral que reparte el par entre ambos ejes en función del nivel de agarre de cada uno, sin unos neumáticos de clavos, con estas temperaturas y el manto de hielo y nieve, mantener el coche en el camino sería misión imposible.

Img 3917

Abren una verja en medio de una pista entre un bosque de árboles altos y nieve de varios metros a los lados. La caravana, formada por 10 VZ5 todos de idéntico color, se pone en marcha. Vamos ocupando cada uno nuestras posiciones, dejando espacio entre coches por si hay que frenar de emergencia, para lo que necesitaríamos más metros de lo habitual.

El camino es bastante ancho, con unos cuatro metros entre extremos. A los lados, taludes de nieve en la mayor parte de las zonas, aunque en algunas secciones lo que nos esperaría si nos saliésemos serían árboles y pequeños precipicios que acaban en lagos helados. Nada apetecible.

El ritmo es más alto de lo inicialmente esperado. Se hace extraño circular por una vía de este tipo a más de 140 km/h, pero una vez que te acostumbras es toda una experiencia que se vive con un nivel de adrenalina superior a la que tendrías si debajo de los neumáticos hubiese asfalto seco.

Cupra Formentor Prueba Hielo 13

El motor de cinco cilindros tiene un tacto magnífico. Permite subir de vueltas con progresividad y contundencia, al tiempo que emite una melodía que es pura gloria para los oídos, especialmente en este entorno en el que circulamos siempre por encima de las 4.500 RPM.

En el modo de conducción Normal, el coche permite un deslizamiento mínimo y rápidamente en cuanto los sensores detectan que hay más desplazamiento lateral del que debería, entran en acción los controles de tracción y estabilidad cortando un poco la 'fiesta'.

Hay que tener en cuenta que en este tipo de superficies, el movimiento de volante es una absoluta constante. Para hacer un tramo recto por el sitio, hay que ir continuamente moviendo el volante unos grados a un lado y otros grados al otro para que el coche vaya recto. Es excitante.

Img 3969

Durante la jornada de conducción del día anterior al volante del Born había aprendido que aquí en Finlandia, el derrapaje es una parte necesaria de la conducción que hasta las abuelitas aplican cuando salen de casa, así que me decido llevar el VZ5 al modo Sport.

En esta configuración, los controles se activan únicamente en una fase de derrapaje más extrema, la electrónica del coche se afina para dar las máximas prestaciones sin tener que llevarlo tan al límite y todo pasa de forma más rápida y directa.

Entre las tecnologías que incorpora el VZ5, destaca el control de chasis adaptativo (DCC) con 15 niveles de ajuste de la firmeza de la suspensión. En este tipo de terrenos no es recomendable llevarlo en alguno de los parámetros más duros, mejor dejarlo en uno de los tres más blandos para que esa menor rigidez ayude a absorber las ondulaciones del terreno, que sube y baja constantemente, y que esas fuerzas no se conviertan en inercias que muevan la carrocería haciéndolo más inestable.

Los saltos infinitos que vamos en las imágenes de televisión del Rally de Finlandia en realidad a velocidad normal no son saltos, son simples rasantes. Pero ellos, a más de 250 km/h, vuelan donde otros solo sentimos un ligero movimiento en el estómago

Llevar el coche hasta el corte de encendido en segunda, tercera o cuarta y sentir cómo desliza con seguridad mientras el termómetro exterior marca 17 grados negativos, es una experiencia realmente memorable. No es necesario estirar hasta tan arriba ya que el 2.5 TSI entrega 480 Nm entre 2.250 y 5.700 RPM, pero ya que por una vez tenemos vía libre para 'hacer el reno', había que aprovecharlo.

Img 3914

Tras media hora de conducción extrema y muy rápida, llegamos al final del tramo. Paramos para reagrupar a la caravana de coches y las caras de satisfacción hablan por sí solas. Todos los que estábamos allí teníamos una sonrisa de oreja a oreja en las caras, y los coches estaban cubiertos por un manto de hielo especialmente notable en la parte posterior. Esto es épico. Pero aun queda algo más.

Probando el modo Drift en un circuito cerrado

CUPRA quería que probásemos el coche con intensidad a estas temperaturas, y por ello después del tramo cerrado, quedaba un postre muy apetitoso, probar el modo Drift en un circuito cerrado con forma de riñón.

Cupra Formentor Prueba Hielo 5

Comenzamos esa fase de prueba haciendo varias pasadas en el modo Normal, con todos los controles activados en su posición más inmediata, para luego pasar al Sport donde su intervención es más tardía.

La barra estabilizadora delantera es sólida y tiene un diámetro de 25 mm mientras que la barra estabilizadora trasera es hueca con unas dimensiones de 21,7 x 3,6 mm

Ya en este último modo, el nivel de derrapaje que permite el coche es digno de admirar. Una de las claves cuando conduces en una superficie así, es adelantarse mucho a los giros, mirar muy lejos y saber jugar activamente con las inercias del coche para hacerlo derrapar en el sentido correcto.

Cupra Formentor Prueba Hielo 12

Lo bueno que tiene el VZ5 es que con esos 480 Nm de par desde 2.250 RPM, puedes romper el derrapaje con un simple golpe de gas y algo de dirección.

La precisión de la dirección es otro de los aspectos que destaca en este coche. El volante tiene un tacto excelente y es muy sencillo tener control sobre el eje delantero, algo que hoy en día es muy extraño de encontrar en los coches actuales, por lo general demasiado filtrados en este sentido.

Por todo ello, al activar el modo Drift tienes una sensación de control que merece la pena experimentar. En esa configuración, el coche envía toda la fuerza a una de las ruedas posteriores, normalmente a la exterior, y la intervención de la electrónica es mínima.

Cupra Formentor Prueba Hielo 9
Cupra Formentor Prueba Hielo 8

Se convierte entonces en un juego adictivo el derrapaje, en el que puedes mantener el coche de lado durante muchísimos metros únicamente a base de modular el gas y meter y quitar los grados justos a la dirección para llevarlo por el sitio que quieres.

Lo más divertido llega cuando consigues cogerle el punto al derrapaje y descubres que eres capaz de enlazar curvas al lado izquierdo y al derecho, jugando con el cambio de pesos y las inercias, para conseguir que derrape hacia un lado y hacia el otro. Si lo haces manteniendo un ritmo constante y alto, te aseguro que la sensación es súper gratificante.

Y así, derrapando en el hielo de Laponia finlandesa con el CUPRA Formentor VZ5, ponemos fin a un año 2022 que ha venido cargado de sensaciones fuertes y aventuras al volante, pero pocas tan excitantes, únicas y especiales como esta.

Temas