Compartir
Publicidad
Publicidad
Probamos el BMW X1 2015, más SUV y más versátil que nunca
Pruebas de coches

Probamos el BMW X1 2015, más SUV y más versátil que nunca

Publicidad
Publicidad

Puede que los más puristas no vean con buenos ojos la invasión de modelos SUV que sufre el mercado recientemente, pero las cifras no mienten. En el caso de BMW, hasta un tercio de sus ventas corresponde a la gama X, es decir, a sus todocaminos. Así pues, la marca bávara ha renovado casi todos sus modelos en los últimos años. El último es el BMW X1, que ya está a la venta por un precio base de 30.950 euros (sin PIVE) con motor diésel de 116 CV.

Y hablamos de todocamino porque ahora, en su segunda generación, es más SUV que nunca. Lejos queda ese aspecto de compacto sobrelevado, a favor de una estética mucho más robusta y unas dimensiones mayores. Además, el modelo también gana considerablemente en versatilidad, habitabilidad interior y capacidad de carga. Ya lo hemos conducido y te contamos sus secretos.

Desde su lanzamiento al mercado allá por el año 2009, BMW ha comercializado nada menos que 730.000 BMW X1 en todo el mundo, y lo cierto es que con ésta segunda generación pretenden mejorar esa cifra. Y la pregunta es... ¿cómo lo quieren conseguir? Pues veámoslo en detalle.

BMW X1 2015 toma de contacto

Más amplio y más todocamino

Ahora el BMW X1 tiene una longitud de 4,44 metros (1,5 centímetros más corto), pero a cambio es 5,3 centímetros más alto (1,6 metros) y 2,3 centímetros más ancho (1,82 metros). Al mismo tiempo, la postura de conducción es ahora 4 centímetros superior, para conseguir esa posición elevada que gusta a los clientes de este tipo de vehículos, principalmente por la mayor visibilidad. BMW destaca también la mejora aerodinámica: el Cx ahora es de 0.28.

A nivel estético saltan a la vista unos voladizos más cortos, que además mejoran los ángulos de ataque y salida (17,7 grados y 16,7 grados, respectivamente), y por tanto las capacidades off-road del vehículo, así como unos pasos de rueda con formas más rectangulares, una parrilla con riñones más generosos o unos faros LED con luces diurnas de atractiva firma lumínica.

Donde también hay cambios notables es en el habitáculo, ya que el diseño interior está más en la línea de sus hermanos X5 y X6. Además se gana habitabilidad, ya que hay 37 milímetros extra de espacio para las piernas en las plazas traseras, que pueden conventirse en 66 milímetros con la banqueta trasera opcional que se desplaza longitudinalmente hasta 13 centímetros. También se ofrece acceso sin llave o un paquete de iluminación interior que permite cambiar el tono de la luz.

BMW X1 2015 toma de contacto

Por otro lado, el maletero aumenta su capacidad en 85 litros, hasta un total de 505 litros. Con asientos traseros abatidos (que por cierto se abaten mediante un botón, de forma automática), el volumen total crece hasta los 1.550 litros, lo que supone 200 litros más que en la generación anterior. Por si fuera poco, la boca de carga es ahora más baja y ancha, y el portón puede ser automático, con función "sin manos" para abrirlo pasando el pie bajo el paragolpes.

Nuevos motores de 3 y 4 cilindros

El nuevo X1 renueva su gama de motorizaciones, con bloques de tres y cuatro cilindros, que pueden combinarse con cajas de cambio manuales o automáticas de convertidor de par. Por supuesto, está disponible con tracción delantera o con la tracción total xDrive (con reparto de par entre ejes y entre ruedas del mismo eje), con amortiguación variable DCC y con dirección deportiva o chasis deportivo M, pero en cualquier caso BMW se aferra al reparto de pesos 50:50.

BMW X1 2015 toma de contacto
  • 18i: La variante más asequible de gasolina es un motor de 1.5 litros y tres cilindros, disponible con caja manual o automática, de seis velocidades en ambos casos. Tiene una potencia de 136 CV a 4.400 RPM y un par motor máximo de 220 Nm desde sólo 1.250 vueltas. Permite una aceleración de 0 a 100 km/h de 9,7 segundos y una velocidad máxima de 200 km/h (204 km/h para el manual). El consumo medio es de 5,3 litros en automático y 5,1 litros en manual.
  • 25i: De momento el tope de gama en la oferta de gasolina es un 2 litros de 231 CV y 350 Nm, combinado con una caja automática de ocho velocidades y la tracción xDrive. El sprint de 0 a 100 km/h lo despacha en 6,5 segundos y alcanza 235 km/h. Homologa un consumo mixto de 6,4 litros.
  • 16d: El diésel más pequeño es también un 1.5 litros de tres cilindros, con una potencia de 116 CV y un par máximo de 270 Nm. Está asociado a una caja manual que permite un 0 a 100 km/h de 11,1 segundos, una velocidad punta de 190 km/h y un consumo medio de 3,9 litros a los cien kilómetros.
  • 18d: Este motor de 2 litros y cuatro cilindros ofrece una potencia de 150 CV, un par motor de 330 Nm y puede equipar cambio manual o automático. Ambas versiones aceleran de 0 a 100 km/h en 9,2 segundos y alcanzan 205 km/h. Eso sí, el manual se conforma con 4,1 litros a los cien kilómetros, mientras el automático consume 4,3 litros. Las versiones con tracción total aumentan a 4,7 litros y son algo más lentas en aceleración.
  • 20d: También de 2 litros y cuatro cilindros, esta variante ya tiene 190 CV y 400 Nm de par máximo. Puede ser manual, automática, tracción delantera o total. Acelera de 0 a 100 km/h entre 7,6 y 7,8 segundos (según versión), consume 4,5 litros a los cien kilómetros y alcanza entre 220 y 225 km/h.
  • 25d: El diésel más potente de la gama sólo se ofrece en automático y con tracción a las cuatro ruedas. El bloque 2 litros de cuatro cilindros desarrolla 231 CV y 450 Nm, para un 0 a 100 km/h de 6,6 segundos y una velocidad punta de 235 km/h. El consumo homologado, por su parte, es de 5 litros a los cien kilómetros.
BMW X1 2015 toma de contacto

Primeras impresiones

De un primer vistazo queda claro que el X1 ya no es lo que era. Esa imagen de compacto sobreelevado de la que hemos hablado antes ya no está presente. Ahora estamos ante un todocamino que tiene aspecto de todocamino, y bien podría ser un X3. Pierde la esencia del X1, pero ofrece mucho más que antes al cliente que lo que realmente busca es un SUV pequeño.

Una vez dentro, el aspecto interior resulta más atractivo que antes y se nota la mejora en habitabilidad en las plazas traseras, la elevada posición de conducción y el aumento del volumen de maletero. Por lo demás, la apariencia es claramente BMW y nos familiarizamos rápidamente con todos los mandos e instrumentos. Cabe apuntar que la unidad probada es un xDrive20d. Eso sí, no hemos comprobado sus capacidades off-road, ya que sólo circulamos por una pista de grava.

Esta motorización, 2 litros y de 190 CV, no es especialmente ruidosa y tiene un comportamiento suave, aunque echamos en falta algo de nervio. Es un motor suficientemente potente para cualquier situación, y permite darse alguna alegría. Con un peso en vacío de 1.540 kilogramos, se mueve bien, aunque si queremos un propulsor con más ímpetu siempre podremos optar por el xDrive25i.

BMW X1 2015 toma de contacto

La caja Steptronic de ocho velocidades que equipa nuestra unidad es cómoda en conducción normal y rápida en conducción deportiva, pero precisamente para ésto último echamos en falta levas incorporadas en el volante, ya que la única opción que tenemos si realmente queremos tomar el control y decidir cuándo cambiar de marcha, es utilizar el modo secuencial del selector del cambio.

La suspensión tiene una puesta a punto equilibrada, que si bien favorece el comfort (suponemos que la suspensión deportiva será algo más dura), contiene en gran medida los movimientos de la carrocería. No por completo, puesto que todavía hay cierto balanceo y cabeceo, pero lo suficiente como para que conduzcamos con confianza incluso a buen ritmo. La variante de tracción total que hemos probado tiende al subviraje si se buscan los límites, pero ofrece una buena cantidad de agarre y tracción en carreteras reviradas.

En vías rápidas muestra aplomo, circula con soltura incluso a velocidades elevadas y permite adelantar a otros usuarios sin mayor esfuerzo. Nos habría gustado probar alguna de las nuevas versiones de tres cilindros, pero no estaban disponibles durante la presentación. Para eso tendremos que esperar a tener la posibilidad de una prueba más a fondo del modelo.

Precios BMW X1 2015

La dotación de serie del X1 incluye climatizador, sensores de luz y lluvia, retrovisores eléctricos, mando iDrive, pantalla de 6,5 pulgadas integrada en el salpicadero o sistema de sonido con conectores USB y Aux. Además, a la lista de opcionales se suman el Head Up Display (antes sólo disponible en modelos superiores), la navegación Plus, el asistente de aparcamiento o los servicios Connected Drive, como el asistente personal de BMW.

BMW X1 2015 toma de contacto

Como ya es habitual, se ofrecen cuatro líneas de acabado, que incluyen más equipamiento de serie y tienen características específicas, en función de si se busca más deportividad, más carácter off-road, etc... Se denominan Advantage (2.150 euros), X-Line (3.950 euros), Sport Line (3.950 euros) y M Sport (3.950).

La relación completa de precios de la gama X1, ya a la venta, es la siguiente, impuestos incluídos pero sin descuentos ni plan PIVE aplicados:

  • X1 sDrive18i 6v: 31.900 euros
  • X1 sDrive25i Aut: 45.500 euros
  • X1 sDrive 16d 6v: 30.950 euros
  • X1 sDrive 18d 6v: 32.400 euros
  • X1 xDrive 18d 6v: 35.900 euros
  • X1 sDrive 20d 6v: 37.900 euros
  • X1 xDrive 20d 6v: 39.900 euros
  • X1 xDrive 25d Aut: 44.400 euros

En Motorpasión | BMW X1 2015, los cambios no son solo de diseño

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos