BMW Serie 2 Coupé, toma de contacto

BMW Serie 2 Coupé, toma de contacto
41 comentarios

En la nueva estrategia de BMW, se usarán las series pares para los modelos Coupé y Cabrio. Por eso la Serie 1 ahora consta del tres y cinco puertas compactos, y la Serie 2 tiene versión Coupé, tendrá una Cabrio a finales de año, y aparte tenemos el Active Tourer que usa la plataforma UKL de tracción delantera.

El "BMW Serie 2 Coupe":https://www.motorpasion.com/coupes/bmw-serie-2-coupe comparte plataforma y motorizaciones con la Serie 1, pero tiene un posicionamiento más elevado, hay miles de euros de diferencia a igualdad de motor. La intención de la marca es vender la Serie 2 a gente de mayor poder adquisitivo que la Serie 1, pero menos presupuesto que la Serie 4 Coupé.

Como de los comentarios de exterior e interior ya se explayó mi compañero Héctor en la "presentación estática":https://www.motorpasion.com/bmw/bmw-serie-2-coupe-primeras-impresiones, servidor se va a concentrar en las impresiones de conducción de dos modelos muy interesantes, el BMW 220d (2.0 Diesel) y el BMW 220i (2.0 gasolina), ambos con 184 CV.

BMW Serie 2 Coupé

Más que un Serie 1 Coupé

Respecto a su predecesor, el Serie 2 Coupé (F22) ha crecido en longitud y anchura para ofrecer mayor habitabilidad --que no era brillante-- y 20 litros más de maletero. Más adelante contará con versiones de tracción total (xDrive) en algunas motorizaciones.

Dije que compartía motores con la nueva Serie 1 (F20), pero no todos. Todos los motores son de cuatro cilindros y sobrealimentados, excepto el M235i (3.0 L6), también sobrealimentado. Esta marca tenía unos atmosféricos buenísimos pero las normativas de emisiones los han relegado al pasado.

El primer coche del que os voy a hablar es el 220d Coupé. Sus 184 CV de potencia destacan sobre los 163 CV que daban los motores M47TU2D20 de generación previa. Al pasar a la familia N47D20 subieron a 177 CV. Tiene por encima el 225d Coupé, con 218 CV de potencia y doble turbocompresor, supera los 100 CV por litro.

BMW Serie 2 Coupé

Este petrolero tiene muy buenas cifras. 0-100 km/h en 7,1 segundos y 27,4 segundos en hacer el kilómetro desde parado. Su velocidad máxima es de 230 km/h pero con un consumo homologado de 4,2 l/100 km (automático). Los utilitarios apretados de 70 CV de hace pocos años declaraban consumos similares o superiores.

Los primeros kilómetros que hice con este coche, equipado con el cambio automático de ocho velocidades, me permiten afirmar que no es una cifra de ciencia ficción. Por la M-30, a velocidad legal, he visto el ordenador por debajo de 4 l/100 km. En una utilización más general no ha llegado a 5 l/100 km en modo ECO PRO.

Recuerdo que los M47TU2D20 de la Serie 1 eran más toscos y con tacto tractoril, pero se me ha olvidado conduciendo este coche. Dejando al margen las sombras en fiabilidad de las primeras unidades, el N47D20 es una gozada en cuanto a refinamiento y casi puede pasar por un gasolina.

BMW Serie 2 Coupé

Con este cambio automático, si bien no es el más refinado del mercado, el motor está tan bien aprovechado que no vamos a verlo temblando a bajas revoluciones, pero se puede estirar bien sin notar desfallecimiento. Siempre contamos con lo mejor del motor. Ni siquiera suena mal, aunque el gasolina es más silencioso.

El recorrido de prueba incluyó el mítico Puerto de Galapagar, el cual pude subir a un ritmo endiablado, logrando una de mis mejores marcas. Por ejemplo, es más rápido que el BMW 535d (E60) de la generación anterior (3.0 L6 286 CV). La Serie 2 Coupé no pesa más que la Serie 1 Coupé y todos los motores tienen más potencia que antes.

La Serie 2 Coupé tiene un comportamiento muy neutro, uno se olvida de los inconvenientes de la propulsión. Si queremos un meneito de la parte trasera, o forzamos mucho las transferencias de peso o desconectamos el control de estabilidad (DSC). Si no, tiene una estabilidad impresionante.

BMW Serie 2 Coupé

La versión probada tiene un paquete M con suspensión endurecida y neumáticos 225/40 R18, así que estos comentarios no son aplicables a un 220d "pelado" (tenéis fotos en color azul oscuro), por decirlo de algún modo. Conduje en el modo Sport+, es decir, con el control de tracción desconectado y la configuración más deportiva.

No llegué a utilizar el cambio en modo secuencial, le dejé hacer a él todo el rato, y me sorprendió. Al final me he quedado convencido de los beneficios de tantas marchas, el motor está bien aprovechado también cuando se exige lo máximo de él. No eché de menos el cambio manual para nada.

La Serie 2 Coupé utiliza un diferencial trasero electrónico, como accesorio estará disponible uno mecánico por un precio aún indeterminado. La verdad, si no vamos a entrar a circuito, creo que el de serie cumple perfectamente con su función, no subí el puerto precisamente despacio.

BMW Serie 2 Coupé

Poco ruido y muchas nueces

Cuando no se le exige a este motor el máximo, es dócil y silencioso, el cambio le permite ir muy bajo de vueltas. Es más, en determinadas condiciones se queda al ralentí, circulando "a vela" en punto muerto de forma controlada, prácticamente no se oye y el consumo baja un poco.

De hecho, hasta comprobar la ficha técnica, estaba convencido de haber probado la versión de 218 CV, así que puedo afirmar con tranquilidad que este petrolero es una opción tremendamente racional dentro de la gama, y permite disfrutar también al entusiasta.

Me explicaré. El motor gasolina equivalente, el 220i (N20B20), no tiene un sonido especialmente bonito debido al turbocompresor TwinScroll. Creo que el 120i Coupé tenía un sonido más bonito por ser atmosférico, así que el sonido no me parece un argumento sólido contra el Diesel.

BMW Serie 2 Coupé

220i contra 220d, ¿cuál elegir?

Si bien el 220i en condiciones generales es más silencioso, se puede dar el caso de que con cambio manual tengamos más sensación de ruido que con el 220d automático. El 220d está disponible con cambio manual, la diferencia de precio es importante: 2.395 euros. Ojo, la versión automática acelera mejor y consume 4,2 l/100 km frente a 4,5 del manual.

Sobre el cambio manual, poco que decir, el accionamiento de las marchas es un poco durito, pero la Serie 1 Coupé tenía un accionamiento más duro, típico de las cajas manuales de esa generación de BMW. Se confundía con facilidad el pasillo de la marcha atrás haciendo reducciones a segunda.

Si hablamos de 220i manual y 220d manual, el petrolero solo cuesta 1.000 euros más. En mi opinión, no merece la pena el gasolina, tiene un tacto mucho más sensible al uso. En conducción deportiva el gasolina hizo una media de más de 10 l/100 km, el petrolero casi 7 l/100 km. No hay color.

BMW Serie 2 Coupé

Es normal que un Diesel tenga un consumo menos sensible al uso porque hace un mejor aprovechamiento del combustible al tener el gasóleo más energía por cada litro. Si estuviese dudando entre un modelo y otro, lo más seguro es que me hiciese con el Diesel, le pese a quien le pese.

El gasolina está muy domesticado. No tiene una potencia específica alta (92 CV/litro) pero el turbocompresor está tan bien calibrado que casi tiene el tacto de un atmosférico. La diferencia más gorda está en bajos, donde el motor empuja mejor que el 120i de aspiración natural (170 CV).

Al igual que el MINI Cooper S recientemente probado, el corte de inyección es suave no, lo siguiente, y se puede ver estirar el cuentavueltas hasta casi 7.000 RPM. Prácticamente no se nota ningún retardo (turbo lag). Eso sí, no tiene la sincronización de revoluciones al reducir que emula el doble embrague, el MINI Cooper S sí lo hace.

BMW Serie 2 Coupé

Del 120i anterior solo echo de menos un poco de carácter, me refiero a sonido principalmente. Tanto en la Serie 3 como en la Serie 1 antes los coches tenían un sonido de escape más bonito, especialmente los atmosféricos. Algo se está perdiendo con las nuevas generaciones de motores.

A la Serie 2 le pasa lo mismo que la Serie 4, que están logrando un refinamiento tal que el entusiasta se sentirá un poco coartado. En cambio, para la mayoría de los clientes que sueltan la pasta, es un cambio a mejor. El Coupé "básico" de la marca es un coche que hace honor a su precio, desde 29.900 euros (218d sin PIVE).

El carácter diferencial del Serie 2 Coupé, además de la carrocería frente a sus rivales, es la propulsión trasera. No se nota para mal en ningún sentido, al menos en seco. Al límite me pareció un poco más subvirador que sobrevirador, y eso entrando a las curvas con mucha decisión. Resumiendo, que va de cine.

BMW Serie 2 Coupé

El puesto de conducción nos permite ir muy bajos, para sentir mejor la carretera. Es un coche para ir delante, pero ojo, los conductores más altos preferirán no pedir el techo solar. En mi caso, con 1,72 metros de estatura, no me sobraba ni un puño hasta el techo. Me suelo sentar lo más bajo posible.

El volante M es grueso y con un tacto de cuero muy agradable. Opcionalmente se puede pedir una dirección de asistencia variable y correa de dentado variable. En castellano, la zona central de la dirección se mueve poco, pero se vuelve mucho más directa. Facilita la corrección al límite y hasta el aparcamiento.

¿Es la Serie 2 Coupé menos transmisora de sensaciones que la Serie 1 Coupé? Seguramente. No deja de ser un coche muy divertido y más transmisor de placer que un tracción delantera. Por cierto, se me olvidaba, el gasolina de 184 CV es solo un pelín más rápido que el 220d, en la vida real la diferencia es inapreciable.

Los gastos del viaje para esta presentación han sido asumidos por la marca. Para más información consulta nuestra guía de relaciones con empresas.

En Motorpasión | "BMW Serie 2 Coupé, primeras impresiones ":https://www.motorpasion.com/bmw/bmw-serie-2-coupe-primeras-impresiones

Temas
Comentarios cerrados
Inicio