Compartir
Publicidad

Audi R8 V10 S-Tronic, prueba (valoración y ficha técnica)

Audi R8 V10 S-Tronic, prueba (valoración y ficha técnica)
Guardar
25 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tener que meter el Audi R8 V10 S-Tronic en el garaje de Audi para devolverlo ha sido una de las experiencias más tristes de las últimas semanas. Siempre me ocurre lo mismo. Qué fácil es acostumbrarse a lo bueno y que difícil es volver a la vida terrenal.

Aunque bueno, ahora que lo pienso el próximo coche que voy a probar tampoco es demasiado terrenal, y es de la misma familia que éste. Toca reflexionar un poco y sacar las principales conclusiones sobre el Audi más deportivo que he conducido nunca. Una buena forma de celebrar los 30 años de quattro GmbH.

Valoración general

Audi creó un supercoche casi perfecto cuando lanzó el primer Audi R8. No es que lo diga yo solo porque acabo de bajarme de uno, sino que lo dijeron todos los medios especializados. Hasta Jeremy Clarkson sucumbió a sus encantos alemanes.

Audi R8 V10 S-Tronic

En este segmento, estar de moda es fundamental. Mucha gente se compra supercoches porque quiere lucirlos. Por eso al Audi R8 le ha venido tan bien esta puesta al día que ha recibido de cara a 2013. Su diseño exterior sigue y seguirá siendo vanguardista por mucho tiempo, pero esos pequeños retoques en ópticas delanteras y traseras se agradecen.

El interior ha ganado bastante con los nuevos acabados y materiales, aunque me esperaba algunos detalles de hoy en día como el freno de mano eléctrico o el navegador que equipan el resto de Audi. Mecánicamente en cambio, no hay reproche que hacerle. Lo tiene todo.

Tiene la comodidad de la que otros superdeportivos no pueden hacer gala y el genio de un purasangre sale a relucir con solo pulsar un par de botones. Es divertido de conducir en circuito gracias a ese envío de potencia al eje trasero y unas suspensiones magnéticas perfectas.

Audi R8 V10 S-Tronic

Además la caja de cambios S-Tronic de siete velocidades era el punto que faltaba a este coche, y ya lo tiene. Es rápida, moderna y permite bajar considerablemente los consumos cuando rodamos en marchas altas.

Así pues, el nuevo Audi R8 V10 S-Tronic ha incorporado esas pequeñas cosas que le permiten seguir siendo uno de los mejores coches del mundo, capaz todavía de mantener el tipo frente a coches llegados de Stuttgart, Maranello o Santa Agata. ¿Para que cambiarlo entonces?. Aunque eso si, creo que su rival más directo podría ser el nuevo Porsche 911 Turbo, y sin haberlo probado aun, creo que estará un escalón por encima de este.

En pocas palabras

R8 V10 S-Tronic

  • A favor: arquitectura, comodidad en el día a día, nueva caja de cambios S-Tronic, aspecto exterior.
  • En contra: precio alto, freno de mano mecánico, precio de los frenos carbono cerámicos, navegador antiguo.
  • Puntuación final: 8,5/10

Ficha técnica

R8 V10 S-Tronic

  • Cilindrada: 5.204 cm³
  • Motor: 10 cilindros en V (525 CV)
  • Par máximo: 530 Nm CEE a 6.500 RPM
  • Peso en vacío: 1.720 kg.
  • Velocidad máxima: 314 km/h
  • Aceleración de 0 a 100 km/h: 3,6 s
  • Transmisión: automática secuencial de doble embrague con 7 marchas
  • Consumo urbano: 20,5 l/100 km
  • Consumo extraurbano: 8,9 l/100 km
  • Consumo mixto: 13,1 l/100 km
  • Combustible: Gasolina
  • Capacidad del depósito: 90 litros
  • Capacidad del maletero: 100 litros en el delantero - 90 litros (tras los asientos)

Precios del Audi R8 V10 S-Tronic

Versión probada

  • Audi R8 V10 S-Tronic: 180.540 €

Alternativas en gasolina/diesel

  • Audi R8 V8 4.2 S-Tronic: 143.510 €
  • Audi R8 V10 5.2 Plus S-Tronic: 201.200 €

El coche para esta prueba ha sido prestado por Audi. Para más información consulta nuestra guía de relaciones con empresas.

Agradecimientos al RACE por permitirnos entrar en el Circuito del Jarama para la sesión de fotos

Fotografía | Javier Álvarez En Motorpasión | Audi R8 V10 S-Tronic, prueba (exterior e interior; conducción y dinámica; equipamiento y seguridad)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos