Compartir
Publicidad
Probamos el Aston Martin DB11 V8: corazón alemán de 510 CV para este inglés de lujo, tan rápido como refinado
Pruebas de coches

Probamos el Aston Martin DB11 V8: corazón alemán de 510 CV para este inglés de lujo, tan rápido como refinado

Publicidad
Publicidad

Muy pocos fabricantes tienen tanta clase, solera y tradición como el británico Aston Martin, y para muchos es una auténtica referencia a nivel de diseño, ya que a lo largo de las décadas ha ofrecido algunos de los modelos más bonitos y espectaculares de la historia del automóvil.

Hoy en día la marca de Gaydon hace gala de nuevos y modernos diseños (no hay más que ver el Vantage 2018), y tenemos entre manos uno de sus modelos más recientes, el Aston Martin DB11, que ponemos a prueba en versión V8 -el primer gran ejemplo de la colaboración con Mercedes-AMG- para comprobar qué tal le sienta la influencia alemana.

Para cualquier aficionado al automóvil, ponerse al volante de un Aston Martin es uno de esos sueños de la infancia, que en nuestro caso se acaba de hacer realidad. Por delante tenemos una jornada a los mandos del Aston Martin DB11 V8 y muchas carreteras de curvas. Buen plan, ¿verdad?

Aston Martin DB11 prueba
Aston Martin DB11 prueba

Diseño reconocible y un interior de calidad

Antes de ponerse en marcha es inevitable admirar las líneas del DB11. Su imponente frontal, sus musculosos hombros, su estilizada línea de techo, su característica zaga... Puede gustarte más o menos, pero en cualquier caso es un coche que llama la atención y atrae miradas curiosas allá por donde pasa. Y, a diferencia de otros coches, la gente tiene claro lo que es: un Aston Martin.

Estéticamente apenas difiere del DB11 V12: el diseño de las llantas de aleación es específico, el bisel de los faros delanteros está oscurecido y el capó cuenta con dos rejillas de ventilación en lugar de cuatro (y se ofrecen en acabado negro -594 euros- o titanio). En cuanto a equipamiento de serie y opciones, la oferta es idéntica para ambas versiones.

De un primer vistazo resulta espectacular. Ancho, bajo, robusto... No estamos muy seguros de que el color de carrocería negro Onyx de esta unidad sea el más fotogénico, el que mejor le siente ni el más adecuado para resaltar las líneas del coche. Además, tiene detalles exteriores en negro brillante (1.556 euros) y llantas de 20 pulgadas en acabado bicolor (2.456 euros).

Aston Martin DB11 prueba
Aston Martin DB11 prueba

En cuanto te asomas al habitáculo, al que entrar no resulta del todo cómodo por lo bajo que se encuentra el asiento, notas que rezuma lujo, aunque también se paga: 3.553 euros por las molduras de carbono o 6.607 euros por el sonido Bang & Olufsen, por poner un par de ejemplos. El detalle de los botones del selector del cambio automático y de arranque y parada del motor en medio de la consola es, simplemente, único.

El interior del DB11 V8 es de gran calidad, pero el sistema multimedia no es de última generación y la palanca de los intermitentes bien podríamos encontrarla en un Mercedes-Benz Clase A

El atractivo volante o los trabajados tapizados en cuero hacen del interior del DB11 un lugar muy agradable, y los asientos son directamente espectaculares, tanto por calidad como por el patrón de diseño (1.445 euros por la tapicería y 1.797 euros por el acolchado especial), las costuras en contraste de color rojo (491 euros) o los logotipos DB11 a juego bordados en los reposacabezas (594 euros). Son de ajuste eléctrico (594 euros) y los mandos se encuentran en los laterales del túnel central, cerca de tu rodilla derecha (en el caso del conductor).

Aston Martin DB11 prueba
Aston Martin DB11 prueba

Algunos detalles te dejan algo frío, todo hay que decirlo. Se aprecia la mano de Mercedes-Benz, quien firma la electrónica de este coche, y choca un poco encontrarse con mandos de la marca alemana, como el selector circular del sistema multimedia o la palanca de los limpias/intermitentes al lado izquierdo de la columna de dirección, que podríamos encontrar en cualquier modelo de la marca alemana.

Ahora bien, las espectaculares levas de aluminio de este DB11 te hacen olvidarte prácticamente de todo lo demás. Son sublimes, por diseño, tacto y calidad. Además, su recorrido es muy corto, por lo que resultan bastante inmediatas. En lo que respecta a acabados, ajustes y calidades, poco se puede decir. Es un Aston Martin.

Otro de los puntos fuertes del modelo es su cuadro de instrumentos digital -idéntico al de la versión V12-, que resulta de lo más interesante. Su apariencia cambia en función del modo de conducción, pero el cuentavueltas siempre tiene el máximo protagonismo, en posición central. Además, permite acceder a un montón de datos sobre la conducción y tiene gráficos propios.

Aston Martin DB11 prueba
Aston Martin DB11 prueba

Y hablando de sistema multimedia, el que incorpora este DB11 es de Mercedes-Benz, obviamente, pero no la última generación, por lo que los gráficos resultan algo añejos y el navegador, aunque eficaz y agradable de utilizar, quizá no sea lo que esperas en un coche de esta clase y precio. Aún así, pocas pegas se le pueden sacar a este habitáculo, más allá del hecho de que las plazas traseras (es un 2+2) sean tremendamente angostas para un adulto.

V8 biturbo: el primo refinado de los AMG

Como sabes, esta versión de ocho cilindros monta un bloque 4.0 litros V8 biturbo de origen AMG, que es el mismo que equipan alemanes como el C 63 o el Mercedes-AMG GT en sus diferentes variantes. En este caso alcanza 510 CV de potencia a 6.000 rpm y un par motor máximo de 675 Nm entre 2.000 y 5.000 vueltas, y va asociado a un cambio de ocho velocidades adaptado por Gaydon.

La firma inglesa asegura que ha tenido la máxima libertad para modificar el bloque V8 alemán (M178), con el objetivo de dotarlo de un carácter propio y diferenciado. Tanto el sistema de admisión como el de escape, así como la gestión electrónica, han sido rediseñados, y el modelo goza de un sistema de lubricación por cárter húmedo (como el C 63, ya que el AMG GT lleva cárter seco).

Aston Martin DB11 prueba
Aston Martin DB11 prueba

Para alguien que haya probado en diversas ocasiones este motor V8 en los productos de AMG, no resulta complicado identificarlo en el Aston Martin, pero es cierto que tiene un carácter muy diferente, más dócil y tranquilo, y con un sonido mucho más apaciguado con respecto a los brutos alemanes. Y es que los ingleses han ajustado el escape para que suene como un Aston, y no como un AMG.

Aunque al arrancar emite un bronco bramido, el ralentí es muy discreto e incluso al subir de vueltas su sonido resulta mucho más domesticado. En los modos más deportivos (hay tres modos de conducción, GT, Sport y Sport+) la nota del escape se intensifica, y aparecen los crujidos y petardeos al ahuecar, pero no son ni la mitad de agresivos y sonoros que en los modelos alemanes.

En términos de prestaciones, es prácticamente igual de veloz que su hermano de cuatro cilindros adicionales, ya que despacha el 0 a 100 km/h en 4 segundos (una décima más lento únicamente) y tiene une velocidad máxima de 300 km/h, según ficha técnica. A velocidades de autovía llama la atención la cantidad de ruido de rodadura que llega al habitáculo, ya que logicamente esperas un mayor nivel de insonorización en un Gran Turismo de este tipo.

Aston Martin DB11 prueba
El motor V8 es bastante bruto, sobre todo en el modo Sport+, pero resulta mucho más refinado y no es tan agresivo como en los productos AMG
Aston Martin DB11 prueba

El propulsor sigue estando llenísimo prácticamente a cualquier régimen, ya que su generoso par motor está disponible desde bastante pronto, y permite conducir el DB11 a punta de gas, sin apenas esfuerzo por parte del V8. El poderío al subir de vueltas empieza a partir de unas 1.750 rpm, pero lo mejor está entre 4.000 y 6.000 rpm, donde mayor patada ofrece. Estira un poco más allá de las 7.000 rpm.

Cómodo, y más dinamíco de lo que esperas

El menor peso del motor de ocho cilindros con respecto al de doce redunda en una notable mejora en el reparto de pesos del vehículo, lo que ha obligado a los ingenieros de Gaydon a realizar ajustes en la geometría de la suspensión, en el tarado de la misma, en las barras estabilizadoras, o en el control de estabilidad. El 51% del peso del modelo recae ahora sobre el eje trasero (en el V12 es a la inversa).

Al ser más ligero, el motor V8 contribuye a reducir el peso del conjunto en 115 kilos en comparación con el V12, para un total de 1.760 kilogramos. Aún así, el modelo se mueve con soltura y camufla bien su peso. No es un deportivo ágil, sino un Gran Turismo con todas las letras, pero sorprende lo bien que afronta tramos revirados, teniendo en cuenta sus dimensiones y masa.

Aston Martin DB11 prueba
Aston Martin DB11 prueba

Es agradable de conducir con independencia del ritmo. A velocidades bajas y de manera tranquila, resulta cómodo en el modo GT, suficientemente silencioso y el gorgoteo del V8 a bajas vueltas es realmente seductor. Ahora bien, si le pisas y quieres divertirte, también te lo permite, ya que tiene garra suficiente para hacerte sudar al volante y exigir lo mejor de tí.

Especialmente en el modo Sport+, la sonoridad se incrementa sustancialmente y la entrega del motor es bastante más salvaje. Aquí es cuando la trasera empieza a insinuarse si abrimos gas sin miramientos a la salida de las curvas más lentas, algo que no ocurre en el modo GT, ya que en este caso el motor es mucho más dulce a la hora de empujar. El cambio automático quizá no sea tan rápido como los mejores de doble embrague, pero es más que competente incluso para una conducción deportiva.

Por tanto, la motricidad (al menos en seco) es muy buena en términos generales, con ayuda del diferencial autoblocante, pero no subestimes el modo Sport+, ya que los zarandeos de la zaga están asegurados si eres demasiado impaciente o agresivo con el acelerador. Por su parte, el equipo de frenos tiene contundencia suficiente para detener el modelo con certeza, y al menos en carretera no parece fatigarse.

Aston Martin DB11 prueba
Los zarandeos de la zaga están asegurados en el modo Sport+, a poco que seas agresivo o demasiado impaciente a la hora de abrir gas
Aston Martin DB11 prueba

Y... ¿el consumo? Homologa 11,6 litros a los cien kilómetros, y lo cierto es que es asequible rondar esa cifra en una conducción normal. Durante nuestra ruta de prueba hemos obtenido una media de ordenador de 12 litros, así que con un estilo de conducción tranquilo y estable se debería poder rebajar la cifra homologada sin demasiado problema.

Aston Martin DB11 V8: nuestra puntuación

8.5

Diseño exterior9
Diseño interior8
Calidad9
Habitabilidad8
Maletero7
Motor10
Seguridad9
Comportamiento8
Comodidad9
Precio8

A favor

  • Diseño imponente
  • Nivel de prestaciones
  • Comodidad de marcha
  • Materiales de calidad
  • Entrega y sonido del motor

En contra

  • Insonorización mejorable
  • Sistema multimedia añejo
  • Plazas traseras escuetas
  • Maletero reducido
  • Precio elevado

En definitiva, el Aston Martin DB11 en versión V8 tiene tanta clase y es tan rápido como su hermano con motor V12, aunque no tenga el pedigrí del doce cilindros. Eso sí, su motor de origen AMG resulta mucho más refinado, suave y silencioso que en los productos de la marca alemana, ya que la puesta a punto corre a cargo de los ingleses.

Además, al ser más ligero y tener una puesta a punto algo más deportiva, el DB11 V8 permite ser disfrutado en carreteras de curvas, teniendo siempre en cuenta que la entrega en el modo Sport+ es salvaje. Quizá no tanto como en un Mercedes-AMG, pero salvaje al fin y al cabo. Y si eres de conducir tranquilamente, el gorgoteo del ocho cilindros y su suavidad te enamorarán.

Por otro lado, en el interior se respira calidad y ambiente de lujo, pero hay ciertos detalles como el navegador o algunos mandos que, a nuestro parecer, no están a la altura del precio del modelo. Sí dan la talla las levas de aluminio, los estupendos asientos, el cuadro de instrumentos digital o la botonera de la consola, muy Aston.

Aston Martin DB11 prueba

Ficha técnica

Versión probada   V8
Cilindrada3.982 cm³ Tipo de tracciónTrasera
Bloque motorV8 biturbo CombustibleGasolina
Potencia (CV @ rpm)510 @ 6.000 Capacidad del depósito78 litros
Par motor (Nm @ rpm)675 @ 2.000-5.000 Consumo urbano13 l/100 km
Masa en vacío1.760 kg Consumo extraurbano9,8 l/100 km
Velocidad máxima300 km/h Consumo combinado11,6 l/100 km
Aceleración 0-100 km/h4 segundos Capacidad maletero270 litros
TransmisiónAutomática 8 velocidades Precio unidad probada265.718 euros

El coche para esta prueba ha sido prestado por Aston Martin. Para más información consulta nuestra guía de relaciones con empresas

Fotografía | Javier Álvarez

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio