Compartir
Publicidad
Publicidad

El Jeep Grand Cherokee Trackhawk se ha comido un Hellcat. Y está casi listo

El Jeep Grand Cherokee Trackhawk se ha comido un Hellcat. Y está casi listo
Guardar
7 Comentarios
Publicidad

A priori, este Jeep Grand Cherokee con el frontal camuflado, podría ser un Grand Cherokee SRT con una nueva mirada. Sin embargo, de su vano motor se percibía claramente el ruido de un compresor volumétrico. Sí, es un prototipo del Jeep Grand Cherokee Trackhawk.

El Grand Cherokee Trackhawk (porque ese será su nombre) no es otro que un SRT que se ha tragado el V8 6.2 litros HEMI sobrealimentado por compresor de los Dodge Charger y Challenger SRT Hellcat. En el cupé y la berlina de Dodge, este motor eroga 717 CV y entrega la brutalidad de 881 Nm de par motor.

Obviamente, el Grand Cherokee no solo equipa el motor de los Hellcat, también dispondrá de unas suspensiones adaptadas a las nuevas prestaciones (Jeep ya anunció que haría un 0 a 96 km/h en 3,5 s) y -esperemos- algunos refuerzos estructurales. De todos modos, el chasis de los Dodge Challenger y Charger tampoco fue pensado para propulsores de 700 CV y ahí están.

La comercialización en Estados Unidos del Grand Cherokee Trackhawk comenzará en julio de 2017, mientras que el coche debería ser desvelado en enero de 2017, en el Salón de Detroit. ¿Lo veremos en Europa? De momento, sí está prevista su comercialización en el viejo continente y muy posiblemente con los 707 CV. Claro que de aquí al próximo verano, estos planes pueden cambiar. La cuestión es que como coche halo para enfrentar a los Porsche Cayenne Turbo S, BMW X5 M o Range Rover Sport SVR, no es una mala elección.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos