Compartir
Publicidad
Publicidad

Top Gear Live, estuvimos allí con Clarkson y compañía (parte 2)

Top Gear Live, estuvimos allí con Clarkson y compañía (parte 2)
Guardar
31 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El espectáculo continuó con una increíble sesión de trompos, cruzadas y derrapajes de todo tipo a cargo de un grupo de stunt drivers a los mandos de varios Ford Fiesta de al anterior generación decorados con luces de neón de colores, curioso y bastante vistoso.

A James May lo sustituyeron luego por un personaje local que se parecía bastante a Ace Ventura y ahí comenzó la parte más parecida al programa de televisión, ya que se plantearon un reto entre ellos.

Se trataba básicamente de echar una carrera entre ellos montados en artilugios de lo más curiosos. Clarkson iba montado en una especie de carrito de la compra impulsado por dos pequeñas turbinas. Hammond eligió dos motores de motosierra para mover su pequeño “coche” y el otro presentador invitado convirtió una maleta con ruedas en un vehículo sobre el que moverse.

Comenzaron entonces una divertida carrera, en la que el público comenzó a soltar las primeras carcajadas gracias a las bromas que entre ellos hacían, y como no podía ser de otra forma, el vencedor fue Jeremy Clarkson.

Top Gear Live

El espectáculo continuó con diversas actividades en las que todo el público que abarrotaba las gradas interactuaba con ellos. Iban sacando coches de todo tipo, desde un Nissan 370Z hasta un Aston Martin V12 Vantage y el público votaba si le gustaban o no levantando unas cartulinas de color rojo o verde. Lo mejor de este momento fue que Jeremy y Richard se colaron entre el público y los tuvimos a escasos 5 metros de distancia.

El siguiente punto divertido, fue un partido de “fútbol car” para el que utilizaron una docena de Suzuki Swift, imitando aquel mítico episodio del programa en el que echaban un partido utilizando Toyota Aygo.

Cada equipo representaba a un país y casualmente ganó el equipo de Holanda, que se enfrentaba a Alemania. No hubo golpes de chapa de milagro, porque os aseguro que cuando corrían con el coche para golpear el balón, los coches pasaban literalmente rozando entre ellos.

Y aunque en Top Gear los protagonistas suelen ser coches, en el Top Gear Live también hubo sitio para las motos. En el medio de la pista montaron una “bola de la muerte”, un espectáculo que había visto de pequeño en un circo y que volvió a ponerme los pelos de punta.

Top Gear Live

Comenzaron con una moto dándo vueltas en su interior y poco a poco fueron metiendo más motos hasta tener dentro de una bola de unos cuatro metros de diámetro siete motos dándo vueltas a toda velocidad, cruzándose entre ellos y haciendo que todo el público conteniese la respiración.

Por supuesto en dicho espectáculo Jeremy Clarkson tuvo que poner su habitual y desafortunada broma de mal gusto, cuando dijo que no nos preocupásemos por si les pasaba algo porque los pilotos de las motos eran franceses. ¿Humor británico? Poca imaginación diría yo.

Antes de dar paso al espectáculo final protagonizado por The Stig, los chicos de Top Gear se permitieron llenar la pista del show con algunos de los superdeportivos más impresionantes del mundo, que incluían un Bugatti Veyron GrandSport, varios Lamborghini, un Porsche Carrera GT, un Spyker, un Ferrari F430 Scuderia Spyder y un sifín de coches que fueron llenando la pista a ritmo de música clásica, todo un deleite para los espectadores.

Y The Stig hizo su aparición sobre el escenário en un show que sinceramente me decepcionó un poco. Es cierto que el espacio disponible no le permitía hacer ningún tipo de maravilla al volante de alguno de los coches que habíamos visto durante el show, pero de ahí a montar un especátulo en el que The Stig combatía sobre un buggie contra un monstruo de cartón piedra que le escupía fuego desde el escenario hay un gran paso.

Top Gear Live

Al menos nos quedamos con la satisfacción de haber podido ver en directo a The Stig, aunque es cierto que no conseguimos averiguar su identidad a pesar de que luego tuvimos acceso al “backstage” del show dónde pudimos ver de cerca todos los coches que habían desfilado por el espectáculo.

Un fin de fiesta tomando una cerveza con Richard Hammond

Cuando llegamos al hotel un manto de nieve cubría toda la ciudad de Amsterdam. Hacía mucho frío y nadie tenía ganas de marcha después de ver el Top Gear Live. Pero la sorpresa llegó cuando al entrar en el hotel vimos unos carteles que decían que en la discoteca del mismo había una fiesta de Top Gear.

No podíamos dejar pasar la oportunidad de tomar una “copita” con Jeremy Clarkson y Richard Hammond, pero nos dijeron que la fiesta era exclusiva para los trabajadores del espectáculo y que no podíamos acceder. Nuestro gozo en un pozo, así que decidimos disfrutar de una cerveza en la cafetería contigua a la discoteca viendo como la nieve seguía cayendo sobre la terraza y comentando el espectáculo que habíamos visto.

Degustábamos la cerveza y escuchábamos como el ritmo de la fiesta Top Gear comenzaba a subir de tono, con la música a todo volumen y las chicas entrando y saliendo de la discoteca, hasta que en un momento levantamos la vista y vemos a Richard Hammond que se dirigía hacia la terraza con un grupo de integrantes del equipo que iban a fumar un cigarrillo.

Top Gear Live

Ni cortos ni perezosos le llamamos para hacernos una foto con el, a lo cual accedió muy amablemente. Mientras me hacía la foto con el le dije que habíamos venido exclusivamente desde España para ver el Top Gear Live. El me preguntó si nos había gustado y si el viaje había merecido la pena, pero uno de sus amigos, posiblemente un poco “pasado de copas” tiraba de su brazo insistentemente queriendo llevárselo consigo.

Richard me miró con cara de “lo siento” y mientras el amigo se lo llevaba literalmente hacia fuera, me pidió disculpas con un gesto que ambos comprendimos a la perfección, y que me demostró que el pequeño “Hamster” es tan buena persona en la vida real como lo demuesta ser en el programa de televisión.

Así concluyó nuestra aventura en busca de la diversión y el entusiasmo por los coches que Top Gear transmite, aunque me quedé con la espina de no haber podido conocer a Jeremy Clarkson y The Stig, que hubiese sido un fin de fiesta realmente bueno.

Tal vez si algún día hacen el Top Gear Live en España lo consigamos…

P.D: siento la calidad de las fotos, pero la iluminación del Top Gear Live no daba demasiadas facilidades…

En Motorpasion | Top Gear Live, estuvimos allí con Clarkson y compañía (parte 1)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos