Compartir
Publicidad
Publicidad

Este hombre descubrió que su BMW M3 había sido exprimido por Top Gear

Este hombre descubrió que su BMW M3 había sido exprimido por Top Gear
Guardar
31 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Por todos es sabido que los coches de prensa que se ceden para pruebas a revistas de motor, programas de televisión y demás medios, acaban llegando al mercado, tarde o temprano. Quien no se esperaba que su coche fuera una de estas unidades es nuestro protagonista de hoy, el británico Rob Willis, que descubrió que su flamante BMW M3 había sido "exprimido" por Top Gear.

Este padre de familia inglés compró un precioso BMW M3 de color azul Yas Marina por 50.000 libras (unos 69.000 euros) en un taller de Kent, en Reino Unido, para cuatro semanas después descubrir, viendo un programa antiguo de Top Gear en televisión, que su coche había sido usado por el programa para hacer todo tipo de "stunts" de los que sacan mucho humo. La matrícula era la misma que la de su coche. Lo peor de todo es que el M3 tenía problemas mecánicos.

"Compré el coche hace tres meses, pero a las cuatro semanas es cuando lo ví en Top Gear. Compré el coche en una tienda local y al mismo día siguiente ya escuché ruidos raros en él", afirma Willis. "Había un ruido metálico cuando salía de la autovía. Hacía un ruido muy raro. Fui al taller directamente, pero no tenían ni idea de lo que pasaba porque nunca habían tenido un coche con frenos carbocerámicos", continúa el inglés.

Este hombre descubrió que su BMW M3 había sido exprimido por Top Gear

"Tuvieron que llamar a BMW Alemania para intentar averiguar lo que pasaba. No se aclararon y me devolvieron el coche, pero la cosa fue incluso a peor. Al final me dieron un BMW 330 xDrive como coche de sustitución y luego un 320 diésel y un MINI, pero al final me dieron mi coche y ya está perfecto. Se portaron muy bien conmigo, supongo que para que no lo contara en la prensa", concluye Willis.

Lo que quizá no ha pensado este hombre es que su coche pasó, además de por manos del equipo de Top Gear (Clarkson aparece en el episodio correspondiente haciendo grandes cruzadas con el coche), probablemente por otros medios ingleses de motor, así que tampoco se le puede echar la culpa al programa de la BBC. El responsable es más bien BMW, por no revisar correctamente el coche antes de ponerlo de nuevo en la calle.

Vía | Dailymail.co.uk

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos