Compartir
Publicidad

"Cohetes y plumas", el precio de los carburantes en España

"Cohetes y plumas", el precio de los carburantes en España
54 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Lo sospechábamos (o teníamos la certeza), y ahora la Comisión Nacional de Competencia lo pone en negro sobre blanco en un informe en el que analiza la evolución de los precios del carburante en España en los últimos tiempos. Ahí concluyen que la falta de competencia en el mercado de los carburantes nos lleva a que sólo nos superen Dinamarca e Italia a la hora de fijar el precio de la gasolina.

Fijar el precio… antes de impuestos. Luego ya se queda más bajo porque en comparación España grava menos que otros países de nuestro entorno. Antes de impuestos, hasta un 21 % más cara pagamos la gasolina en 2011 respecto a 2010, y ese porcentaje es de un 16 % en el caso del gasóleo A. Grecia, Finlandia, Portugal, Italia y Dinamarca son los países que nos superan en el precio de alimentar petroleros y calamares.

“Los precios antes de impuestos y los márgenes en España siguen estando entre los más altos de la Unión Europea y por encima de los de economías de tamaño comparable”, denuncian en la Comisión, y eso nos lleva fuera del campo de los impuestos y nos hace mirar hacia las distribuidoras, sobre todo a las grandes del sector, las que conforman el actual oligopolio de los hidrocarburos, el que hay desde que se desmanteló la Compañía Arrendataria del Monopolio de Petróleos, Sociedad Anónima.

Precios del carburante

Curiosamente (nótense las jocosas cursivas), en las provincias donde hay más competencia los precios son más contenidos. Como si las cosas se rigieran únicamente por la ley de la oferta y la demanda, que a fuerza de no verla propugnada en las gasolineras uno puede pensar que la derogaron cuando se trata de llenar el depósito. Mientras, las gasolineras independientes van haciendo lo que pueden en el hueco que les dejan las demás.

Desde la Comisión Nacional de la Competencia recogen también la percepción, muy común a todos los conductores, de que los precios de los carburantes experimentan el efecto “cohetes y plumas”. Vamos, que a la hora de subir los precios porque hay inestabilidad internacional corren que se las pelan. En cambio, a la hora de bajarlos… con la misma calma con la que una pluma se deja caer.

No son unas conclusiones que brillen por inauditas, desde luego, pero se agradece que al fin haya algún organismo oficial que se dé por aludido. ¿Servirá este informe de algo? ¿Se tomarán medidas contra los precios sospechosamente parecidos que muestran la gran mayoría de las estaciones de servicio? Honestamente, creo que tenemos para esperar cómodamente sentados.

Vía | El Mundo Un saludo para reverfons, y gracias por la pista
En Motorpasión | El Gobierno estudia subir los impuestos a gasolina y gasóleo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio