Publicidad

A vueltas con los badenes

A vueltas con los badenes
106 comentarios

De un tiempo a esta parte, los guardias tumbados se han puesto de moda. Hay dos motivos por los que instalarlos: en primer lugar porque consiguen reducir, aunque sea por las bravas, la velocidad de los vehículos que pasan sobre ellos, y en segundo lugar, porque al nivelar las aceras con el asfalto haciéndolos coincidir con los pasos de cebra, se eliminan barreras arquitectónicas para personas con movilidad reducida.

El problema es que aunque los objetivos que se pretenden conseguir son loables, los badenes se han convertido en muchos puntos de nuestras carreteras en auténticos obstáculos dignos de una buena competición de 4×4.

Lo curioso es que, en realidad, si existe una normativa que regula su uso y las medidas que tiene que tener un badén, a fin de que este no represente, un daño para el vehículo primero, y un peligro para la seguridad después.

Badén señal

En concreto, la Orden FOM/3053/2008 de 23 de septiembre del BOE 261 establece que en todo RDV (Reductor de Velocidad) debe haber una altura y una longitud según la velocidad permitida, de forma que con la longitud máxima de 4 metros, la altura máxima debe de ser de 10 centímetros cuando estén construidos en asfalto y de 7 cuando lo son de material plástico (conocidos como lomo de asno).

Además deberán tener rampas mínimas de 1 metro cuando la carretera esté limitada a 30 km/h, 1,5 cuando esté limitada a 40 km/h y de 2,5 cuando la carretera esté limitada a 50 Km/h.

Por último cada badén deberá ser señalizado previamente y no se pueden instalar en carreteras de velocidad superior a 50 Km/h, en pendientes superiores al 5% y en zonas de gran intensidad de tráfico. Según el partido político AMD, el 99% de los badenes que han estudiado incumplen esta normativa.

Desconozco (no lo especifican en su página web) el espectro incluido dentro del estudio, y si este es suficientemente representativo, pero mi experiencia personal me indica que no van mal encaminados. Sólo conozco el caso de un badén que hayan adaptado para cumplir con la normativa.

No es mi intención caer en la demagogia, pero creo que los ciudadanos soportamos una carga fiscal lo suficientemente grande como para que se arreglen estas estructuras, adaptándolas a la normativa vigente, y evitando, daños mecánicos por una lado, y situaciones peligrosas por otro.

Fotografías | AMD (I), elaboración propia (II)
Vía | Yahoo
En Motorpasión | ¿El badén ideal?

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio