Compartir
Publicidad

El Volkswagen ID.R quiere ser el coche eléctrico más rápido en Pikes Peak y ya enseña sus colores de guerra

El Volkswagen ID.R quiere ser el coche eléctrico más rápido en Pikes Peak y ya enseña sus colores de guerra
20 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Desde octubre de 2017, conocíamos la noticia de que Volkswagen se uniría este año a la Pikes Peak International Hill Climb, más conocida coloquialmente como la subida a Pikes Peak o la 'Carrera de las Nubes'. La marca ya adelantaba en ese momento que su efectivo sería un prototipo de competición completamente eléctrico, cuyo primer aperitivo lo tuvimos en forma de teaser a mediados de marzo.

Hablamos del Volkswagen I.D. R Pikes Peak, desarrollado por Volkswagen Motorsport y cuyas printuras de guerra para la legendaria subida acaban de ser desveladas. Ya teníamos clara su carta de presentación, 680 CV y 1.100 kg de peso, así como su intención de batir el récord de Pikes Peak conseguido por un modelo eléctrico. Quedaba por descubrir el traje definitivo y el dorsal que luciría: dicho eso, su número será el 94 y la decoración la que tienes ante ti.

Volkwagen I.D. R Pikes Peak 2018

Volkswagen sigue en su cruzada de limpiar su imagen dañada por el Dieselgate dando salida a una ambiciosa familia de coches eléctricos, con la llegada del primer modelo de producción, el Volkswagen I.D., fijada para finales de 2019. No obstante, hasta que sus integrantes homologados para carretera vean la luz, ya van cuatro modelos confirmados, la marca también se ha embarcado en el desarrollo de prototipos de competición eléctricos y este Volkswagen I.D R Pikes Peak es el último capítulo que escribe en su cruzada de cero emisiones.

No es la primera vez que Volkswagen compite en la Pikes Peak International Hill Climb, aunque para encontrar su participación en está mítica cita automovilística nos tenemos que remontar 31 años atrás: fue en 1987 y, el contendiente, un Volkswagen Golf equipado con dos motores que transmitía unos poderosos 652 CV a las cuatro ruedas.

A por el récord en Pikes Peak con 680 CV y los colores de la familia I.D.

Volkwagen I.D. R Pikes Peak 2018

Las similitudes entre el Volkswagen I.D R Pikes Peak y aquel Golf no son muchas, aunque si las buscamos, encontramos algunas: el prototipo de competición eléctrico recién desarrollado por el fabricante del Wolfsburgo también es tracción total y su potencia supera igualmente los 600 CV.

No obstante, aquí terminan los parecidos, ya que el I.D R Pikes Peak, además de ser eléctrico, nada tiene que ver con un modelo de carretera. Equipado con dos motores eléctricos, uno por cada eje, su potencia total es de 500 kW, que se traduce en 680 CV de entrega, y su par motor de 650 Nm.

A diferencia que la versión definitiva desvelada a finales de abril, el prototipo eléctrico vestirá en el gris claro santo y seña de la gama I.D. de Volkswagen. Un traje que le va como anillo al dedo a esos 2,25 segundos que tarda en acelerar desde parado a los 100 km/h y con el que pretende convertirse en el coche eléctrico más rápido en hacer la subida de Pikes Peak.

¿Por qué el dorsal 94?

Volkwagen I.D. R Pikes Peak 2018

Analizando las frías cifras, parece que el I.D. R Pikes Peak lo tendrá complicado para batir la marca actual. El récord ahora mismo lo ostenta el e0 PP100, que conseguía la mencionada gesta en 2016, con un crono de 8:57.118 y con el piloto Rhys Millen a sus mandos. El PP100 rinde unos estratosféricos 1.570 CV de entrega para 1.200 kg de peso, por lo que el ratio potencia, sobre el papel, es mejor que el del modelo alemán.

Tal y como ya sabíamos, quien se pondrá al volante del Volkswagen I.D. R Pikes Peak será el piloto francés Romain Dumas, que puede presumir de haber marcado los mejores tiempos en la mítica subida en hasta tres ocasiones: 2014, 2016 y 2017. El galo deberá dar el cien por cien de sí mismo en los casi 20 kilómetros que conforman el trazado, con hasta 156 curvas y un desnivel que supera los 1.400 metros, si quiere batir al e0 PP100.

Por su parte, el dorsal escogido es el 94 y estos números, lejos de ser arbitrarios, tienen su razón de ser: "Tal y como ocurre en otras categorías de competición automovilística en EE.UU., los organizadores nos permiten escoger el dorsal. Nuestra elección ha sido el 94 porque simbolizan las letras I y D del alfabeto: la I es la novena y la D la cuarta" explica Sven Smeets, Director de Volkswagen Motorsport. Simbologías aparte, estamos deseando verle en acción: en menos de dos semanas sabremos si el I.D. R Pikes Peak ha conseguido o no su objetivo.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos