Publicidad

Nobuhiro "Monster" Tajima no pudo con la barrera de los 10 minutos

31 comentarios

Las 500 millas de Indianapolis, la Daytona 500, las 12 horas de Sebring o las 24 horas de Daytona son tres de las citas más importantes del calendario automovilístico estadounidense. Pero como no hay cuatro sin cinco (o dos sin tres...), el repoker lo completa una prueba muy especial: la Pikes Peak International Hill Climb, la subida a Pikes Peak en resumen. Una cita que muy especial y cuyo trazado podría considerarse como el Nürburgring de USA con sus más de 150 curvas de asfalto y tierra.

En la edición de este año, celebrada el pasado domingo, el gran favorito era el mismo que en los últimos años: Nobuhiro "Monster" Tajima. El director de Suzuki Sport volvía a Pikes Peak con su prototipo de la categoría Unlimited. Un engendro de 900 CV y tracción total llamado Monster Sport SX4 Hill Climb. Su principal rival era el reloj. El actual record de la prueba data de 2007 y está en su propiedad. Los 10:01.41 para recorrer los 20 kilómetros de subida son el tiempo a batir.

No pudo ser. Al igual que ocurriera el pasado año, "Monster" Tajima se quedó demasiado lejos. Los 10:11.490 están lejos de su objetivo que no es otro que bajar de la histórica barrera de los 10 minutos. En esta ocasión, su principal rival ha sido otro habitual de esta subida, Paul Dallenbach. A bordo de un monoplaza con motor Chevy y tan sólo dos ruedas motrices, se quedó a diecinueve segundos del japonés. Mientras que el fracaso lo marco Rhys Millen con otro engendro: el RMR Hyundai Genesis PM580.

En Racingpasión | Pikes Peak Más información en Racingpasión

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio