Inyección de autonomía para los Opel Corsa-e y Opel Mokka-e eléctricos: ahora llegarán a los 337 km y los 324 km

Inyección de autonomía para los Opel Corsa-e y Opel Mokka-e eléctricos: ahora llegarán a los 337 km y los 324 km
1 comentario

Los coches eléctricos de las marcas de Stellantis están recibiendo ligeros ajustes para aumentar su autonomía: lo han hecho los Peugeot e-208 y e-2008 y ahora les toca el turno a sus primos hermanos los Opel Corsa-e y Opel Mokka-e.

Utilitario y SUV urbano eléctricos incrementan su rango entre cargas ligeramente, pues el Opel Corsa-e lo hace en 22 km y el Mokka-e en 14 km. La firma lo consigue gracias a ligeros ajustes técnicos que afectan al cambio de marchas o la climatización.

Estos coches cero emisiones de Opel y Peugeot que verán aumentada su autonomía, y cuyas unidades ya con el ajuste realizado estarán disponibles a principios de 2022, equipan la misma mecánica: un motor eléctrico de 100 kW (136 CV) asociado a una batería de 50 kWh.

Así, es de esperar que también se sume el Citroën ë-C4, pues también va dotado de esta mecánica, así como los vehículos industriales cero emisiones de Stellantis.

Mejorando la eficiencia sobre todo a bajas temperaturas

Opel Corsa-e 2020 cargador coche eléctrico

En concreto, la autonomía del Opel Corsa-e se estira con esta actualización hasta los 359 km, mientras que la del Mokka-e hace lo propio hasta los 338 km. Dado que el utilitario eléctrico la fijaba hasta el momento en 337 km y el Mokka-e en 324 km, supone un incremento de 22 km y 14 km respectivamente.

Para conseguir ese mayor rango, como ha ocurrido en los modelos de Peugeot, Opel ha dotado a estos modelos de unos neumáticos de menor resistencia a la rodadura (clasificación A+) en las llantas del 16 pulgadas del Corsa-e y en la de 17 pulgadas del Mokka-e.

Motor eléctrico Opel Corsa-e 2020
La mecánica eléctrica de 100 kW del Opel Corsa-e, que comparte con el Mokka-e y otros coches eléctricos de Stellantis

Y de igual manera se han optimizado las relaciones de la caja de cambios automática que equipan ambos modelos, para maximizar la autonomía esencialmente a altas velocidades, que es cuando más sufre la batería en la gran mayoría de los cero emisiones.

A ello se suma la también optimización de los sistemas de climatización, tanto la calefacción, como el aire acondicionado como la ventilación. Para ello se ha dotado a estos coches de una nueva bomba de calor y de un nuevo sensor de humedad a fin de mejorar la eficiencia de esta tecnología.

De esta manera, el sistema controla con mayor precisión la recirculación del aire dentro del habitáculo, lo que a la postre supone exigir menos energía a la batería, aumentando así la autonomía del coche.

Opel Mokka-e 2020, conector de recarga coche eléctrico

Y esto según Opel, se apreciará aún más en los meses invernales, con temperaturas más bajas, con las que igualmente sufre más la carga de la batería. Si bien la marca del rayo no indica cifra, Peugeot adelantó que con este ajuste, la autonomía en recorridos urbanos podría verse incrementada en hasta 40 km/h.

Las novedades se limitan a estos ajustes, por lo que no habrá más cambios para los Opel Corsa-e y Mokka-e, ni en lo que respecta al motor en sí, que mantendrá potencia (136 CV) y par (260 Nm), ni tampoco para la batería de 50 kWh, así como a la estética, el equipamiento o la dotación tecnológica.

En Motorpasión | ¿Estoy preparado para comprar un coche eléctrico? Claves para saber si compensa | Consejos para viajar en coche eléctrico: mantenimiento, planificación del viaje y cómo aumentar la autonomía del coche

Temas
Inicio