Compartir
Publicidad

Mercedes-Benz SLS AMG, primeros datos oficiales

Mercedes-Benz SLS AMG, primeros datos oficiales
Guardar
56 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Mercedes-Benz por fin ha confirmado el rumor que llevábamos escuchando tanto tiempo, la reedición del mítico Mercedes-Benz 300SL, o como se le conoce coloquialmente, el Alas de Gaviota o Gullwing para los anglosajones.

El Mercedes-Benz SLS AMG, que así se llamará la criatura, es el primer proyecto de deportivo de altas prestaciones desarrollado enteramente por la marca de la estrella en 40 años, sin necesitar de la ayuda externa de McLaren, con los que ha dejado de colaborar para nuevos proyectos.

Pero todavía nos queda esperar un poco más, puesto que las imágenes ofrecidas por la propia Mercedes-Benz son todavía con el nuevo modelo completamente camuflado, hechas durante diferentes sesiones de pruebas. Eso sí, no escatiman en imágenes técnicas, con su correspondiente explicación. Así da gusto ver fotos espía.

Mercedes-Benz SLS AMG

Como todavía es pronto para hablar de su diseño, ya que apenas se puede ver nada con ese tremendo camuflaje que cubre al Mercedes-Benz SLS AMG, lo único que podemos decir en este apartado es que las puertas en alas de gaviota serán un guiño al pasado excelente. Y poco más.

De lo que si podemos decir, y mucho, es de sus aspectos técnicos, puntos en los cuales Mercedes-Benz ha dado una explicación casi al completo de todo ellos. Empecemos por el chasis, que por primera vez en un coche de Mercedes-Benz y AMG está completamente hecho en aluminio (sólo el 4% es acero), incluyendo la carrocería.

La rigidez torsional y su peso se ven beneficiados por el uso de este material, dando como resultado un peso en vacío de sólo 1.620 kg. Aquí, el motor se monta en posición central delantera (por detrás del eje delantero) y el centro de gravedad se ha situado muy bajo.

A pesar de sus formas y de lo bajo que es, el uso de las puertas en ala de gaviota facilita enormemente la entrada en el habitáculo, al dejar la entrada completamente despejada.

AMG M159 V8 6.3 Engine

Una de las novedades del Mercedes-Benz SLS AMG será el nuevo motor V8 6.3. Su código interno es el M159, a diferencia del M156 usado en los actuales C 63 AMG, SL 63 AMG, CLS 63 AMG, etc. Su principal diferencia es el uso de un cárter seco para la lubricación, así como cambios menores en válvulas, árboles de levas, admisión y colectores.

Su potencia es de 571 CV cuando el tacómetro marca las 6.800 rpm. Su par máximo es de 650 Nm a 4.750 rpm. Los datos de sus prestaciones son todavía aproximados, pero ya demuestran que este Mercedes-Benz SLS AMG será una buena fierecilla. 3,8 segundos en el 0 a 100 km/h y 315 km/h de velocidad máxima.

Otra de las soluciones novedosas que aporta es la nueva caja de cambios de doble embrague y siete relaciones situada en el eje trasero, donde que une en una misma pieza con el diferencial autoblocante. Con esa configuración se consigue un mejor reparto de pesos, dejándolo en 48/52.

El árbol de transmisión es de fibra de carbono y se monta en un Torque Tube. No he encontrado una descripción mejor que la de un tubo que rodea al cardan, optimizando la entrega de par del motor a la caja de cambios, además de hacer más rígida la unión entre ambas partes mecánicas.

Esta nueva caja de cambios AMG se puede controlar en cuatro modos diferentes, incluyendo la función RaceStart, que supongo será un asistente para las salidas. Por supuesto, el uso del doble embrague garantiza unos cambios rápidos y precisos.

El Mercedes-Benz SLS AMG se ofrecerá con el ESP de tres etapas que ya hemos visto en otros coches de la marca. Los modos de uso son ESP On, ESP Sport y ESP Off y cada uno se puede seleccionar desde un botón en la consola central.

Suspensión por paralelogramo deformable

Los elementos de la suspensión también son de aluminio y es de paralelogramo deformable con triángulos superpuestos en las cuatro ruedas. Los frenos, de procedencia AMG, son cerámicos con pinzas de seis pistones. El uso de estos frenos se debe a la reducción de peso que suponen y las ventajas que ofrecen debido a su alta resistencia a la fatiga.

Las llantas también serán nuevas, de 19 pulgadas delante y 20 pulgadas detrás. Por supuesto, serán de aleación y se han diseñado pensando en ofrecer las mejores prestaciones y evitando en la medida de lo posible la reducción de masas no suspendidas. Montan unos neumáticos desarrollados especialmente para AMG con medidas 265/35 R19 delante y 295/30 R20 detrás.

El desarrollo y diseño del Mercedes-Benz SLS AMG se está llevando a cabo desde 2006, con una fecha prevista para su finalización datada a finales de 2009. Su puesta a la venta será a principios de 2010, así que para verlo vestido con el traje de gala seguramente tengamos que esperar al Salón de Detroit, puesto que el de Frankfurt, en septiembre, parece demasiado pronto.

O quizá nos pueden dar la sorpresa en el Salón de Bolonia, en el mes de diciembre.

Fuente | Mercedes-Benz

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos