Reino Unido sucumbe al pánico ante la escasez de combustible, con racionamiento y el cierre de gasolineras

Reino Unido sucumbe al pánico ante la escasez de combustible, con racionamiento y el cierre de gasolineras
24 comentarios

Como si de una película apocalíptica se tratara, la enorme escasez de transportistas en Reino Unido está dejando escenas surrealistas: los británicos están empezando a acaparar combustible ante el miedo al desabastecimiento.

El Gobierno de Boris Johnson ha rechazado la ayuda del Ejército por el momento y en vez de eso ha emitido miles de visados para atraer a conductores extranjeros que distribuyan el combustible de las refinerías a las estaciones de servicio.

Colas, peleas y carteles de "fuera de servicio" en las gasolineras

El problema no es la falta de suministro, sino la falta de transportistas que muevan el combustible: el Brexit ha provocado un caos burocrático y un empeoramiento de las condiciones laborales que pocos profesionales del transporte están dispuestos a aceptar.

El Gobierno ha emitido 5.000 visados de hasta tres meses para camioneros extranjeros para que la campaña navideña no resulte en un completo caos, y ha pedido a la población que no acapare gasolina de forma compulsiva.

Aún así ya se han visto imágenes de peleas en algunas gasolineras mientras se forman largas colas en los accesos a las estaciones.

En este escenario de crispación, el Ejecutivo tiene bajo la manga la llamada Operación Escalin: ideada ante un Brexit duro, pondría al Ejército a transportar el combustible en camiones cisterna. Pero los soldados no están formados para conducir este tipo de vehículos y manipular combustible.

De momento, no recurrirá a ello.

Según datos de la Asociación de Estaciones de Servicio británica 5.500 gasolineras de las 8.000 se quedaron ayer sin combustible, y el sector calcula que se necesitan unos 100.000 camioneros para suplir la escasez de estos profesionales; una cifra bastante alejada del parche que ha propuesto el presidente laborista.

Boris Johson

La situación ha provocado que petroleras como BP cierren casi un centenar de estaciones de servicio y racione el combustible.

Desde el 1 de enero de 2021, el comercio entre los países de la Unión Europea y el Reino Unido se trata como "importaciones-exportaciones" y, por lo tanto, está sujeto una nueva normativa que provoca, además de caos, sobrecostes.

En Motorpasión | Qué son las baterías de estado sólido y por qué son el futuro del automóvil

Temas
Inicio