Parón sin fecha de retorno: la planta de Stellantis en Vigo suspende su producción por la crisis de microchips

Parón sin fecha de retorno: la planta de Stellantis en Vigo suspende su producción por la crisis de microchips
20 comentarios

La crisis mundial de semiconductores, lejos de diluirse, cada vez va a peor. Toyota, Ford, Jaguar, General Motors o Jaguar Land Rover se han visto obligados a recortar su producción en todo el mundo, pero lo peor es que la escasez abarca todo tipo de chips, desde electrónica de consumo hasta electrodomésticos, y puede durar años.

En este escenario, la fábrica del joven grupo Stellantis en Vigo (antes del Grupo PSA) se ha visto obligada a suspender provisionalmente su actividad debido a los problemas con los suministros, al igual que la de Mercedes-Benz en Vitoria.

Un problema que va del mal en peor

Fabrica

Según ha comunicado la dirección de la planta viguesa del grupo Stellantis, se suspenderá la producción desde este jueves "hasta nuevo aviso" por carecer de componentes básicos para la fabricación de sus modelos.

Pensemos que, de media, un vehículo tiene entre 50 y 150 chips, y se utilizan para la instrumentación digital, el navegador, los espejos retrovisores digitales...

Estos parones temporales en la actividad en Vigo se han sucedido en varias ocasiones y sin posibilidad de poder preverlos debido al escenario de incertidumbre que se atraviesa en el sector automotriz.

Los pronósticos apuntan a que la situación de escasez se alargará y podría empeorar, y ya se ha puesto sobre la mesa un ERTE que los sindicatos han rechazado.

La planta de Mercedes-Benz de Vitoria-Gasteiz también suspenderá la actividad de sus tres turnos de producción el próximo 25 de mayo debido a la falta de suministros de un proveedor de cables.

Y es que a medida que se incremente la demanda y se supere la capacidad de suministro, estos microchips se volverán más caros y preciados, encareciendo sensiblemente el precio del producto final, que por otro lado tardará más en llegar al consumidor.

Chip

"Aunque la demanda de productos electrónicos de consumo y automóviles tiende a ser bastante sensible a los precios y es probable que se modere con aumentos de precios leves, estimamos que la reducción en la oferta podría impulsar los precios entre un 1 y un 3 %", estiman desde Goldman Sachs en declaraciones recogidas por la CNN.

Según la firma de investigación IHS Markit, la escasez de chips ya ha puesto en riesgo la producción de 1,3 millones de automóviles y furgonetas a nivel mundial solo en el primer trimestre.

Así, con la mayor parte de la producción de semiconductores concentrada en un puñado de proveedores, los analistas advierten que es muy probable que la crisis dure todo 2021. Como mínimo.

En Motorpasión | Probamos el Volkswagen ID.4, el SUV con el que los alemanes se juegan empezar a competir en coche eléctrico de verdad

Temas
Inicio