Parecía que no, pero Faraday Future sigue existiendo: aplaza por enésima vez la fabricación del FF91

Parecía que no, pero Faraday Future sigue existiendo: aplaza por enésima vez la fabricación del FF91
11 comentarios

La marca Faraday Future suma una desventura más a su larga (y accidentada) trayectoria. Ahora, según recoge Bloomberg ha tomado la decisión de retrasar nuevamente el inicio de la producción de su primer modelo, el FF91.

La razón esgrimida por la startup californiana es que no dispone del dinero que necesita para llevar a cabo el lanzamiento del modelo. Así lo declaran ellos mismos en su último informe presentado ante la Bolsa de Valores de Estados Unidos, donde señalan que ya están buscando capital para sostener sus operaciones hasta finales de año.

Buscando nuevos fondos a la desesperada

Faraday Future FF91

Estos retrasos se unen a la exhaustiva lista de plazos incumplidos que ostenta Faraday Future, una compañía surgida en 2014 y que inicialmente prometió lanzar el FF91 allá por 2018. Desde entonces hasta la actualidad, el momento clave de comenzar a ensamblar este SUV eléctrico se ha venido postergando sistemáticamente para desesperación de accionistas y clientes.

En esta última ocasión, además, se añade el detalle de que previamente en junio su mismo CEO Carsten Breitfeld había declarado que no necesitarían más dinero para completar este hito. Dichas palabras se han convertido ahora en un error de cálculo que le obliga a fijar un nuevo punto en el calendario, situado en algún momento "en el tercer o cuarto trimestre de 2022".

Como principal causa de la ruptura en sus cuentas, la marca alega en el documento estar sufriendo problemas en sus cadenas de suministro, los cuales se habrían manifestado en los últimos tiempos obligando a buscar más fuentes de ingresos para mantener el negocio a flote.

Faraday Future

Así, en la última actualización de su dossier para inversores, Faraday Future estima obtener nuevas inversiones por un valor aproximado de 325 millones de dólares (unos 321 millones de euros).

Sea como fuere la situación no pinta bien para la firma estadounidense, quien por si no bastara con escándalos pasados como la manipulación de sus cifras de reservas (lo que produjo una larga cadena de dimisiones en su cúpula ejecutiva), para colmo vuelve ahora a tener discrepancias con su fundador Jia Yueting.

Y es que hace apenas unas semanas, un grupo de accionistas afiliado a este empresario chino presionó para expulsar a un directivo de la junta de la marca, ofreciendo como aliciente un apoyo de 100 millones de dólares (98,6 millones de euros) a cambio de su renuncia.

Temas
Inicio