Compartir
Publicidad
Publicidad

La gasolina vuelve a marcar otro récord en Semana Santa, ¡qué casualidad!

La gasolina vuelve a marcar otro récord en Semana Santa, ¡qué casualidad!
Guardar
172 Comentarios
Publicidad
Publicidad

“La resignación es un suicidio cotidiano” – Honoré de Balzac (1799-1850)

Le tomo prestado al maestro fracés esta cita, porque me estoy convirtiendo en un suicida en potencia. Primero me escandalicé cuando la gasolina pasó de 1,20 euros/litro, pero cuando superó los 1,30 empecé a resignarme. Ahora, que la veo a casi 1,40 euros, pienso que ya poco más queda que la resignación.

Casualmente, fíjense ustedes, vuelve a haber un subidón de la gasolina precisamente cuando la DGT habla de millones y millones de desplazamientos por la Semana Santa. Los españoles se tiran a la carretera en masa, y como tenemos cara de tontos (o eso parece), se puede subir el precio un poquito más, que “no se va a notar”.

Ya lo creo que se nota. Según Coches.net, el 90% de los conductores rechaza el límite de 110 km/h, pero en la carretera se ve que se cumple bastante más que el anterior límite de 120 km/h. Ya casi tenemos combustible a precios europeos, pero sin que mejore nuestro poder adquisitivo en consonancia.

Evolución de los precios del combustible

Según el último boletín petrolero de la Unión Europea, del día 18, hablamos de 1,363 euros por litro de media para la gasolina de 95 octanos y 1,302 para el gasóleo. El GLP está a punto de llegar a 70 céntimos/litro de media. Encadenamos una subida tras otra, y ya nos parece hasta normal.

A estas alturas del año pasado la gasolina rondaba los 1,15 euros/litro. Para 50 litros, antes eran 57,5 euros, pero ahora mismo son 68,15 euros. Nuestro bolsillo se ahoga en octanos y cetanos, mientras las compañías petroleras siguen encadenando beneficios. ¿Tenemos algún derecho a patalear al menos?

Hay iniciativas como la de boicotear a las principales petroleras, ya os lo comentamos, pero no tiene un impacto apreciable. Hay que ir un paso más allá y ver más frentes de actuación, antes de que nos resignemos todos y nos acostumbremos a tener precios de gasolina europeo pero sigamos con nuestro poder adquisitivo.

Consumos Toyota Prius

Dan ganas de formar una plataforma ciudadana pidiendo a todo el mundo hacer miniconsumos: igualar o reducir los consumos oficiales de los coches. Cada céntimo que sube el combustible debería ser una motivación, pero en la práctica… nos estamos resignando, lo vamos aceptando. ¿Cómo lo véis?

Cuando se quiere, se puede. La alternativa es no mirar el precio a la hora de pagar, entregar la tarjeta de crédito con los ojos cerrados, firmar el recibo sin mirarlo y hacer como que no nos importa. Es el camino fácil. O eso, o tomar cartas en el asunto, cada uno en la medida que le sea posible.

Al margen de mi necesidad profesional de coger coches, el particular lo tengo parado todo lo que puedo, el pobre ya tiene sed. Me niego a resignarme, aunque yo solo no pueda cambiar nada. Tendré que montar una secta de conducción eficiente, o comprar acciones de petroleras. A la espera de la siguiente subida a pie de surtidor.

NOTA: El autor de este texto agradece sinceramente el haberse podido desahogar en este espacio.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos