Publicidad

El gigante de alquiler de coches Hertz se declara en bancarrota en Norteamérica, pero seguirá operando en Europa

El gigante de alquiler de coches Hertz se declara en bancarrota en Norteamérica, pero seguirá operando en Europa
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Los malos presagios finalmente se han cumplido. El gigante de los coches de alquiler Hertz se ha declarado en bancarrota en Estados Unidos y Canadá a consecuencia de la crisis económica ocasionada por el coronavirus, y tras no conseguir un plan de reestructuración de su deuda exitoso.

Así lo ha anunció la compañía en un comunicado en el que califica el impacto del COVID-19 en la demanda de viajes fue "repentino y dramático, causando una disminución abrupta en los ingresos de la compañía, explica Hertz.

La declaración de suspensión de pagos, no obstante, afecta a las operaciones de Hertz y sus filiales en Estados Unidos y Canadá, pero no en Europa, Australia, ni Nueva Zelanda, al igual que tampoco las que operan como franquicias puesto que no son propiedad de la entidad. Este el caso de, por ejemplo, Dollar, Thrifty o Firefly, entre otras, las cuales seguirán prestando servicio al público.

La entidad asegura que, a pesar de que ha optado por acogerse a la protección del Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de Estados Unidos para las filiales norteamericanas, cuenta con 1.000 millones de dólares (918 millones de euros al cambio actual) de liquidez para continuar con sus operaciones actuales en el resto del mundo.

La reducción de la movilidad pone en jaque más de un siglo de historia

Hertz2

Hertz, con más de un siglo de historia, 38.000 empleados en todo el mundo y más de 560.000 vehículos en su flota solo en Estados Unidos, contaba con una deuda de casi 19.000 millones de euros.

Una cuantía muy voluminosa que incluso trató de atenuar por medio de la venta de su flota de Chevrolet Corvette Z06 2019, dentro de un total de 30.000 vehículos que se pusieron a la venta con el objetivo de obtener 5.000 millones de dólares y apaciguar así el nerviosismo de los acreedores, una estrategia que infructífera, según relata una fuente de la empresa a la CNBC.

Hertz Aeropuerto

La compañía ha visto sacudida por la pandemia puesto que el grueso de su negocio se basa en la demanda de los coches de alquiler en puntos de gran tránsito de viajeros, como los aeropuertos, que han visto caer su afluencia como nunca antes debido a la suspensión del tráfico aéreo.

El presidente y CEO de la multinacional con sede en el Estado de Florida, Paul Stone, ha asegurado que tomar la medida ha sido necesario ante "la incertidumbre de cuándo se recuperará el viaje y la economía. "Necesitamos tomar medidas adicionales para capear una recuperación potencialmente prolongada", ha detallado.

La bancarrota es otro episodio negro para la compañía en norteamérica, donde ya en abril tuvo que despedir a 10.000 personas en Estados Unidos.

A nivel global, Hertz anunció el pasado 11 de mayo pérdidas netas por valor de 356 millones de dólares (329 millones de euros) durante el primer trimestre de 2020, en comparación con los 147 millones de dólares (135 millones de euros) en negativo que registró en 2019.

En Motorpasión | Probamos el MINI Clubman Cooper SD: 192 CV de carácter deportivo en un familiar del tamaño de un compacto

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios