Compartir
Publicidad

Europa está perdiendo su oportunidad en el desarrollo del coche autónomo, y la culpa es de sus dispares legislaciones

Europa está perdiendo su oportunidad en el desarrollo del coche autónomo, y la culpa es de sus dispares legislaciones
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Prácticamente todos los fabricantes de automóviles (y muchas empresas tecnológicas) están desarrollando algún tipo de coche de conducción autónoma. Estados Unidos lidera actualmente la investigación en ese campo, seguida muy de cerca por Europa, pero podríamos perder esa ventaja estratégica por las numerosas y dispares reglas que impiden su desarrollo y prohiben en muchos casos la comercialización de este tipo de coches.

Uno de los fabricantes que más ruido hace en cuestiones de coche autónomo es el grupo Volkswagen. El Volkswagen Sedric es el futuro coche autónomo de nivel 5 (es decir, sin controles manuales) de la marca alemana. Y sin embargo, Europa será el último mercado importante al que llegue el Sedric. Según Johann Jungwirth, el objetivo es estar presente en las grandes ciudades estadounidenses en 2021, luego será en China y en grande ciudades de Oriente Medio, como Dubai. Y por último ya le tocaría a Europa.

Volkswagen Sedric

La mayoría de pruebas a gran escala se están realizando en Estados Unidos. Y es que el problema para los fabricantes es que prácticamente todas las leyes de tráfico en Europa son derivadas de la Convención de Viena, de 1968, (que depende de la Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa o UNECE), la cual limita drásticamente el uso de coches sin conductor en Europa. Sin embargo, la UNECE ha abierto la posibilidad a que las empresas que quieran probar coches autónomos de nivel 5 puedan hacerlo pidiendo una excepción por pruebas a los estados en los que van a probar el coche.

La lucha por el nivel 5 de autonomía

El interés que tienen todos los fabricantes en el coche autónomo es estratégico. Las compañías tecnológicas, como Apple o Google, vía Waymo por nombras las dos más importantes, desarrollan sistemas de inteligencia artificial (IA), necesarios para el coche autónomo, no quieren quedarse atrás y descubrir cuando el mercado crezca que se han quedado prisioneros de las tecnológicas.

Es una necesidad estratégica vital para los fabricantes de automóviles alcanzar el nivel de 5 de autonomía antes que las empresas tecnológicas

De momento, Waymo es el pionero indiscutido con 8 millones de millas realizadas en carreteras públicas que ha acumulado en los últimos nueve años. Y está a punto de lanzar al mercado su primer servicio de movilidad comercial este mismo año en California y Arizona. Mientras tanto, en Europa nadie se atreve a poner fechas para la comercialización de coches autónomos de nivel 5.

Las quejas de los fabricantes como Volkswagen o Renault (que presentó en el pasado Salón de Ginebra el EZ-GO, un robotaxi) y que apuestan por vehículos de nivel 5 no son compartidas por el CEO de Waymo, John Krafcik.Éste explicó a Automotive News (edición impresa) que “son bastante escépticos con el nivel 5”. “Llevará décadas alcanzarlo y tampoco creo que sea necesario”, añadió.

Volkswagen Sedric

Así, detrás de las quejas sobre las trabas que puedan suponer las normas europeas, se vislumbra una necesidad estratégica para los fabricantes de automóviles de alcanzar el nivel de 5 de autonomía antes que las empresas tecnológicas. De hecho, los países que albergan compañías que desarrollan conducción autónoma ya van cambiando progresivamente sus leyes para que pruebas con vehículos de nivel 5 sean posibles. De hecho, detrás de las buenas intenciones hay un interés estratégico. No olvidemos que la clave del coche autónomo es la IA.

Francia

Las primeras propuestas legales en Francia serán con toda probabilidad presentadas a finales de año y deberían ser aprobadas a principios de 2019. Éstas preven que los coches con nivel de autonomía 3 y 4 sean legales, así como los de nivel 5 para transporte público (autobuses, taxis).

Los fabricantes galos no se quedan atrás en inversión en conducción autónoma. Nayva, líder local en el desarrollo de robotaxis y basada en Lyon, anunció que abriría pronto una factoría en Michigan. Entre sus accionistas principales está el fabricante de componentes Valeo.

PSA trabaja con NuTonomy, creadores de software para coches autónomos, cuyos Peugeot 3008 ya circulan por el distrito financiero de Singapur. Mientras que Renault, ya presentó su futuro robotaxi, el EZ-GO.

Renault EZ GO

Alemania

Alemania es actualmente uno de los país europeos más favorables a los coches autónomos, pues ha legalizado el uso de coches autónomos, pero con tres condiciones. La primera es la presencia obligatoria de un conductor autorizado detrás del volante. La segunda es que debe poder tomar el control del coche en cualquier momento y la tercera es que cuando el coche pase el control al conductor debe hacerlo con el tiempo suficiente y con un protocolo claro.

Así, de momento, quedan excluidos los coches de nivel 5, como el Volkswagen Sedric. Sin embargo, los fabricantes sí pueden realizar pruebas en Alemania, como con cualquier otro prototipo.

España

España es uno de los pocos países europeos en los que ya es legal circular con coches autónomos de nivel 5. Ya son varios los fabricantes que han efectuado pruebas en nuestro país, siendo el más llamativo el de PSA con un Citroën Picasso que viajó de Vigo a Madrid y de ahí a Francia. Actualmente, se trabaja en mejorar las normas existentes relativas a coches autónomos, como modificar las leyes en temas de seguros y responsabilidad civil.

La DGT y Mobileye, propiedad de Intel, transformarán Barcelona en un campo de pruebas reales con una flota de 5.000 coches equipados con la tecnología Mobileye Connect 8. El objetivo es hacer un mapa de la ciudad lo más detallado posible para facilitar la circulación de los coches autónomos en pruebas.

Italia

Italia, pese a ser una de las cunas del automóvil no tiene leyes muy favorables para el desarrollo de coches autónomos. Actualmente, solo son posibles las pruebas de coches hasta el nivel 4 de autonomía, con un conductor a bordo, y solo en determinadas carreteras y condiciones. Es decir, a nivel práctico, el fabricante debe indicar con antelación por qué carreteras se hará la prueba con la imposibilidad de salirse del recorrido. Además, el coche autónomo deberá haber sido previamente homologado en su versión “normal”. Es decir, se puede probar un Golf autónomo, pero no un Sedric.

Reino Unido

El gobierno del Reino Unido financia con generosidad cualquier empresa que pueda ayudar a que el Reino Unido sea líder en cuestiones de conducción autónoma y sus aplicaciones. Actualmente, algunos de los programas financiados por el gobierno incluyen una flota de 40 lanzaderas que han comenzado a funcionar en junio en Milton Keynes. Llevan los pasajeros desde la estación de tren a un centro comercial cercano a una velocidad de 24 km/h.

Las pruebas de coches autónomos de nivel 5, sin embargo, están en la práctica prohibidas ya que es preciso que el coche tenga controles manuales y que haya un conductor a bordo.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio