Compartir
Publicidad
Publicidad

El anuncio de Chrysler y Clint Eastwood causa estupor en América

El anuncio de Chrysler y Clint Eastwood causa estupor en América
Guardar
41 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tradicionalmente, la noche de la Superbowl se sigue con gran interés en la tele de Estados Unidos, y su pausa publicitaria levanta una expectación comparable a la que despertaba aquí, antes de los recortes, el primer anuncio del Año Nuevo. Esta vez Clint Eastwood y Chrysler se han llevado el gato al agua, y no sólo por el spot sino por la polémica que lo está rodeando.

La película muestra a un duro Eastwood al que apenas le queda un hilo de voz, pero que llama al resurgir de la nación en estos tiempos de dura crisis económica, y lo hace desde la capital del motor: Detroit. Música emotiva y todos los elementos necesarios para que nos ruede una lágrima por la mejilla. Pero entonces viene la frase de la discordia:

Estamos resurgiendo de nuevo y cuando lo hagamos, el mundo va a oír el rugir de nuestros motores. ¡Sí! Estamos en el tiempo de descanso en América. Y nuestra segunda parte está a punto de comenzar.

La frase ha sentado como una patada en el estómago ya que se ve como un mensaje de politizado agradecimiento a la administración Obama por el préstamo que el gobierno estadounidense concedió en 2009 a Chrysler y General Motors.

¿Por qué, un agradecimiento? Pues porque lo de la “segunda parte” se interpreta como un empujón a que Obama siga en la Casa Blanca durante un segundo mandato tras las elecciones, que están a la vuelta de la esquina y para las que ya se han puesto en marcha las maquinarias respectivas.

Por su parte, Clint Eastwood dice que se trata sólo de un buen anuncio sobre el crecimiento del empleo y el espíritu de América, y que raro sería que él diera su apoyo a un demócrata.

Recordemos que el rescate de Chrysler y General Motors le costó a Estados Unidos la friolera de 80.000 millones de dólares, que evitaron la pérdida de 1 millón de empleos y 28.600 millones de dólares en impuestos y coberturas sociales. Una vez saldadas las deudas de las compañías, la pérdida real para los americanos habrá sido de 14.600 millones de dólares.

Como ya nos explicó Javier Costas, las consecuencias globales de no haber intervenido habrían sido mucho peores, y de hecho al final de los números la situación es mejor ahora, pero en primera instancia el anuncio ha hecho daño a quienes criticaban estas medidas de ayuda pública.

En Motorpasión | ¿Cuánto costó el rescate de General Motors y Chrysler?
En ¡Vaya Tele! | Los mejores anuncios de la Super Bowl 2012

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos