Compartir
Publicidad

Corea del Sur acusa a Nissan de emplear dispositivos para el falseo de emisiones

Corea del Sur acusa a Nissan de emplear dispositivos para el falseo de emisiones
26 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los escándalos por falseo de emisiones parecen estar trascendiendo fronteras y marcas. El grueso se lo ha llevado Volkswagen en Estados Unidos con una multa de 4.100 millones de euros, pero otras marcas como Mitsubishi y Renault también han sido salpicadas por diferentes investigaciones en las que se pone en entredicho la veracidad de sus cifras.

Precisamente, el motor 1.6 diésel del fabricante francés es el que ahora tiene como consecuencias colaterales que Nissan haya recibido una demande procedente de las cortes de Corea del Sur. Este propulsor es uno de los que utiliza el Nissan Qashqai y también emplearía algún tipo de trampa para reducir la cantidad de contaminantes emitidos en la homologación.

Nissan acusada por un motor de Renault

Nissan Qashqai

El año pasado Nissan ya se enfrentó al Ministerio de Medio Ambiente coreano en los tribunales después de que éste acusase a la marca de falsear las pruebas de emisiones del Qashqai, imponer una multa de 247.000 euros y retirar de la venta a 814 unidades.

Mientras las esperanzas de Nissan estaban en que fuesen exonerados, lo cierto es que al final tendrá que enfrentarse a cargos después de que el gobierno asiático realzase pruebas sobre estos modelos. Además han determinado que los 1.6 diésel producidos en la planta de Sunderland (Inglaterra) no cumplen con lo que prometen en la homologación. Y sale un Qashqai cada 62 segundos de aquella planta.

Nissan Qashqai Prueba

"Es razonable creer que el vehículo logró la certificación con medios falsos o ilegales", afirmaba el fallo del tribunal de Seul. Sus investigaciones apuntan a un dispositivo que se desconecta automáticamente en conducción normal y se activa sólo durante los procesos de medición de emisiones de monóxido de nitrógeno

La acusación proveniente de la Corte Administrativa de Seul es una mancha en el hasta ahora inmaculado currículo de Nissan, que no tenía que haber hecho frente a ninguna polémica de este tipo y que podría desencadenar una escalada de demandas a colación del uso de estos motores de origen francés.

Para Nissan el fallo "es lamentable", según una portavoz de la marca japonesa y afirman que "no hay ningún cambio en nuestra postura acerca del uso de dispositivos ilegales en nuestros vehículos, por lo que estamos valorando diferentes medidas".

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos