Publicidad

"America is addicted to oil" ¡Y tanto!

"America is addicted to oil" ¡Y tanto!
172 comentarios

Pese a los esfuerzos de la industria norteamericana del automóvil por aumentar su eficiencia, sigue habiendo un importante abismo entre Estados Unidos, Europa y Japón. Según un informe de JATO Dynamics, que ha considerado las ventas por mercado y el nivel de emisiones de los vehículos, EEUU está enganchado a la gasolina.

Por mucho que Barack Obama ahora vaya contra la contaminante industria del petróleo, no tiene más que mirar a sus calles. Los coches norteamericanos gastan de promedio el doble que los europeos o japoneses. Me refiero a el total de su parque, no a fabricantes de una nacionalidad concreta.

Medido en gramos de dióxido de carbono por kilómetro, la media de Japón es 130,8 gramos, los europeos estamos en 140,3 gramos y los norteamericanos en ¡268 gramos! Eso es más del doble que los japoneses. Son varios los factores que explican esta gran descompensación de cifras:

BMW 318i

Las claves de los distintos mercados

Estados Unidos

  • El tamaño medio de los vehículos es superior
  • Casi el 82% del parque es de motores a gasolina
  • La potencia y cilindrada de los motores está sobredimensionada a las necesidades reales de la mayoría de la población
  • El combustible es muy económico

Japón

  • La fiscalidad favorece a los coches más eficientes y urbanos
  • La mayoría de la población se concentra en enormes megalópolis, se toman la contaminación muy en serio
  • El petróleo tienen que importarlo en su totalidad
  • El tamaño medio de los coches, potencia y cilindrada está muy ajustado a las necesidades reales de la gente

Europa

  • Iniciativas legales están obligando a los fabricantes a reducir las emisiones medias de toda su gama, incluso los fabricantes de superdeportivos
  • El parque está muy dieselizado, lo cual ayuda a bajar la media de emisiones (de este gas en concreto)
  • No tenemos el problema de espacio de los japoneses, pero tendemos a tener coches de un tamaño más ajustado
  • El combustible es más caro que en los otros mercados, y se ha buscado optimizar el consumo

Honda Civic

Ahora mismo, los japoneses y los europeos son líderes tecnológicos en cuanto a eficiencia. Los norteamericanos están haciendo notables avances, pero no con la suficiente rapidez, ni en todos los segmentos. Eso sí, EEUU es el mercado donde hay más híbridos tanto para elegir como rodando por las carreteras.

Aunque seguimos por detrás de los japoneses en cuanto a reducción de emisiones en total, del año pasado (primer trimestre) a lo que llevamos de este, Europa es el mercado donde más se ha reducido la emisión de los coches, tanto en gasolina como en diesel (motor en el que los japoneses no hacen muchos esfuerzos).

Por otra parte, en los tres mercados ha habido incentivos gubernamentales a la compra de modelos más eficientes, aunque los más beneficioso para los compradores han sido en Europa, especialmente los segmentos medios (B, C e incluso D). En Japón se ha incentivado mucho el coche híbrido y los pequeños kei car.

Volkswagen Jetta

Sin embargo, en Estados Unidos han pedido una mejora de eficiencia de un modelo a achatarrar respecto a otro nuevo, cosa que no era demasiado difícil, especialmente en los últimos 20 años. Ahora subvencionan más a coches híbridos, pero en la era Bush se estuvo subvencionando a los SUV, algo totalmente incomprensible.

Los cerebros de EEUU, Japón y Europa se están partiendo los cuernos para seguir en la punta de lanza de la reducción de emisiones, que se traduce en un ahorro directo de combustible para el cliente. Se han abierto varios frentes: coches convencionales, coches eléctricos y coches híbridos.

En EEUU ha coincidido históricamente la preocupación por los coches más eficientes con la crisis del petróleo de principios de los 70, las guerras por motivos estratégicos (Irak sobre todo) y la bestial subida del barril en el final de la primera década del Siglo XXI, que seguro que os suena a todos.

Dodge Charger

Tanto en Japón como en Europa esa preocupación lleva más tiempo en el ideario de los ingenieros, y los resultados son muy claros. De hecho, las ideas que han tenido éxito en estos mercados, a la hora de importarse a EEUU, también están dando muy buen resultado.

Podemos citar ejemplos: motores 4L turboalimentados, diesel (1,7%), híbridos (2,3%), potencia más moderada, tamaños inferiores, coches urbanos como el Ford Fiesta… Sí, EEUU es la tierra del muscle car, pero el gran grueso de coches no es muscle, simplemente sobran como coches y sus motores.

Ahora la nación más contaminante del Mundo (por número de habitantes) tiene el reto de luchar contra europeos y japoneses, con las mismas armas, antes de que terminen de comerles el pastel de su propio mercado. La pelea está más interesante que nunca. ¿Alguien quiere apostar?

NOTA: Todos los coches que se ven en el post se venden en el mercado norteamericano.

Vía | El Mundo Motor
En Motorpasión | Estados Unidos (y sus coches) reducirán mucho su sed

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio