Compartir
Publicidad

Alerta por contaminación en 26 ciudades de España: un cóctel asfixiante no sólo causado por los coches

Alerta por contaminación en 26 ciudades de España: un cóctel asfixiante no sólo causado por los coches
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Temperaturas máximas de hasta 22º C co un cielo sin nubes...en el mes de febrero. No es muy normal, aunque el resto de Europa considere que en la Península Ibérica hace sol todo el año. Más anormal aún es que ocurre lo mismo en toda Europa occidental y en el sur de Escandinavia.

¿El responsable? Un “poderoso anticiclón” que no permite la formación de nubes. ¿La consecuencia? Un alarmante incremento de picos de contaminación en numerosas ciudades ya que no se producen las lluvias propias de esta época. De hecho, la contaminación se dispara en 26 ciudades Españolas. Ya no es algo que afecte solo a Madrid y Barcelona.

Que en febrero te puedas tomar algo en una terraza al sol luciendo una camiseta puede perecer algo positivo, sin embargo puede que no sea una tan buena idea para tu salud. En más de 20 ciudades de España se han disparado los niveles de contaminación debido al enorme y potente anticiclón que ha aparcado encima de Europa occidental. Este anticiclón impide la formación de nubes y por tanto de lluvias que “limpiarían” el aire de las ciudades de la contaminación.

En al menos 26 municipios de España se han superado durante varios días consecutivos los límites legales para las partículas PM10 (de entre 10 y 2,5 micras de diámetro) e incluso, en algunos casos, de las partículas más finas (las de menos de 2,5 micras), según un informe de Ecologistas en Acción.

En concreto las ciudades afectadas son las siguientes: A Coruña, Avilés, Oviedo, Gijón, Santander, Bilbao, Vitoria, San Sebastián, Logroño, Tudela, Zaragoza, Barcelona, Castellón, Madrid, Valladolid, Valencia, Alicante, Villanueva del Arzobispo, Bailén, Murcia, Granada, Córdoba, Sevilla, Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas.

Además, los meteorólogos advirtieron niveles excepcionalmente altos de concentración de dióxido de nitrógeno, agravados por la presencia de partículas de polvo sahariano. Vamos, la tormenta perfecta para que salten todas las alarmas.

Trafico Rodado Contaminacion

El dióxido de nitrógeno NO₂ (es uno de los gases que forma parte de los llamados NOx u óxidos de nitrógeno) en niveles elevados puede irritar los pulmones, disminuir la función pulmonar así como disminuir la resistencia a infecciones respiratorias, entre otras consecuencias. En resumen, aumenta la mucosidad y la tos, en el mejor de los casos, y básicamente se disparan los casos de resfriados o cataros. Los que peor lo pasan y con más riesgos son los mayores e inmunodeprimidos así como los más pequeños de la casa.

La contaminación ambiental causa unas 10.000 muertes anuales en España, según Isabel Urrutia, coordinadora del Área de Enfermedades Respiratorias Ocupacionales y Medioambientales de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ).

¿Por qué se disparan los niveles de contaminación?

El dióxido de nitrógeno tiene una corta vida útil de unas 24 horas, por lo que suele permanecer cerca de su fuente, es decir, zonas industriales y grandes ciudades debido al tráfico rodado. (Te explicamos aquí cómo se forman los NOx, y no, no toda la culpa es del diésel). Si no hay lluvias ni vientos que lo dispersen, se queda encima de las áreas industriales y las ciudades de alrededor. Y como la industria no va a parar, se sigue produciendo NO₂. Anuque sí se puede limitar el tráfico.

Las partículas finas se quedan donde se producen y se van acumulando, pues a diferencia del NO₂, tienen una vida útil más larga, de hasta una semana.

Lo mismo ocurre con las partículas. Cuando no llueve durante mucho tiempo o no hay suficiente ventilación para dispersarlas, las partículas quedan atrapadas y se acumulan en los primeros 300 a 400 metros de la atmósfera. Las partículas son consecuencia esencialmente del tráfico rodado, pero con un anticiclón que hace que no caiga ni una gota, esas partículas se quedan donde se producen y se van acumulando, pues a diferencia del NO₂, tienen una vida útil más larga, de hasta una semana. Por eso se pueden encontrar concentradas también en zonas alejadas de los grandes centros industriales y ciudades.

La solución a corto plazo pasa por tomar medidas que limiten el tráfico, por ejemplo, mientras que a largo plazo requieren de una voluntad política que pueda poner en marcha las condiciones para que tengamos una alternativa viable en términos de movilidad.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio