Los combustibles limpios tienen un nuevo aliado: el amoniaco que libera nitrógeno en lugar de CO₂ al quemarse

Los combustibles limpios tienen un nuevo aliado: el amoniaco que libera nitrógeno en lugar de CO₂ al quemarse
17 comentarios

Un grupo de investigadores de la Universidad de Wisconsin–Madison, en Estados Unidos, ha descubierto una nueva fórmula que puede revolucionar el uso del amoniaco. Han encontrado una nuevo proceso para quemar el amoniaco sin que este libere gases tóxicos.

El estudio ha sido publicado en la revista Nature Chemistry y, gracias a este nuevo proceso, el cual desarrollaría un nuevo tipo de amoniaco verde, se da un paso hacia delante en la producción de combustibles libres de fósiles que ayudarán a la descarbonización del transporte.

La reacción resultante podría utilizarse para descarbonizar el transporte marítimo

Podría descarozar el transporte marítimo

Los científicos han descubierto que, la adición de amoníaco a un catalizador metálico, que contenía el elemento rutenio -similar al platino- producía nitrógeno de forma espontánea, lo que significa que no se requería energía adicional.

Gracias a este proceso, se puede aprovechar para producir electricidad, con protones y gas nitrógeno como subproductos. Además, el complejo metálico puede reciclarse mediante la exposición al oxígeno y usarse repetidamente, tratándose de un proceso mucho más limpio que el uso de combustibles a base de carbono.

Dado que el principal problema de la quema del amoniaco es que durante el proceso se liberan gases tóxicos. En cambio, gracias a esta nueva fórmula, los investigadores aseguran que se eliminan estas emisiones y lo único que se produce es gas de nitrógeno.

Amoniaco
Fuente: Nature Chemistry.

Es decir, con esta nueva reacción evita la emisión de productos tóxicos. Si estuviera alojada en una pila de combustible donde el amoníaco y el rutenio reaccionan en la superficie de un electrodo, podría producir electricidad limpia sin la necesidad de un convertidor catalítico.

Los investigadores confían que habrá muchos beneficios al usar el amoníaco como una fuente de energía o combustible común. Se trata de un elemento fácil de comprimir, de transportar y de almacenar.

Con esto se conseguiría un nuevo tipo de energía limpia similar al amoniaco verde, el cual se produce a partir de hidrógeno verde, ya que su combustión no genera CO₂.

A día de hoy, este tipo de amoniaco puede utilizarse en motores como reemplazo de la gasolina, particularmente en la industria marítima en el intento que descarbonizar el trasporte pesado.

Por ejemplo, ya existen algunas pilas de combustible de hidrógeno con base amoniaco verde, como la que está desarrollando el Instituto alemán Fraunhofer para el primer barco con amoniaco.

En Motorpasión | El debate de la energía nuclear: Francia apuesta por más centrales pero España se mantiene en contra

Temas
Inicio