La calidad del aire en Madrid o Barcelona supera los nuevos límites de seguridad establecidos por la OMS

La calidad del aire en Madrid o Barcelona supera los nuevos límites de seguridad establecidos por la OMS
31 comentarios

Por primera vez en 16 años, la Organización Mundial de la Salud (OMS) acaba de actualizar y endurecer sus directrices sobre calidad del aire. Con los nuevos límites máximos fijados para los contaminantes que suponen un riesgo para la salud de la población, ciudades españolas como Madrid o Barcelona superan con creces las recomendaciones.

Ambas ciudades terminaron el pasado mes de agosto con valores de dióxido de nitrógeno (NO₂) y partículas grandes (PM₁₀) por encima de lo que recomienda la principal institución global de salud pública para todo el año. Pero no serán las únicas.

Los valores actuales de contaminación del aire en España

Barcelona2

Hasta ahora, tanto España como el resto de países de la Unión Europea, seguían los límites de exposición a los contaminantes del aire fijados, en parte, por las recomendaciones de la OMS de 2005. Por ejemplo, en el caso de dióxido de nitrógeno (NO₂), el límite establecido de 10 microgramos por metro cúbico en todo el año por las directivas europeas coincidía hasta ahora con el de la Organización Mundial de la Salud.

De asumir los nuevos límites para este contaminante que ha fijado la OMS, “prácticamente todas las ciudades grandes y medianas del país estarían incumpliendo esas directrices”, según ha declarado Miguel Ángel Ceballos, de Ecologistas en Acción en una entrevista con El País. Eso se traduce en que la población afectada por el NO₂ pasa de siete a 33 millones, que es alrededor del 70% de los habitantes del país.

Por el momento y según datos registrados por la Comunidad de Madrid (que ya cuenta con radares de emisiones) el pasado mes de agosto -en el que no suele llover pero el tráfico es mucho menor que en el resto del año-, seis estaciones superaron de media el límite diario, con Plaza Elíptica a la cabeza. Pero el valor medio anual en el acumulado de la primera mitad de 2021 ya es superado por el total de las 24 estaciones de medición.

En Barcelona la situación es similar, ya que los niveles de dióxido de nitrógeno son superiores a los máximos recomendados en todos los medidores, salvo el situado en el Observatori Fabra (en las faldas del monte Tibidabo).

Nuevos umbrales de seguridad para seis contaminantes

Contaminacion3

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha revisado y endurecido los indicadores de calidad del aire para los principales contaminantes atmosféricos, por lo que ahora los umbrales de seguridad son más estrictos para sustancias nocivas, que en su mayoría están vinculadas a la quema de biomasa y a los combustibles fósiles (petróleo, gas y carbón).

Las anteriores directrices establecidas por esta organización ligada a Naciones Unidas se establecieron hace ya más de 15 años, y con estos nuevos umbrales pretenden presionar a los dirigentes de todo el mundo para que actúen contra un grave problema que, según sus datos, causa alrededor de siete millones de muertes prematuras y graves problemas de salud cada año.

Así, se han establecido nuevos límites de exposición segura para los seres humanos ante seis tipos de contaminantes: las partículas en suspensión de menos de 2,5 micras de diámetro (PM₂,₅), las partículas de menos de 10 micras (PM₁₀), el ozono (O₃), el dióxido de nitrógeno(NO₂), el dióxido de azufre (SO₂) y el monóxido de carbono (CO).

Madrid

Estos límites, ponen en el punto de mira a los vehículos con motores de combustión, ya que, entre otras cosas, el umbral que más cambia es el del dióxido de nitrógeno: un contaminante que genera problemas en el aparato respiratorio.

Desde 2005 y hasta ahora, se consideraba que el umbral de seguridad estaba en una exposición anual de 40 microgramos por metro cúbico para este contaminante, pero ahora, ese umbral se ha visto rebajado hasta los 10 microgramos por metro cúbico.

En cuanto a las micropartículas(PM₂,₅), en la actualidad son el contaminante del aire con los efectos negativos más amplios sobre la salud, pues son capaces de adentrarse en los pulmones e incluso llegar al torrente sanguíneo ocasionando enfermedades cardiovasculares y respiratorias.

Para ellas la OMS ha decidido reducir a la mitad la exposición máxima recomendada anual, pasando de 10 microgramos por metro cúbico a cinco. En el caso de las partículas más grandes (PM₁₀), el límite pasa de 20 microgramos por metro cúbico anual a 15.

La OMS ha decidido dejar la exposición máxima al ozono (O₃), en el mismo nivel que establecían las directrices de 2005 (se mide en microgramos por metro cúbico para ocho horas) y en el caso del monóxido de carbono se marca por primera vez un umbral para la exposición en 24 horas: cuatro miligramos por metro cúbico.

Por el contrario, en el caso del dióxido de azufre la OMS ha decidido relajar las directrices y aumentar el límite establecido para un periodo de 24 horas hasta los 40 microgramos por metro cúbico (estaba por debajo de 20).

Problemas de salud atribuibles a la contaminación

Madrid2

Según la OMS, los efectos de la contaminación pueden ocasionar “una reducción del crecimiento y las funciones pulmonares, infecciones respiratorias y agravamiento del asma” en los niños; mientras que, en los adultos, “la cardiopatía isquémica y los accidentes cerebrovasculares son las causas más comunes de muerte prematura atribuible a la contaminación del aire exterior”.

En los últimos años, también están apareciendo pruebas de otros efectos como diabetes y enfermedades neurodegenerativas. Por tanto, la OMS asevera que la morbilidad atribuible a la contaminación del aire está “en el mismo nivel que otros importantes riesgos para la salud a nivel mundial, como la dieta malsana y el tabaquismo”.

Hemos de recordar que los umbrales de seguridad que establece la OMS no suponen un mandato legal, pues cada país decide si pone límites a cada contaminante y si establece los mismos que esta organización.

Los nuevos umbrales de exposición segura establecidos por la OMS para estos contaminantes ponen en la cuerda floja a los coches con motores de combustión, que ya se encontraban en una situación complicada desde que el pasado mes de julio la Comisión Europea comunicase sus propuestas englobadas en el paquete de medidas “Fit for 55” encaminadas a conseguir la neutralidad de carbono en 2050.

En Motorpasión | Cómo la norma Euro 7 prevista para 2025 podría acabar con una gran parte de los motores de gasolina y diésel

Temas
Inicio