Mientras apuesta por el carbón, la UE dedica 1.800 millones de euros a 17 megaproyectos de energías limpias, y ninguno está en España

Mientras apuesta por el carbón, la UE dedica 1.800 millones de euros a 17 megaproyectos de energías limpias, y ninguno está en España
Sin comentarios

La guerra en Ucrania y la posterior crisis energética que ha provocado en Europa ha llevado a un escenario que parecía casi improbable: la vuelta al carbón para generar la energía que no llega de Rusia.

En este escenario, la UE también ha decidido invertir más de 1.800 millones de euros en 17 proyectos a gran escala centrados en hidrógeno verde, energía eólica marina o módulos fotovoltaicos.

Objetivo: ahorrar 136 millones de toneladas de CO₂ en 10 años

Eolico

Según ha explicado la Comisión Europea, las subvenciones se desembolsarán del Fondo de Innovación para ayudar a traer tecnologías innovadoras al mercado en industrias intensivas en energía, hidrógeno, energía renovable, infraestructura de captura y almacenamiento de carbono, y fabricación de componentes clave para el almacenamiento de energía y energías renovables.

Los proyectos seleccionados se encuentran en Bulgaria, Finlandia, Francia, Alemania, Islandia, Países Bajos, Noruega, Polonia y Suecia.

Estos, aclara Bruselas, fueron evaluados por expertos independientes en función de su capacidad para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en comparación con las tecnologías tradicionales, así como su potencial de escalabilidad y rentabilidad, y son:

  • Cuatro proyectos de captura y almacenamiento de carbono en una plantas de cemento en Alemania, Polonia, Francia y Bulgaria.
  • Tres proyectos de reciclaje químico de plásticos en Finlandia y Suecia para su uso en refinerías.
  • Tres proyectos de hidrógeno verde en los Países Bajos. Uno producirá, distribuirá y utilizará hidrógeno verde a través de un electrolizador alimentado por electricidad eólica marina. Otro producirá 15.500 toneladas de hidrógeno renovable al año.
Hidrogeno
  • Dos refinerías dedicadas a la producción de biocombustible en Noruega.
  • Tres proyectos de fabricación de componentes para almacenamiento de energía y producción de energías renovables en Polonia y Francia.
  • Parque eólico marino en la parte alemana del Mar del Norte, que implementará soluciones innovadoras para turbinas e hidrógeno.
  • Un proyecto de Infraestructura de captura y almacenamiento de carbono en Islandia.

Todos estos proyectos juntos, dice Bruselas, tienen el potencial de ahorrar 136 millones de toneladas de CO₂ durante sus primeros 10 años de operación.

Una postura muy optimista que choca de frente con la nueva política de la UE ante la dependencia energética de Rusia: reabrir centrales de carbón para generar electricidad (como es el caso de Alemania, Austria o Francia, que planea reabrir la central de carbón de Saint-Avold) y etiquetar oficialmente al gas natural y a la energía nuclear como verdes.

Temas
Inicio