Compartir
Publicidad

Elon Musk se ha propuesto derrocar a la Ford F-150, con una pick-up Tesla 100% eléctrica

Elon Musk se ha propuesto derrocar a la Ford F-150, con una pick-up Tesla 100% eléctrica
Guardar
18 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Según se viene comentando por los mentideros de internet, entre los próximos movimientos de Tesla estaría uno que se antoja un poco complicado. Según palabras del propio Elon Musk la compañía americana estaría buscando la manera de desarrollar un nuevo modelo que le hiciera la cama a la Ford F-150, la superventas de Estados Unidos desde 1981.

El objetivo es conseguir, dentro de su plan maestro, una pick-up totalmente eléctrica pero que mantenga las características que tanto gustan en el país de las barras y estrellas. Pero no una pick-up cualquiera, sino que aprovechando la tendencia de aceptación de los vehículos eléctricos, tendría que ser la pick-up que quisieran todos los americanos.

La planta que elegirían para el desarrollo de este nuevo modelo sería la del Model X, por lo que presumiblemente nos encontraríamos ante una pick-up refinada que podría competir también en el segmento de la futura camioneta de Mercedes-Benz.

Tesla Model X

La capacidad de carga no debería ser un problema, rondando los 1.000 kg útiles como las Nissan Navara. A poco que aligeren el Model X que pesa ya dos toneladas y media se quedarían por debajo del límite máximo de 3.500 kg y con los 525 Nm de par motor a las cuatro ruedas hay fuerza más que suficiente como para moverse con soltura.

Lo que sí podría suponer un problema partiendo del Model X sería el precio, porque tendrían que ajustarse el cinturón para poder competir con un mínimo de garantías. El resto de vehículos similares contra los que debería batallar no dejan de ser comerciales, así que habría que rebajar bastante su precio, muy por debajo del último Model X 60D de 74.800 euros.

Tesla Model S 2017 01

Las calidades interiores, suspensiones, equipamiento y software serían algunos de los puntos en los que podrían ahorrar. Donde no deberían meter mano es en la autonomía, porque el 60D se queda en 355 kilómetros, y la autonomía es uno de los puntos en los que más se fija quien va a utilizar su vehículo para trabajar.

Un giro muy curioso en el timón de Tesla, pero tranquilos, porque seguro que el Capitán Musk no da puntada sin hilo.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos