Compartir
Publicidad
Publicidad

Tony Stewart ganó en Watkins Glen

Guardar
0 Comentarios
Publicidad

La carrera de la NASCAR en Watkins Glen fue pospuesta para el pasado lunes tras las fuertes lluvias que arreciaron el domingo sobre el circuito neoyorquino. Y el lunes con un sol de justicia se desarrollaría la carrera que ganó para sorpresa de todos Tony Stewart. El que menos se esperaba nadie, pero el que esta vez jugó mejor con ritmo de carrera y aprovechando las banderas amarillas. La carrera comenzaba con Jimmie Johnsson y Kurt Busch marcando la pauta, mientras que por detrás la Tony Stewart y Dale Earnhardt Jr. remontaban posiciones rápidamente.

Juan Pablo Montoya hizo un buen papel, pero no pudo acercarse a puestos de cabeza. Desde la décima posición en los primeros giros subió rápido hasta la sexta plaza. Pero las banderas amarillas que marcaron el devenir de la carrera hicieron de la carrera un caos de cambios de posiciones, y para Montoya no fue la excepción: igual estaba en torno a la sexta plaza, que llegaba a bajar a la décimoquinta y le tocaba remontar.A pesar de ello sigue en puestos de The Chase y gana una posición en la clasificación general. El resultado fue un cúmulo de caos tras algunas banderas amarillas, y sobre todo por la final marcada por el espectacular accidente protagonizado por Kasei Khane y Sam Hornish Jr, siendo este último el más perjudicado al terminar estampado con las protecciones y con el coche fuera de control trompeando en la pista. Jeff Gordon y Jeff Burton que venían por atrás no podrían esquivarlo y también serían perjudicados, especialmente Burton que tendría que abandonar.

Jeff Gordon llevaba una carrera un tanto nefasta, pues antes de encontrarse con el coche de Hornish cual peonza se vió metido en otro lío con David Stremme como detonante al perder el control de su coche, llevándose puestos al propio Gordon y a Kevin Harvick, incidente que provocó otra de las banderas amarillas de la carrera.

El incidente de Kasei Khane y Hornish detuvo la carrera durante 20 minutos, y afortunadamente los pilotos salieron ilesos (increíble pero cierto). En esos momentos ya estaba Tony Stewart en cabeza, seguido de Marcos Ambrose que fue segundo, Kyle Busch y Carl Edwards. Estos últimos marcaron la lucha por la tercera plaza en las últimas vueltas, logrando Edwards sobrepasar a Busch y subir al podio.

El próximo fin de semana, la NASCAR volverá a pisar el óvalo de Michigan, en la Carfax 400. El terreno natural de los stockcars, que siempre me da la impresión de que en circuitos de curvas no terminan de encontrarse todo lo cómodos que se les ve en los óvalos.

Vídeo | XERB1090

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos