Compartir
Publicidad

¿Qué le está pasando a Mercedes para que Ferrari y Red Bull le hayan mojado la oreja?

¿Qué le está pasando a Mercedes para que Ferrari y Red Bull le hayan mojado la oreja?
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En los tres últimos años habían sido los líderes indiscutibles de la parrilla de Fórmula 1. Mercedes consiguió dominar en la nueva era V6 Turbo sin rival pero eso se ha terminado. En la recién comenzada temporada, los de Toto Wolff están sufriendo más de lo esperado. Ferrari no solo está cerca, sino que les ha llegado a superar en clasificación en Baréin y China y arrebatado dos victoria. Y para colmo en la última carrera, se le coló hasta Red Bull. ¿Qué les está pasando?

Seguro que en el equipo alemán se han hecho esta misma pregunta en muchas ocasiones en lo que vamos de año. En el Gran Premio de Australia consiguieron mantener el tipo a una vuelta, pero en carrera empezaron los problemas. Ferrari volvió a jugársela con la estrategia y desde Mercedes no supieron cómo reaccionar.

De hecho, su capacidad de reacción no ha estado a la altura de lo que se espera de unos Campeones del Mundo. Ni siquiera cuando dominaban con autoridad eran capaces de dar la vuelta a las situaciones adversas que se le planteaban.

Manejo de neumáticos

mercedes-box-hamilton

A estos problemas se le ha sumado otro tan importante como el manejo de los neumáticos. Mercedes es el que peor gestiona los neumáticos de la parte alta de la parrilla. Tan solo hace falta ver lo que sufrieron para hacer funcionarel compuesto ultrablando en China . Sin embargo, con el blando -dos puntos más duro que el anterior- estaban por encima de los demás. Pero a eso, ¿a quién le importa?

Los Pirelli ya no explotan como antes -que si se empeñan en hacerlo, lo hacen, pero no es lo normal- pero a día de hoy siguen siendo claves y es necesario ser competitivo con todos, si quieren ganar.

La inestabilidad psicológica de Hamilton

hamilton-gp-australia

A todo esto, hay que añadir la inestabilidad psicológica de Lewis Hamilton. Hacía mucho tiempo que no veíamos al Campeón del Mundo de Fórmula 1 tan dudoso como en las últimas pruebas. En Australia parecía ir todo bien pero cuando comenzaron los problemas, se vino abajo.

Y allí sigue desde entonces. Su remontada tras ser sancionado en Baréin por cambiar de caja de cambios, terminó con el propio Hamilton hablando sin parar al equipo por una radio que no funcionaba del todo bien, lo que aumentó su nerviosismo. En China la cosa no mejoró mucho y más después de la decisión de Mercedes de no parar a cambiar de neumáticos.

Cuando Lewis está centrado es imparable. Seguro que su asistente Angela Cullen ya está trabajando con él para que se recupere y vuelva a rendir al máximo nivel.

En el Gran Premio de Azerbaiyán en dos semanas tendrán una nueva oportunidad. Tendrán que aprovecharla si no quieren sufrir al final del año.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio