Compartir
Publicidad
Lewis Hamilton, un piloto como los de antes que en pleno siglo XXI sigue rompiendo moldes
Fórmula1

Lewis Hamilton, un piloto como los de antes que en pleno siglo XXI sigue rompiendo moldes

Publicidad
Publicidad

Lewis Hamilton es un piloto a la antigua. Las carreras conviven en su día a día con desfiles de moda, fiestas de las altas esferas y costumbres extravagantes. No siempre fue así. En McLaren junto a Ron Dennis vimos su cara más formal. Pero eso se terminó hace ya muchos años. Ahora tiene cinco Campeonatos del Mundo de Fórmula 1 y una personalidad que le convierten en una estrella.

El británico se ha formado una marca personal que hacía años que no veíamos en un piloto de Fórmula 1. Más similar a la de James Hunt -si tirarse al barro- que a la de sus contemporáneos, Hamilton ha demostrado que su competitividad en pista no se ve en absoluto afectada por su ajetreada vida social. Sino más bien al contrario. Ha conseguido con su nuevo modo de vida una estabilidad personal que le ha beneficiado en su faceta como piloto.

Con el permiso de Mercedes

mercedes-hamilton-equipo

Llegar al punto en el que se encuentra no ha sido sencillo y ha sido en gran parte gracias a la confianza que ha depositado Mercedes en él. No todos los equipos permitirían a su estrella viajar entre carreras por todo el mundo para atender a distintos compromisos que poco o nada tienen que ver con el automovilismo.

Pero, ¿por qué prohibírselo? Toto Wolff se ha visto obligado a justificar el modo de vida de su piloto en varias ocasiones en los últimos años. A día de hoy parece que un deportista para ser competitivo tiene que estar 100% centrado en sus objetivos sin distracciones que interfieran. Quizá a algunos les funcione y se sientan cómodos siguiendo esta línea pero otros, como es el caso de Hamilton, han demostrado que esta fórmula no les funciona.

"Llevo seis años escuchando que cómo puedo permitir a Lewis (Hamilton) volar por todo el mundo. ¿Sabéis qué? Lo ha hecho más que nunca en estos últimos diez días y le ha encantado. Simplemente no juzguemos y permitamos que todo el mundo juzgue como rinde mejor. Él sabe lo que es lo mejor para él" Toto Wolff, jefe del equipo Mercedes.

Lewis Hamilton Tommy Hilfiger

A finales del pasado verano saltaron todas las alarmas en la prensa especializada. Tras el Gran Premio de Italia, Hamilton viajó primero a su residencia en Mónaco para desplazarse desde allí a Shanghai para presentar junto su colección de ropa para Tommy Hilfiger, patrocinador del equipo Mercedes. Desde allí voló a Italia donde asistió a la boda de un amigo antes de poner rumbo a Nueva York para terminar su ruta en Singapur, donde ese fin de semana disputaba un nuevo Gran Premio.

Unos días ajetreados que según los especialistas le descentraban. El británico calló bocas consiguiendo una pole position histórica con un coche que no era -raro, pero cierto- el coche más rápido de la parrilla en ese trazado. Remató la faena sumando una nueva victoria el domingo.

"Siento que mi enfoque y el balance que tengo en mi vida es realmente bueno. Le dije a Toto: no creas ni por un segundo que no quiero ganar este campeonato más que nada. Así que esa es mi prioridad" Lewis Hamilton.

Rompiendo moldes

lewis-hamilton-mercedes

Su agitada vida social no es lo único que hace de Lewis Hamilton un piloto diferente. Desde sus primeros años con Mercedes el piloto británico tiene una actitud cuanto menos curiosa de afrontar su día a día. Es sorprendente ver cómo en los fines de semana de carreras en el equipo todos trabajan a contrarreloj para llegar a tiempo a los distintos compromisos mientras él lleva un ritmo diferente.

Con cascos -su patrocinador tiene que estar encantado- y su inseparable monopatín Lewis está sumido en su mundo hasta que llega la hora de subirse al coche. Y cuando lo hace, da todo de sí mismo. Este año con los Ferrari por fin acechando hemos podido ver la mejor versión de sí mismo.

Además, ¡es todo un espectáculo! Las cámaras le adoran. Todos los pilotos tienen su particular forma de celebrar sus logros pero él lo lleva a otro nivel. Besa el coche, se arrodilla ante él, le hace reverencias...

hamilton-mexico-gp

Es el sueño de todo comunicador audiovisual. El británico es capaz de ofrecer la imagen necesaria para ilustrar cada momento al mismo tiempo que hace a los aficionados participes de sus mejores momentos.

Lewis Hamilton necesita a la Fórmula 1, pero la Fórmula 1 también necesita a Lewis Hamilton. Es uno de los mejores embajadores que puede tener y por suerte para todos, aún le queda recorrido dentro de la categoría. Con cinco Campeonatos del Mundo bajo el brazo, alcanzar los siete de Michael Schumacher no parece algo descabellado.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio