Compartir
Publicidad
Publicidad

La semana después del rally. ¿Quién puede parar a Ogier?

La semana después del rally. ¿Quién puede parar a Ogier?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Un punto es lo que separa a Sébastien Ogier, al igual que a su copiloto Julien Ingrassia, de su primer título mundial absoluto tras su triunfo en el Rally de Australia. Sin embargo la sensación es de que ya es campeón, que ese punto no es más que una formalidad: hoy por hoy nadie parece a su altura.

Recordemos que Ogier no celebró el título en Coffs Harbour porque cuando le llevaba un minuto a Mikko Hirvonen y minuto y medio a Thierry Neuville, el finlandés pinchó y permitió que Neuville acabara segundo tanto en la general como en la Power Stage. Un inútil golpe de suerte. ¿Acaso alguien cree que, aún ocurriéndole una desgracia tipo caída de moto de Loeb en 2006 Neuville sería capaz de encadenar tres triunfos y tres scratchs en Power Stages? Volkswagen está un paso por encima de Citroën y Ford pese a los espejismos de Finlandia y Alemania y con ese colchón Ogier ya se encarga de poner el resto para batir a unos desaparecidos Latvala y Mikkelsen y tener controlado al resto.

Se ha tirado mucho contra Kris Meeke, y aunque es cierto que no ha aprovechado su oportunidad, no creo que nadie pueda ver mal que Citroën haga sus pruebas. Su pareja para esta temporada ha resultado ser ridícula y por velocidad pura es imposible que le disputen el título de Marcas a Volkswagen. Dani Sordo puede convencer en asfalto, pero parece difícil verle como un primer espada para 2014 en el equipo aún vigente campeón del mundo. Difícil papeleta para Yves Matton: no seré yo quien le recrimine el ir probando pilotos.

Neuville Aus 2013
Por lo demás, lo de siempre. Thierry Neuville está muy maduro y ha llegado al punto en el que nos preguntamos "¿Y si tuviera otro coche?". Claro que esa misma me pregunta me hacía yo sobre Mads Ostberg el año pasado. Y habrá que subrayar la testimonial presencia de MINI con Nathan Quinn, que acabó y encima lo hizo por delante de Khalid Al-Qassimi. Que no se quedara a tres cilindros es ya todo un logro.

Fuera de los World Rally Cars sólo podemos hablar de WRC-2. Al margen del enésimo problema de fiabilidad del Skoda Fabia S2000 de Hayden Paddon (un saludo a ASM) mosquea cómo se van a jugar el título Abdulaziz Al-Kuwari y Robert Kubica. El catarí ha logrado sus tres victorias en México, Argentina y Australia, las citas más lejanas y con peor participación. ¿Es justo?

Algunos recordarán la época dorada del Europeo de Rallyes, en la que los principales contendientes apenas se enfrentaban en un par de pruebas de máximo coeficiente. Pero si ya es complicado seguir una categoría telonera del Mundial, ¿cómo le explicas a los neófitos que siguen a Kubica que si es segundo en Francia se coloca líder pero no es campeón pese a tener ya seis resultados porque tanto él como Al-Kuwari pueden mejorar y descontar resultados?

P.S: Es una vergüenza que Nueva Zelanda no vuelva al Mundial hasta dentro de tres años.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos