Compartir
Publicidad
Publicidad

GP Australia F1: Todo lo que tienes que saber

GP Australia F1: Todo lo que tienes que saber
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La Fórmula 1 abrirá esta nueva temporada en el circuito semiurbano del Albert Park, todo un clásico en la apertura de nuevas temporadas desde 1996, con las excepciones prescindibles de 2006 y 2010 para dar ese privilegio a los petrodólares de Bahrein.

En Melbourne se unen las ganas de volver a ver los coches compitiendo en pista con las características totalmente particulares de un trazado que es muy exigente para los pilotos y que no perdona los errores como sí lo hacen los nuevos circuitos que van saliendo de la máquina de churros de Hermann Tilke. En el Albert Park las escapatorias son reducidas, y los tramos de pista rodeados de muros son una constante. No es de extrañar que en 6 de los últimos 7 GP de Australia haya aparecido el Safety Car.

Neumáticos y asfalto

Si hay una característica que hace del Albert Park un Gran Premio muy distinto al resto, es sin duda su asfalto. Al disponer de tramos que durante el resto del año son carreteras por las que se circula normalmente, las irregularidades del trazado y un nivel de abrasión medio marcan unas condiciones muy distintas a las que los neumáticos se encuentran en los cuidadísimos asfaltos de los circuitos permanentes.

Además, es una de las pistas en las que las condiciones de agarre evolucionan de viernes a domingo de una forma más acusada, a medida que se va depositando goma en pista y se va limpiando la trazada con el paso de los coches. La agilidad con los reglajes y la adaptabilidad en el monoplaza a las diversas condiciones es un factor primordial para ser capaz de dar la talla en esta pista. Si a todo esto le sumamos que es la primera cita del año con estos nuevos monoplazas, el cóctel es realmente atractivo.

Pirelli lleva a Australia los neumáticos blandos y los medios, con los que se espera ver una estrategia similar a la del año pasado: 2 paradas (el ganador las hizo en las vueltas 12 y 38). Pero mucho cuidado, pues probablemente en Australia se llegue a unas temperaturas que esos neumáticos no han testeado aún en toda la pretemporada (además este año la salida es a las 16:00 hora local), y eso puede trastocar un poco los planes de los equipos si el comportamiento de estas gomas difiere notablemente respecto a las frías condiciones de los test de pretemporada.

La gestión de las gomas en cuanto a desgaste, sin embargo, no debería traer demasiados dolores de cabeza, por lo que a nivel estratégico será más importante tener cintura con las posibles apariciones del Safety Car que otra cosa. Y claro, controlar muy bien el consumo, pues el Albert Park es el segundo circuito más exigente de toda la temporada en este sentido.

El circuito del Albert Park

Gp Australia 2014

Técnicamente, el circuito no es excesivamente rápido, pues entre sus 16 curvas predominan las de segunda y tercera marcha. Es evidente que la eficiencia aerodinámica no será un factor diferencial. Si hay algo que en el Albert Park los pilotos agradecen es un coche estable en frenada (hay 7 frenadas desde velocidades superiores a 230 km/h, alguna de ellas algo bacheada) y que tenga una buena tracción saliendo de las lentas curvas.

Para terminar, cabe destacar que la recta más larga es de 860 metros, en la que se alcanza la velocidad máxima del circuito, 305 km/h. El DRS podrá emplearse en la recta de meta, y en la recta que sigue a la chicane que conforman las curvas 1 y 2. La frenada para la curva 3, un ángulo recto de derechas que se toma en 2ª y está seguido rápidamente por una curva de izquierdas, siempre suele regalarnos bonitas luchas, pues es el mejor punto para adelantar, ya sea ganando el interior o el exterior.

Cómo no, de todo el trazado hay que destacar la rápida zona de las curvas 11 y 12: una S muy rápida en la que los coches no bajan de 200 km/h. Las onboard en esa zona son una auténtica delicia, y son las que muestran una información bastante exacta de lo bueno que es cada coche. Sin embargo, la curva en la que los monoplazas experimentan una fuerza G lateral mayor, aunque muy próxima a la de la 12, es la curva 5, una derecha que se toma en 6ª a casi 240 km/h y en la que los pilotos deben soportar más de 4,5 G's.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos