La FIA se vuelve a lucir en Japón: carrera suspendida por lluvia y una grúa en la pista que enfada a los pilotos

La FIA se vuelve a lucir en Japón: carrera suspendida por lluvia y una grúa en la pista que enfada a los pilotos
9 comentarios

La FIA lo está volviendo a hacer en el Gran Premio de Japón. El ente regulador de la Fórmula 1 está dispuesto a cargarse otra carrera, en esta ocasión en Suzuka. El Gran Premio de Japón está absurdamente parado por la lluvia, y tiene pinta de que no se va a poner en marcha en lo que queda de jornada.

Lo más indignante es que después de la salida los pilotos se han encontrado con una grúa en mitad de la pista, muy cerca de la trazada, retirando el Ferrari de Carlos Sainz. Algunos como Pierre Gasly, que venía algo más rezagado, se han encontrado con el vehículo y han demostrado su indignación.

Carlos Sainz se estrelló bajo la lluvia y luego pidió que se cancelase la carrera

Gasly Suzuka F1 2022

Contra todo pronóstico, la FIA decidió dar la salida de parado pese a que estaba lloviendo, pero una vez más los pilotos optaron por los neumáticos intermedios en lugar de los de lluvia extrema. El resultado fue que unas curvas después Carlos Sainz se ha estrellado con su Ferrari en una zona rápida.

Lo grave ha sido que la FIA ha decidido sacar una grúa a pista para retirar el coche de Sainz aún con la carrera en marcha. Bajo régimen de coche de seguridad, y después con bandera roja, los pilotos han pasado muy cerca de una grúa que estaba operando en mitad del circuito, realmente tocando la trazada.

Recordemos que en este circuito, hace ocho años, se produjo la última muerte que ha habido en la Fórmula 1. Fue la de Jules Bianchi, y el motivo no fue la lluvia sino la grúa que Charlie Whiting, por entonces director de carrera de la Fórmula 1, colocó a la salida de una curva de alta velocidad.

Gasly, que era amigo personal de Bianchi, se ha indignado por la radio ante la fechoría de la FIA y ha hecho gestos visibles de ira. La respuesta de la Federación parece clara: va a investigar, y con mucha probabilidad sancionar y culpar, a Gasly por su negligencia. Una carrera patética por culpa de los de siempre.

Al bajarse del coche, como ya es habitual en él, Sainz se ha excusado explicando que no se veía prácticamente nada y pidiendo que la carrera no se dispute. No es la primera vez que Sainz lo hace. En definitiva, parece que el Gran Premio de Japón volverá a ser una tomadura de pelo para los aficionados.

Mientras tanto, la FIA sigue esperando el milagro: que deje de llover en Suzuka. Pero los radares dicen que la ventana ya se cerró.

Temas