Compartir
Publicidad
Publicidad

Los Ford híbridos también tienen "problemas" de frenado

Los Ford híbridos también tienen "problemas" de frenado
Guardar
31 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En medio de la tormenta mediática contra Toyota se dice con la boca semicerrada que a Ford le pasa lo mismo. Pues es cierto, Ford admite que los Ford Fusion Hybrid y Mercury Milan Hybrid tienen una anomalía en el sistema de frenado que es totalmente similar al descrito en el Toyota Prius y sus primos japoneses Sai y HS 250h.

En determinadas circunstancias el conductor puede tener la sensación de no tener frenos e incluso recibir advertencias acústicas y visuales en el tablero de instrumentos. Pisando el freno con más firmeza los frenos convencionales surten efecto y el coche puede detenerse con seguridad.

Ford afirma que no ha tenido ningún accidente uno de sus coches con este problema, y que puede haber 18.000 unidades que lo sufran, fabricadas antes del 17 de octubre de 2009. Ford hará la conveniente llamada a revisión para paliar este problema. Pero veamos, ¿por qué ocurre esto a los híbridos?

Saturn Vue

Primero hay que entender cómo funciona la frenada regenerativa. Una de las ventajas de los híbridos es cómo recuperan la energía que un coche convencional “desperdicia” en calentar discos de freno. El híbrido dispone de una frenada más eficiente poniendo el motor eléctrico en modo generador.

De esta forma se produce una oposición al movimiento que se transforma en electricidad. No se recupera el 100% de la energía, es imposible, pero sí una cantidad importante. Es suficiente para una deceleración suave, pero si se requiere más, entran en funcionamiento los frenos convencionales, como en cualquier otro coche.

Un software decide cuándo tiene que actuar el freno eléctrico y cuándo el convencional, y este es el punto donde está el problema, existen unas tolerancias que en condiciones puntuales no son adecuadas a la realidad y la transición de un freno a otro no se realiza correctamente. Esto a un coche convencional no le puede pasar.

Toyota Prius

De todas formas, también depende del híbrido. Cuando probé el Honda Civic Hybrid noté que cuando pisaba el pedal del freno poco, el coche apenas frenaba, pero cuando pisaba un poco más de repente notaba mucha más deceleración. Eso es porque en ese modelo la transición de un freno a otro no es buena.

En todos los demás híbridos que he probado, incluyendo el Honda Insight, eso no pasa, y en principio el conductor no percibe cuándo funciona un sistema de frenado concreto. El problema se arregla con una simple actualización, lo que en informática se conoce como actualizar el firmware o “flashear”.

Por mucho control de calidad que se haga, es imposible evitar los fallos en el 100% de los casos. Los fabricantes prueban los coches antes de lanzarlos al mercado en condiciones demoledoras y millones de kilómetros. La mayoría de los problemas se pueden detectar y subsanar, otros no, y por eso hay llamadas a revisión. Pasa hasta en las mejores familias.

Vía | El Mundo Motor, Consumer Reports
En Motorpasión | ¿Qué es un coche híbrido?, Cómo funciona un coche híbrido

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos