Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Cómo elegir gafas de sol, el mejor aliado para conducir en verano

Cómo elegir gafas de sol, el mejor aliado para conducir en verano
Sin comentarios

Decir que una buena visibilidad es importante para conducir, es una grandísima obviedad. No en vano, el 90 % de la información que recibimos de la carretera nos llega por los ojos. Por esto mismo se hace tanto hincapié en la necesidad de llevar el parabrisas impoluto, contar con los faros en perfecto estado, usar correctamente las viseras o parasoles del coche

Un elemento que no es obligatorio, pero que también deberíamos llevar con nosotros son unas gafas de sol. No solo nos ayudarán a evitar muchos reflejos y deslumbramientos, sino también a reducir nuestra fatiga visual. En una estación con tantas horas de luz como el verano, donde además son frecuentes los viajes en coche, las gafas de sol pueden convertirse en nuestro mejor aliado al volante.

Certificados que deben tener las gafas de sol

Si hablamos de la salud de nuestra vista y de la seguridad al volante, está claro que no nos podemos poner cualquier plasticorro delante de los ojos. La calidad de las gafas de sol debe estar garantizada al cien por cien, y esa garantía nos la dan los certificados. Si estamos en España, según el propio Ministerio de Sanidad las certificaciones que debemos encontrar son las siguientes:

  • Marcado CE de la Comunidad Europea, que debe ir impreso en la propia montura de forma clara.
  • Categoría o nivel del filtro solar (del 0 al 4).
  • Protección a la luz ultravioleta (símbolo UV).
  • Referencia normativa (etiquetas EN 1836 o ISO 12312).
Gafas Toyota 04
El marcado CE debe ir impreso de forma clara en el propio artículo.

Podemos encontrar toda esta información en el interior de las patillas, en las etiquetas o pegatinas que puedan llevar en el expositor y en la propia documentación que puedan incluir en la funda o caja.

De qué material deben estar hechas las lentes de gafas

Aunque las gafas que elijamos cumplan con todos estos requisitos, debemos vigilar también la calidad de las lentes. Estas pueden estar fabricadas principalmente de cuatro materiales:

  • Acrílicos: El plástico “malo”. Huye de ellas. No hay nada más que decir.
  • Policarbonato: El habitual en las gafas deportivas por su alta resistencia y su ligereza, aunque podemos encontrarlo en todo tipo de modelos.
  • CR-39 o cristal orgánico: Habitual en gafas graduadas por su excelente óptica y ligereza, por lo que son también muy recomendables como gafas de sol para conducir. Ojo donde las guardamos porque se rayan con facilidad.
  • Cristal mineral o vidrio: El de toda la vida, especialmente para gafas graduadas, aunque es más pesado, por lo que a la larga puede causar fatiga. También son frágiles y astillables ante los golpes, así que quizás deberías evitarlo para conducir.

En este caso, debemos buscar un equilibrio entre la ligereza, la seguridad y la calidad óptica. En consecuencia, lo más recomendable podría ser el policarbonato y el cristal orgánico si nuestras gafas de sol van a ser graduadas.

Protección ultravioleta para proteger tus ojos

A la hora de conducir tendemos a exponer especialmente los ojos al sol para agudizar nuestra visión y centrar la atención en la carretera. Para que no acaben achicharrados por los famosos rayos ultravioletas (a veces, literalmente), tenemos que procurar que las lentes de las gafas cuenten con el filtro de protección UV400. Esta categoría garantiza que los protegerán de entre el 99 % y el 100 % de los rayos UVA y UVB, los más dañinos para nuestros ojos.

Gafas Toyota 02
Lentes con protección UV400, tal como informa el adhesivo.

Las lentes pueden contar también con otros filtros y tratamientos con cierta protección adicional a los rayos ultravioletas. Los cristales espejados, por ejemplo, ofrecen una gran protección en momentos de máxima exposición al sol. De hecho, son muy usados en esquí y alpinismo. Los cristales fotocromáticos, por su parte, se oscurecen cuando se exponen a la luz solar, aunque la reacción puede ralentizarse ante cambios bruscos de luminosidad (por ejemplo, cuando entramos en un túnel) o si llevamos el climatizador muy fuerte.

Por qué usar gafas polarizadas para ir en coche

Otro tipo de filtro muy popular, y que debería ser obligatorio para nuestras gafas de sol para conducir, es el de los cristales polarizados. Este tratamiento ayuda a reducir los deslumbramientos y reflejos procedentes de espejos o cristales, como el típico del salpicadero reflejado en el parabrisas. Además, ofrecen otra serie de ventajas adicionales a la hora de ponernos al volante, como aumentar la nitidez o reducir la fatiga visual.

Pero, como ya habrás pensado, este filtro es el que hace que no veamos bien la pantalla de nuestro móvil con algunas gafas de sol, y nos puede ocurrir lo mismo con la del centro multimedia de nuestro coche. Si este es el caso, es preferible hacer uso de las gafas y no tocar mucho los controles de la pantalla.

Qué colores de lentes son los más adecuados para conducir

Aunque no lo creamos, el color de los cristales es algo que también puede influir mucho mientras conducimos. En efecto, puede cambiar el color que percibimos de las señales de tráfico y semáforos, y llevarnos a confusión. Lo mejor es buscar un color de cristal que mantenga los colores lo más naturales posible y, así, distinguir con más facilidad las señalizaciones.

Lo ideal en este caso es optar por un cristal de color gris. Además de resultar muy neutro, nos ayudará a diferenciar mejor los cambios de rasante y trazado, así como el contorno de objetos en la carretera. El color marrón también es una buena opción, sobre todo, para momentos del día con menos luz, siendo en más adecuado que las controvertidas gafas amarillas, que pueden llegar a deslumbrarnos en condiciones de gran luminosidad.

Gafas Toyota 03
Gafas con lentes de color ahumado, recomendable para la conducción.

Qué filtro de luz es el mejor para viajar en verano

Otro aspecto a tener en cuenta es el nivel del filtro de luz solar de los cristales. No tiene nada que ver con el color ni con el filtro de UV. Está relacionado con la capacidad de absorción de la luminosidad y se puede percibir a simple vista por lo oscuros que son los cristales. Existen cinco niveles distintos, que vendrán indicados en la etiqueta o documentación de las gafas.

  • Nivel 0 (lentes más claras): Absorben hasta el 19 % de la luz. Son aptas para conducir, pero apenas nos protegerán los días nublados.
  • Nivel 1 (ligeramente coloreadas): Absorben entre el 2 0% y el 56 % de la luz. También están permitidas para conducir, pero siguen sin salvaguardar nuestros ojos en los días más claros o con el sol de frente.
  • Nivel 2 (medianamente coloreadas): Absorben entre el 57 % y el 81 % de la luz. Recomendables para conducir, ya que nos protegen tanto en nublado como con sol.
  • Nivel 3 (oscuras): Absorben entre el 86 % y el 92 % de la luz. Pensadas para la playa y el aire libre, son también las más indicadas para nuestros viajes de verano.
  • Nivel 4 (muy oscuras): Absorben entre el 93 % y el 96 % de la luz. Ojo con ellas porque solo son adecuadas para determinados deportes al aire libre y su uso está prohibido para conducir.

Las mejores monturas de gafas para conducir

La calidad y comodidad de unas gafas no dependen solo de sus lentes, sino también de su montura. De nada sirve contar con unos cristales excelentes si no están acompañados de una sujeción adecuada para nuestros viajes en coche. Aquí influye mucho el peso de la montura, que dependerá en buena medida del material del que esté fabricada. En gafas de sol quizás no haya tanta variedad como en graduadas, pero básicamente nos encontraremos de dos tipos:

  • De plástico: También conocidas como “de pasta”, muy comunes por las formas y colores que pueden adoptar. Lo habitual es usar materiales como el policarbonato o el acetato de celulosa (muy resistente, pero algo más pesado). Últimamente también se usan otros más ligeros como el nilón o incluso el ultem (habitual en la impresión 3D).
  • Metálicas: Destacan sobre todo porque son monturas más estrechas. Lo normal es que sean de monel, una aleación barata y versátil de varios metales. Pero podemos encontrarlas también de otros metales más livianos y flexibles, como berilio, aluminio o incluso titanio.
Gafas Toyota 05
Gafas con montura fabricada con paja de trigo, muy funcional y ecológica.

Otra cosa importante que debemos tener en cuenta es que la montura no afecte a nuestro campo de visión. En este sentido, tanto los aros como las propias lentes deben ser lo suficientemente anchos como para cubrir nuestra visión periférica y que no nos incida la luz de manera oblicua. Por su lado, las patillas tendrían que ser lo más estrechas posible en la parte de las sienes y preferiblemente de color claro para dejarse notar menos por el rabillo del ojo.

Como hemos visto a lo largo del artículo, una cosa tan sencilla como escoger unas gafas de sol puede tener su miga. Teniendo en cuenta que las queremos para conducir, no deberíamos racanear los euros y sí invertir en un buen par de gafas de calidad. A la hora de elegir entre las mejores opciones, tenemos que hacerlo con la cabeza bien fría; pero también podemos dejarnos llevar un poco por el corazón y usar nuestras gafas como una forma de expresar nuestra pasión. Si somos acérrimos de Toyota y sus equipos de competición, no dudes en echarle un ojo a estos modelos.

Imágenes | Toyota Europe, Freepik/Racool_studio

También te puede gustar

Inicio