Qué documentos revisar para evitar estafas al comprar un coche usado

Qué documentos revisar para evitar estafas al comprar un coche usado
Sin comentarios

Cuando nos lanzamos a la compra un coche usado, una buena manera de evitar estafas o fraudes es la de revisar la documentación asociada al automóvil: tanto la obligatoria, como la que no lo es. Así sabremos si ha recibido los mantenimientos exigidos, si ha necesitado reparaciones o si su propietario es el señalado por el vendedor.

Aunque más allá de la documentación, también hay una serie de trucos para comprobar si el kilometraje es real, o bien si el coche tiene alguna carga pendiente.

Hay que recordar que un automóvil usado puede ser vendido por un particular (lo que se conoce como coche de segunda mano) o bien por un concesionario, que suele ser o un vehículo de gerencia o un seminuevo (ambos han sido utilizados, aunque tengan pocos kilómetros).

Libro de mantenimiento, ficha de la ITV y permiso de circulación

Ficha ITV, ficha de inspección técnica, ficha técnica

Los fraudes y trampas en el mercado de usados o vehículos de ocasión es más habitual de lo que podemos pensar. Incluso si lo vende un concesionario.

Así, es vital no solo revisar el coche en sí y si sus componentes mecánicos están en buen estado, sino también la documentación del mismo para conocer que tiene todo en regla y que cumple con lo prometido por quien lo pone en venta.

- Libro de mantenimiento: este documento es un buen indicador de la "salud" del automóvil, ya que en él se detallan las revisiones que ha cumplido el automóvil (pues siempre ha de sellarlas el taller donde se han efectuado) y el historial de reparaciones, es decir, todas las veces que ha pasado por el taller más allá de los mantenimientos obligados.

- Permiso de circulación: en éste se vincula a un vehículo con su propietario. En este libreto verde se recogen los datos fundamentales del vehículo como su marca, modelo, número de matrícula, número de bastidor, tipo, fecha de matriculación o número de plazas, además de los datos personales del titular a nombre de quien esté matriculado.

Es decir que nos puede servir para saber quién es realmente el propietario, en caso de que lo venda un particular, o bien si pertenece a la propia marca (vehículo de gerencia) o a una empresa (flotas de empresa o firmas de renting o alquiler).

- Ficha técnica: también conocida como tarjeta de inspección técnica o tarjeta de la ITV, en este documento se detallan las especificaciones técnicas del vehículo y se concretan las características específicas homologadas del modelo en cuestión, así como las posibles transformaciones que se le hayan realizado y legalizado.

También recoge datos como el número de la matrícula o el del bastidor, así como las medidas, pesos, masa máxima autorizada, masa máxima remolcable, los datos del motor, de los neumáticos que debe llevar o e número de plazas.

Gracias a ella, además, podremos saber si ha sido sometido a las inspecciones obligatorias y que no estamos comprando un coche que no tenga la ITV en regla.

¿Cómo compruebo si el coche tiene los kilómetros que promete?

Cuentakilómetros coche

Si bien este dato siempre se muestra en el odómetro o cuentakilómetros, el mismo puede haber sido manipulado. No es algo habitual, ya que este fraude se realiza en un taller y por un experto, pero es algo a tener en cuenta.

En los tres documentos anteriores mencionados nunca se indica el número de kilómetros recorridos, pero por ejemplo sí se reflejan en el informe de cada inspección técnica que facilitan las ITV cuando se acude a esta revisión obligatoria (qué kilómetros tenía en cada revisión). Aunque, el propietario deberá haber guardado los mismos para que nos los facilite.

No obstante, también se puede comprobar en el informe del vehículo que se puede solicitar a la DGT, donde, entre otros datos, aparece registrado el historial de las inspecciones de la ITV y los kilómetros con los que el automóvil ha pasado las revisiones.

Se puede requerir de forma telemática e implica una tasa de 8,67 euros. Hay diversos tipos de informes, siendo el más adecuado para el completo (incluye también revisiones y mantenimientos).

Gestiones telemáticas DGT

Todos estos informes los puede solicitar cualquier persona, excepto el de "vehículos a mi nombre". Aquí te contamos todos los tipos que se pueden requerir a Tráfico y cómo hacerlo.

Sea como fuere, gracias a este historial digital como a los informes ITV podríamos comprobar que los kilómetros del coche concuerdan con los mostrados en el cuentakilómetros.

El problema es que regirse por este historial de las inspecciones técnicas solo puede aplicarse a coches que tengan más de cuatro años, ya que la primera ITV ha de pasarla cumplida esa antigüedad.

Entonces, si se trata de un coche de menos de cuatro años, ¿cómo podemos constatar que no nos están estafando con los kilómetros recorridos? Pues por ejemplo con los informes y facturas de los mantenimientos realizados al automóvil, pues en los mismos siempre se detallan con cuántos kilómetros se ha hecho la operación.

¿Y cómo sé qué tiene alguna multa pendiente o cargas?

Multa DGT

En el mencionado informe del vehículo de la DGT también se detallan otras informaciones referentes al vehículo y si viene con cargas. Por ejemplo si tiene multas pendientes, si está al corriente del pago del impuesto de circulación o del seguro o incluso si está embargado.

De nuevo, el adecuado para comprobar estos detalles es el completo, aunque también hay uno específico de cargas o limitaciones de disposición que pudieran constar en el Registro de vehículos para el coche consultado y cómo puede afectar, por ejemplo, a un cambio de titularidad.

En Motorpasión | Medidas, índices y códigos: todo lo que hay que revisar en los neumáticos al comprar un coche usado

Temas
Inicio