Compartir
Publicidad
Publicidad

Híbridos, eléctricos, biocarburantes e hidrógeno: ¿qué nos depara el futuro?

Híbridos, eléctricos, biocarburantes e hidrógeno: ¿qué nos depara el futuro?
Guardar
44 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El petróleo se acaba. Puede que sea dentro de 50 años, o de 15, o puede que el año que viene su precio ya sea demasiado elevado como para que siga siendo nuestra principal fuente de energía para el transporte. La fecha es discutible, pero el hecho lo tenemos todos claro.

La gran pregunta que nos hacemos es qué utilizaremos en el futuro. Reducción de consumo, híbridos, coches eléctricos, eléctricos enchufables, biocombustibles o hidrógeno son los términos que parecen tener más papeletas.

El Servicio de Estudios del BBVA ha realizado un informe que compara las tecnologías híbridas y el hidrógeno como soluciones de futuro. Vamos a aprovechar para repasar las opciones a corto y medio plazo que se plantean ahora mismo:

Reducción de consumo

coches ecológicos

Los motores son cada vez más eficientes. Esto no es nuevo, lleva ocurriendo en los últimos 120 años. Lo que pasa es que cada vez se optimizan más, teniendo en cuenta el problema de la contaminación y la escasez de petróleo.

Los vehículos ecológicos con tecnologías de reducción de consumo consiguen ahorrar un 5% o como mucho un 10%, mientras que el precio del carburante sube a velocidades bastante mayores. Es más una moda comercial, como lo fue la seguridad hace unos años, que una solución real a largo plazo. Sí, son necesarios ahora, pero no son una solución definitiva.

Vehículos híbridos

Toyota Prius

Un motor gasolina (o diésel) combinado con un motor eléctrico. Siguen dependiendo del petróleo y no son la solución a largo plazo, pero sí son la pasarela a lo que venga, combinados con las tecnologías de reducción de consumo.

A las baterías y a los sistemas de regeneración de energía les queda un buen tramo por avanzar, y la reducción de precios será necesaria para que pueda ser adoptado por la mayoría.

Biocarburantes

Biocarburante

Siguen la idea de los combustibles clásicos, pero en vez del petróleo se obtienen de cultivos vegetales como el maíz.

Pero tienen una cara negativa que puede estar causando un problema muy grave: la subida del precio de los cereales. Pasamos de estar sin petróleo a estar sin comida, cosa que afecta especialmente a los países pobres.

Coches eléctricos y eléctricos “enchufables”

Tesla Roadster

Modelos como el Tesla Roadster ya están a la venta, aunque están lejos de llegar a las masas.

El Toyota Prius también podría ser recargable en un enchufe de casa en el futuro, un paso más allá que significa no tener que depender de una red de distribución de combustible.

Hidrógeno

BMW Serie 7 Hidrogeno

Ya se comercializa un modelo que funciona con hidrógeno, BMW Serie 7 Hydrogen. Tiene la ventaja de que sus emisiones son nulas, ya que sólo expulsa por el escape vapor de agua.

La desventaja es que requiere una nueva red de distribución, y la tecnología todavía no está madura.

Hidrógeno vs eléctricos

El estudio del BBVA apuesta por los eléctricos en vez de los coches de hidrógeno, ya que parece más eficiente utilizar electricidad directamente en vez de utilizar electricidad para “fabricar” hidrógeno, y además así se ahorra todo el coste de distribución.

Por otra parte, no puedo dejar de pensar en los intereses económicos que pueda haber: seguro que las petroleras les interesa aprovechar sus estaciones de servicio para vender hidrógeno, y no que todo el mundo pueda repostar en casa, porque se acabaría su negocio. Por otra parte, las eléctricas no estarán muy a favor del hidrógeno. ¿Conseguirá el libre mercado llevarnos a la solución mas eficiente?

Más información | Actibva
En Motorpasión | La cara negativa de los biocombustibles

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos