Compartir
Publicidad

BiciMad, el servicio de alquiler de bicicletas eléctricas de Madrid, comenzará en mayo

BiciMad, el servicio de alquiler de bicicletas eléctricas de Madrid, comenzará en mayo
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tras haber sido aceptado por la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, el nombre de BiciMad, entre los 65 propuestos por los propios ciudadanos de Madrid, y con nombres tan curiosos contra los que competía como “La Madricleta” o “Relaxing cup of Bici”, el servicio de alquiler de bicicletas eléctrico de Madrid comenzará a funcionar el próximo mes de mayo.

El nombre elegido para el servicio tampoco ha estado exento de comentarios jocosos, pues Mad en inglés significa loco y muchos lo han querido asociar precisamente a eso: a que uno debe de estar loco por intentar moverse en bicicleta por medio del tráfico de Madrid. A pesar de eso los datos de movilidad del propio Ayuntamiento indican que el uso de bicicletas en Madrid aumentó un 17% entre 2012 y 2013.

2

El servicio de BiciMad estará gestionado por la empresa BonoPark, la misma que ha diseñado las bicicletas eléctricas, y que se está encargando de la gestión de la instalación de las estaciones de recarga repartidas a lo largo de toda la almendra central de la capital. Para ello esta empresa ha contado con una concesión por parte del Ayuntamiento de 25 millones de euros para la ejecución de los trabajos.

BiciMad: 1560 bicicletas y 123 bases

El servicio contará con 1.560 bicicletas eléctricas disponibles las 24 horas del día en 123 estaciones, tres más de las previstas inicialmente. Las bicicletas dispondrán de una batería de iones de litio, capaz de proporcionar energía suficiente para prestar asistencia durante 18 horas, según BonoPark, al motor eléctrico de 250 vatios.

Las bicicletas contarán con un sistema GPS de seguimiento para evitar los robos. Ya se ha iniciado una campaña de presentación del servicio en algunas traseras de autobuses de la EMT, campaña que se expandirá en los próximos días a marquesinas y demás mobiliario urbano.

La cuota de inscripción (pensada para residentes) es de 25 euros, que se quedan en 15 para los usuarios del abono del Consorcio Regional de Transporte. La primera media hora costará 50 céntimos, y 60 céntimos las siguientes fracciones de 30 minutos; a partir de los 120 minutos, la hora adicional costará cuatro euros. Para los usuarios no inscritos (fundamentalmente, turistas), la primera hora costará dos euros, y las siguientes cuatro euros cada una.

Se incentivará con una rebaja de 10 céntimos los recorridos desde los puestos con mayor número de bicis almacenadas hasta los que menos tengan, para reducir así el trasiego de furgonetas redistribuyéndolas por toda la ciudad.

3

La Alcaldesa también ha presentado una campaña de concienciación de los ciudadanos para su uso de forma respetable y a favor de la convivencia entre ciclistas, peatones, vehículos de servicio público y resto de conductores y que pretende educar sobre todo a los más jóvenes. Por su parte el Ayuntamiento también ha elaborado un manual con una serie de normas básicas, una guía de buenas prácticas con consejos sobre circulación y normativa.

Para velar por el buen funcionamiento del servicio y la mejor convivencia entre peatones y ciclistas, vigilando tanto los carriles bici, como las zonas de prioridad peatonal, 14 Agentes de Movilidad prestarán servicio de vigilancia montados también en bicicletas eléctricas para dar un mejor ejemplo.

Madrid actualmente cuenta con 316 km de carriles destinados a los ciclistas, a los que se van a unir en el momento en el que comience a funcionar el servicio otros nuevos 70 km. Las pretensiones de la alcaldesa Ana Botella pasan por cambiar la imagen de Madrid convirtiendo a la bicicleta eléctrica en una alternativa al vehículo de combustión y complementaria al transporte público.

Aquellos que quieran conocer exactamente donde se encuentran ubicadas las bases de recarga de las bicicletas eléctricas y por lo tanto, donde podremos cogerlas y dejarlas, podrán conocerlas ya mediante Google Maps. Actualmente ya están realizadas las acometidas eléctricas del 80% de las bases, mientras que el resto de la instalación necesaria apenas requiere de tiempo ni de grandes obras, de forma que así puedan moverse las bases con facilidad y puedan ser retiradas o modificadas en función de la demanda.

Así que, a partir de ahora, todos los madrileños podrán contar con un servicio que otras grandes ciudades europeas también cuentan. Ello exigirá la colaboración de todos según palabras de la propia alcaldesa Ana Botella:

"Debemos acostumbrarnos cuanto antes a este nuevo escenario y, sobre todo, los conductores, peatones y ciclistas tenemos que esforzarnos por compartir el espacio público en beneficio de todos y respetarnos mutuamente".
4

Vía | Ayuntamiento de Madrid En Motorpasión Futuro | La bicicleta pública por fin llega a Madrid, Ciclocarriles y ciclocalles, la solución para poder usar las bicis en la ciudad

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio