Compartir
Publicidad
Publicidad

Aspark Owl, el samurái eléctrico de 2 segundos en el 0-100 km/h, es más que una maqueta

Aspark Owl, el samurái eléctrico de 2 segundos en el 0-100 km/h, es más que una maqueta
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En un Salón de Frankfurt protagonizado principalmente por los eléctricos y vehículos de propulsión alternativa más o menos razonables, parece que se nos ha pasado por alto uno de esos coches llamados a ser la pimienta del futuro con cero emisiones.

Prácticamente desconocido hasta la fecha, el Aspark Owl es una bestia japonesa construida íntegramente en fibra de carbono que sólo pesa 860 kg, 100% eléctrico y con una potencia de 435 CV, el Owl no necesita más de 1.300 CV para deslumbrar y ser todo un superdeportivo. ¡Hola, NIO EP9!

Promesas desde Japón con una carrocería de sólo 100 kg

Es algo más que una maqueta vacía, porque debajo de su escultural figura protagonizada por una carrocería extremadamente afilada, baja, con un perfil de montaña rusa con sólo 99 cm de altura, puertas de apertura vertical inclinada hacia delante y un enorme alerón trasero (que queda un poco de pegote en el conjunto), se esconde un chasis y una plataforma sobre la que ya han realizado pruebas de conducción.

Además de una estética impactante y sobria propia del país del sol naciente, el Aspark Owl llega con una carta de presentación tan impactante como prometedora. La marca asegura que es capaz de plantarse en 100 km/h desde parado en sólo 2 segundos. Si lo consiguen llevar a la producción se convertirá en el coche de serie más rápido del planeta. Más que el Tesla Model S P100D y más que el Dodge Challenger SRT Demon.

Aspark Owl 2018 1

La empresa Aspark original se dedica a la producción de robots médicos y comenzó a involucrarse en el mundo de los vehículos eléctricos en 2014. Los datos apuntan a que se tratará de un coche de ocio puro puesto que para mantener su peso al mínimo se ha limitado la autonomía a 150 km entre recargas para alimentar los cuatro motores eléctricos de 40 kW capaces de generar un total de 435 CV y 800 Nm de par motor.

El secreto de una aceleración tan brutal está en un desarrollo final bastante corto para la transmisión (que posiblemente penalizará la velocidad punta) y unas ruedas muy anchas para transferir la energía al suelo con 275 mm en el tren delantero y 335 mm en el trasero.

Aspark no es exactamente una start up. Tienen dinero, tecnología y conocimientos en todo lo relacionado con el mundo eléctrico. ¿Llegaremos a ver en carretera a esta bestia eléctrica?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos