Compartir
Publicidad

Arabia quiere reducir su dependencia del petróleo con coches eléctricos. Si no es con Tesla, será con Lucid Motors

Arabia quiere reducir su dependencia del petróleo con coches eléctricos. Si no es con Tesla, será con Lucid Motors
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando el Fondo de Inversión Pública (PIF) de Arabia Saudí se decidió a comprar el 5 % de las acciones de Tesla como parte del plan de sacar al fabricante de bolsa, a Elon Musk se le abrieron las puertas del cielo. La privatización de Tesla estaba un paso más cerca. Sin embargo, no se ha llegado a un acuerdo y ahora la monarquía del Golfo Pérsico tiene otros planes, ya que está en conversaciones para invertir más de 1.000 millones de dólares en la estadounidense Lucid Motors.

Tiene sentido. El reino necesita reducir su dependencia del petróleo y diversificar su economía. De hecho ya ha estrechado lazos con Uber, que ha recibido una inyección de 11.000 millones de dólares en efectivo. Y permitir a las mujeres conducir también forma parte del plan.

La esperanza del Lucid Air: 1.000 millones de dólares

Lucid Air

Según informaciones de Reuters, el monto de la inversión en el fabricante de coches eléctricos podría ascender a más de 1.000 millones de dólares, de forma que el fondo soberano obtendría la propiedad mayoritaria de Lucid Motors. La primera inversión será de 500 millones, seguidas de otras dos que dependerán de si el fabricante alcanza los objetivos establecidos.

Las fuentes consultadas han avisado de que estas conversaciones podrían acabar en una vía muerta, por lo que no es algo seguro. En el aire queda, de momento, la inversión que Elon Musk creía asegurada por parte del fondo soberano, con el que parece que no ha llegado a un acuerdo.

La realidad es que Lucid Motors lleva fuera de la carrera del coche eléctrico bastante tiempo, llegando a un punto de ser comparada con el polémico fabricante -con sede en California- Faraday Future, que parece caminar de forma intermitente en la cuerda floja.

La enorme inyección de capital saudí podría hacer realidad de una vez por todas la descomunal berlina que Lucid Motors, con sede en California, tiene preparada pero que no puede costearse: el Lucid Air, con 1.000 CV y 640 km de autonomía. Inicialmente estimaron que podrían tener su primer modelo de producción en venta a finales de 2018, pero ya han asumido un primer retraso a alguna fecha por determinar de 2019.

El caso es que esta berlina de lujo arranca en los 60.000 dólares y se esperan las primeras 10.000 unidades para el año que viene, que saldrán de su futura fábrica en Arizona. De momento nada en firme, pues la start-up lleva desde el verano pasado buscando financiación.

Atieva, la empresa matriz de Lucid Motors, fue fundada en 2007 por el que fue vicepresidente de Tesla, Bernad Tse, y el desarrollo del Lucid Air está dirigido por Peter Rawlinson, que trabajó como ingeniero jefe del Model S.

A su vez, el fundador y CEO de Farady Future, Jia Yueting, posee desde 2016 una participación de más del 20 % en Atieva. Un escenario complicado, a todas luces, que puede dificultar esa inyección de capital.

Visión 2030 en marcha: empresas tecnológicas y la inclusión de mujeres en la fuerza laboral

Mujeres Saudies

La razón por la que Arabia Saudí está invirtiendo en nuevas start-up y realizando reformas socioeconómicas forma parte del plan 'Visión 2030', anunciados por el presidente del Consejo de Asuntos Económicos y Desarrollo, el príncipe Mohamed bin Salmán.

¿Objetivos? Reducir su dependencia del petróleo, ya que Arabia Saudita obtiene más del 70 % de sus ingresos por la venta de crudo, cuyo precio está bajando en picado desde 2014.

Con una cifra del 11 % de desempleo, la monarquía absolutista también aspira a que en 2030 de creen seis millones de empleos y duplicar su PIB. Aquí es donde entra una estratégica apertura en materia de derechos humanos, con el fin de la histórica prohibición a que las mujeres conduzcan.

Tal y como informa la BBC, 'Visión 2030' prevé que la participación de las mujeres en la fuerza laboral se incremente de un 22 % al 30 %.

Y es que el hecho de que las mujeres puedan conducir y comprar coches representa un nuevo nicho de mercado. En enero se celebró el primer salón del automóvil para mujeres a orillas del Mar Rojo y en junio pudieron conducir sin ser castigadas (excepto las activistas encarceladas).

Recordemos que el hecho de limitar la movilidad de las mujeres implicaba un importante obstáculo laboral, social y por ende, económico para el país. Además de la mala reputación que se gana el ultraconservador país de cara a las relaciones internacionales, aunque esto no suele ser un impedimento.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio