Dodge se ha pasado el juego de los tubos de escape falsos: los coches eléctricos ya empiezan a sonar como un V8 (o lo intentan)
Coches eléctricos

Dodge se ha pasado el juego de los tubos de escape falsos: los coches eléctricos ya empiezan a sonar como un V8 (o lo intentan)

Esta semana Dodge, desveló una primera muestra de lo que será su futuro primer coche eléctrico, el Dodge Charger Daytona SRT Concept. Se trata de un coche eléctrico con dos motores, uno por eje, y del que se sabe más bien poco.

Se especula que podría equipar una batería de al menos 100 kWh, y en principio otorgará una potencia superior a los 700 CV, según la marca. Pero destaca sobre todo por ser el coche eléctrico más vintage que pueda existir.

Está repleto de guiños al pasado de la marca, tanto en términos de diseño como de nombre o de equipamiento: dispone de una caja de cambios de varias marchas y hasta de un escape que emula el sonido del potente V8 Hellcat de la marca. Sí, en un eléctrico. ¿Por qué se ha atrevido Dodge con semejante oxímoron sobre ruedas?

Actualmente, Dodge vive esencialmente de los Dodge Charger, Challenger y Durango equipados con V6, como modelos de acceso a gama, y potentes V8, en ocasiones con potencias superiores a 800 CV. La clientela actual y la imagen de Dodge es la del máximo exponente de los muscle cars a la antigua.

Los muscle cars, en los años 60, eran las versiones más potentes de modelos más mundanos. Por ejemplo, el Ford Mustang o el Chevrolet Camaro, que eran pony cars, se convertían en muscle car una vez que el Mustang pasaba por las manos de Shelby o Chevrolet soltaba el motor más gordo que tenía en ese momento en los Camaro S/S o Z28.

Lo mejor de dos mundos

Dodge Challenger Daytona SRT Concept

¿Cómo atraer esa gente al coche eléctrico, el cual, fundamentalmente es silencioso y refinado? Combinar lo mejor de los mundos en un sólo coche y dejando, en principio, que cada usuario decida qué le gusta más.

Por una parte, tenemos el ruido a V8 generado de forma artificial pero difundido a través de un escape muy real. El sonido, según explicó el portavoz de Dodge, David Elshoff, no se obtiene tomando muestras del ruido de los motores eléctricos, sino que el sistema genera un rugido sintético basado en la "cadencia de un V8 Hemi".

Dodge Challenger Daytona SRT Concept

Un transductor manipula ese sonido en función de la posición del acelerador, la velocidad del vehículo y otros parámetros, y envía la señal a un amplificador que la escupe a través de un escape bastante convencional, como si fuese un instrumento de viento. Uno que puede alcanzar los 126 dB en plena aceleración.

Y por otra parte, tenemos la patada en el trasero con cada aceleración de un eléctrico, en teoría amplificada con los cambios de marcha. La mayoría de los coches eléctricos tienen una transmisión de una sola marcha (salvo el Porsche Taycan, que tiene una automática de dos). El Charger Daytona SRT tiene "cambio electromecánico de varias velocidades” llamado eRupt.

El objetivo es dar al cliente habitual de un muscle car, las mismas sensaciones en el eléctrico que en un clásico de la marca. ¿Velocidad y aceleración? Sí. ¿Patada en el culo? Sí, y por partida doble. ¿Rugido de V8? Hell yeah! Perdón, sí.

¿Y en caso de sólo querer un eléctrico rápido y con estilo? Es un eléctrico, por tanto más que ningún otro coche, controlado por software y se podrían anular todas esas funciones con un simple botón, o en el menú de la pantalla táctil.

El auge del diseño neo retro, o el miedo al mañana

Dodge Challenger Daytona SRT Concept
'Fratzonic', el verdadero escape que emite un falso sonido en el Dodge Charger Daytona SRT Concept.

El Dodge Charger Daytona SRT Concept está en realidad en tierra de nadie. Lleva el concepto del diseño neo retro, o del post modernismo, como se le conoce también, a extremos nunca vistos hasta ahora. Y en el fondo es quizá el ejemplo más claro de por qué lo vintage, lo retro gusta tanto y tiene éxito a nivel comercial.

Los Dodge Challenger, Ford Bronco, Ford Mustang y Alpine A110 son los ejemplos más recientes en el mundo del automóvil. Pero no es algo que sólo se aprecie en esta industria. Basta con ver el éxito que vuelven a tener los discos de vinilo, cuando se los creía muertos y enterrados primero por los CD y luego por el streaming.

Dodge Challenger Daytona SRT Concept

En la moda también ocurre algo similar, como Adidas que ha reeditado las Stan Smith o el auge de las tiendas de ropa vintage. Y por supuesto, se aprecia también en la cultura popular con el cine y la televisión, con remakes y secuelas de clásicos o propuestas ambientadas en los años 80 (Hola, 'Stranger Things').

Se podría pensar que todo ello se debe a una falta de creatividad. Al fin y al cabo, si algo funcionó basta con volver a sacarlo algo actualizado. Y listo, tenemos un producto ganador.

Dodge Challenger Daytona SRT Concept

Sin embargo, ya sea un fabricante de automóviles o el director de un estudio de cine, esas decisiones no se toman a la ligera. Antes han consultado varias decenas de estudios clínicos, de mercado y de tendencias. Además, el diseño es una de las principales motivaciones de compra, en todos los ámbitos pero especialmente en el automóvil. Un diseño no se aprueba porque sí.

Una de las razones que podrían explicar el interés por diseños y evocaciones del pasado sería la necesidad que tiene una parte del público de encontrar puntos de referencia, como buscarle un sentido al producto.

Dodge Charger R/T 426 Hemi 1968
Dodge Charger R/T 426 Hemi 1968, el modelo que ha inspirado el concept car eléctrico.

Y como nuestra mente tiende a idealizar un pasado que creemos que fue mejor, cuando posiblemente no lo fue ni por asomo, independientemente que lo hayamos vivido o no, casi cualquier producto que evoque una supuesta época mejor, gusta.

Dodge Challenger Daytona SRT Concept

El futuro es por definición incierto. Y en el sector del automóvil, más aún. Nos dicen que en pocos años todos los coches serán eléctricos, con todos los condicionantes y limitaciones que eso conlleva a nivel de usuario. Por no mencionar el miedo que suscita a nivel económico: ¿Qué pasará con las fabricas de coches? ¿Habrá suficiente energía para todos?

Frente a tanta incertidumbre, un Jeep, con su diseño icónico, o un Dodge Charger tienen algo reconfortante. Ya se sabe lo que son, los conocemos y no hay sorpresas.

No todo el mundo, tiene esa necesidad, por supuesto. Hay quien no ve el futuro como algo incierto o preocupante. De ahí el éxito de marcas como Tesla. O marcas que  proponen coches eléctricos que apuestan por un diseño vanguardista, como el Kia EV6, el Hyundai Ioniq 5 o el Lucid Air.

¿Quién dará en el clavo, los que abogan por la nostalgia o los que ven el futuro como algo excitante y nuevo? El tiempo dirá.

Temas
Inicio