Compartir
Publicidad
Mi primera experiencia en competición para clásicos,  el Spain Classic Raid (parte 1)
Clásicos

Mi primera experiencia en competición para clásicos, el Spain Classic Raid (parte 1)

Publicidad
Publicidad

El año pasado se celebró la primera edición del Spain Classic Raid, un raid de regularidad para coches clásicos que recorre España de Barcelona a Sevilla por caminos de tierra. Son 2.000 kilómetros de aventura, polvo, barro y diversión al volante de coches con, al menos, 25 años.

Me hicieron una oferta más que tentadora para correrla, pero mi situación laboral y económica me impidió siquiera planteármelo seriamente. Me quedé con las ganas porque ¿qué mejor que unir la diversión que ofrece la tierra y la pasión por los coches antiguos? A finales de 2015 vi el hueco y tomé la decisión, “voy a correr el Spain Classic Raid”.

Spain Classic

Y es que me encantan los llamados clásicos populares, esos coches que en los 70, 80 y hasta en los años 90 poblaban las calles y carreteras españolas. Esto atiende a motivos claramente sentimentales, aunque también hay un poco de deformación profesional. Y es que los coches modernos son una maravilla, son muy seguros, rápidos y eficientes, pero han perdido personalidad.

No sé qué edad tienes, pero si naciste en los 70 u 80 seguro que no te extrañará eso de reconocer los coches sin verlos, sólo por el sonido de su motor. Es más, en esa época hasta había olores característicos dentro de cada marca. Si no has olfateado los gases de escape de un Renault o el interior de un SEAT de los años 70, no sabes de qué te estoy hablando.

Pues imagina lo que tiene que ser estar dentro de un raid con otros cien coches de esas décadas, todo un show que estoy dispuesto a vivir en primera persona y contaros desde el principio, desde diciembre de 2015, el momento en el que tomé la firme decisión de probar eso de los raids de clásicos.

Seat 850

En busca de un buen compañero-copiloto

El primer paso ya estaba dado y con el consentimiento de la jefa (todavía no sé cómo fui capaz de vendérselo). Ahora necesitaba un acompañante para esta aventura, una persona que sea capaz de disfrutar de 3.000 kilómetros dentro de un cacharro (2.000 de raid y mil de desplazamientos), una persona con la que haya una fuerte amistad capaz de superar los enfados que seguro tendremos y que tenga la posibilidad de coger una semana de vacaciones en octubre y esté dispuesta a gastarse lo que va a costarnos la fiesta.

Lo comenté de pasada entre diferentes círculos de amistades y salieron muchos candidatos, aunque firmes creo que sólo tres. Pero yo tenía una idea rondando por la cabeza, tenía a la persona ideal y había que encontrar el momento para hablarlo tranquilamente y ver si le apetecía, simplemente, iba a decir que es una más de mis locuras. Quería correr con mi padre.

Y se lo conté. Y le encantó la idea. Y pensó en cómo venderlo en casa. Y empezó a darle vueltas a la preparación (es mecánico). Y hasta se puso nervioso pensando en que íbamos a correr… porque creía que hasta teníamos que llevar casco. Le expliqué cómo es esto de la regularidad y creo que a la tercera empezó a creerme y a confiar en que no íbamos a partir el coche por la mitad en un salto. No, no tiene ni idea de cómo va lo de la regularidad y yo no he hecho más que un par de pruebas tontas de unos pocos kilómetros y un eco-rally en el que no llevábamos ni un simple cronómetro. Nos toca entrenar un poco ¿no?

Alcolea

Negativo, seguro que lo más a lo que nos va a dar tiempo es a salir una mañana a probar el coche y seguir el recorrido de algún rally de regularidad de asfalto para aprender un poco entre los dos a controlar el tema de las medias, los tiempos y, sobre todo, que él vea y utilice un rutómetro por primera vez en su vida. A todo esto, no pensamos ganar, pero sí que vamos con la intención de hacerlo lo mejor posible… Verás qué broncas vamos a tener.

Toca comprar un coche

Llega el momento de buscar coche y hay muchas opciones, muchísimas. El presupuesto era muy reducido, concretamente lo que me diesen por mi Citroën Xsara. Ya, no es lo más normal vender un coche diésel (un 2.0 HDi de 90 CV), con pocos kilómetros y en perfecto estado de uso para comprar un zarrio, llenarle de pegatinas y cruzarse España con él por caminos de tierra.

Xsara
Adiós al Xsara...

A la hora de elegir tipo de coche podíamos ir a lo fácil, que sería un todoterreno, a lo semi-fácil –un coche de 1991, moderno y fiable- o la opción menos fácil, un coche más antiguo y, por tanto, menos fiable y posiblemente en peor estado. Estuve flirteando con un Niva precioso (y eso que ese coche nunca me gustó, pero esta unidad estaba francamente bonita), pero con un todoterreno pierdes el componente de aventura y dificultad.

Me recomendaron un Peugeot 205 o 309, es lo más barato, sencillo de preparar y es muy fiable. Pero si las leído el párrafo en el que te cuento lo de reconocer los coches de oído o por su olor, seguro que ya sabes cuál fue mi elección. Sí, complicarme la vida y buscar un coche antiguo. Pero ¿qué coche compro? Pues llegó a mí una oportunidad increíble, una de esas cosas que siempre les pasan a los demás.

Me ofrecieron un Renault 5 que llevaba años persiguiendo por su perfecto estado de chapa, buenos interiores, cero óxidos, paragolpes largos (no los del Copa) y por sus llantas de aluminio. Tenía una avería mecánica, pero para mí eso era lo de menos, el coche iba al desguace y yo podía tener coche para el raid por mucho menos de lo que esperaba.

Niva

Pero el R5 no es el coche ideal para lo que voy a hacer, la preparación no iba a quedar a mi gusto y es un cinco puertas es de color verde metalizado... Quería un coche que me llenase los ojos al mirarlo y ese R5 está genial para otras cosas, pero no me iba a gustar una vez disfrazado para el raid.

Así que dije dejé en stand by ese R5 y me puse como loco a buscar un R4. El Renault 4 me parece la mejor opción, tiene todo lo que busco: es un modelo simpático, joven y que hace girar la vista a su paso, es antiguo, tiene una mecánica fiable, es económico, es fácil conseguir piezas, me sirve para mi uso personal, se mueve muy muy bien por caminos, es muy sencillo prepararlo y, cuando esté hecho para tierra, podré recuperar parte del dinero invertido.

Finalmente un cuatro latas

Pero resulta que, cuantos más R4 miraba, más claro me quedaba que tenía que gastarme más de lo que había sacado por el Xsara para comprar algo sin mucha obra. Hasta que vi un R4 'exTelefónica' con motor 1.108 cc repintado en blanco y que se le veía bonito en las fotos del anuncio. Bonito por fuera, porque por dentro mantenía su color verde chillón.

R4

Fui a verlo, me gustó mucho pero tenía cosas (lógico, pero había un par de ruidos que no me gustaban), así que volví con mi padre para que él lo viese también. Y le gustó, no era para menos. Le sonaba el alternador, tenía un ruido en el embrague y muchas cosas de mantenimiento por hacer, pero no tenía ni un óxido, ni un abollón, estaba impoluto por dentro y por fuera brillaba que daba gusto verlo.

Así que me lo compré. Por cierto, me salió por menos de lo que vendí mi coche, así que la operación (aunque desde un punto de vista racional es ilógica) me salió bien. Eso sí, había que ponerle cinturones traseros para llevar a los nenes al cole, porque el coche de carreras también tenía que ser mi coche de uso diario.

Y le dimos un repaso general (aceite, filtros, bujías, calar bien el encendido, etc.) y Goodyear le regaló al cuatro latas unos neumáticos de asfalto, TomTom un navegador para que el R4 no se pierda demasiado en el raid y yo le regalé unas llantas de aluminio. Concretamente las del R5 que te comentaba. Soy débil y no puedo ver que ese coche vaya al desguace, tengo otros planes para él pero de momento le ha cedido sus llantas de aluminio al R4, que dinámicamente le han sentado muy bien.

R4

Lo compré con 190.000 kilómetros (que no son pocos) y el coche va francamente bien. Tiene sus cosillas, algunas ya se las he hecho y otras están en la lista de “reparación y preparación”. Mientras lo uso todo lo que puedo para ver si van saliendo más problemas, aunque ya he hecho tiradas de 200 km con él a buen ritmo y he cubierto casi 2.000 kilómetros sin ningún problema. Esto pinta muy bien.

Mientras tanto he fundido eBay, Aliexpress y Amazon pidiendo piezas y cacharros electrónicos para la preparación. Además de las llantas y neumáticos (155 en vez de 135 que llevaba de serie) le he hecho ya algunas cosillas, pero eso os lo cuento en la próxima entrega, en la que espero haber avanzado bastante en la preparación.

Para entonces también espero haber conseguido algún patrocinador más que nos proporcione piezas, que parece que no, pero el dinero se escapa. Así a grosso modo necesito neumáticos de tierra, llantas, amortiguadores, transmisiones, batería, motor del limpiaparabrisas, asientos delanteros, cubrecárter y cubredepósito, entre un sinfín de piezas más que tengo apuntadas y otras que irán saliendo... hay tarea por delante.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos